Los 200 se po­nen ra­ros

El bot­suano Mak­wa­la co­rre su se­rie so­lo tras su cua­ren­te­na por un vi­rus y se me­te lue­go en la fi­nal. Van Nie­kerk pa­sa su­dan­do y de­jan­do mu­chas du­das.

La Tercera - - DEPORTES - Na­cho Leal

La ima­gen es im­bo­rra­ble. Tras anun­ciar­se que una trein­te­na de atle­tas de­be­rían des­pe­dir­se del Mun­dial por un bro­te de no­ro­vi­rus, mu­chos ter­mi­na­ron per­ple­jos. Al­gu­nos in­clu­so llo­ra­ron, co­mo el bot­suano Isaac Mak­wa­la, que es­ta­ba lis­to pa­ra dispu­tar la se­mi­fi­nal de los 400 me­tros, en las que ya ha­bía di­cho en su lle­ga­da al Lon­dres que iba en bus­ca de la me­da­lla.

“Me han ro­to el co­ra­zón”, di­jo el ve­lo­cis­ta bot­suano, el de la me­jor mar­ca del año en los 200 me­tros (19”77). No só­lo fue su co­ra­zón el que­bra­ja­do, sino el de to­dos los fa­ná­ti­cos del atle­tis­mo, que vie­ron co­mo una me­di­da ri­dí­cu­la la que lo obli­gó a ha­cer cua­ren­te­na po­co an­tes de la cla­si­fi­ca­ción a los 200 me­tros, el lu­nes, y por tan­to, no co­rrer­la.

Por eso es que cuan­do ayer se abrió la jor­na­da más ex­tra­ña de la que ten­ga re­gis­tro un Mun­dial, to­dos ex­cla­ma­ron a ra­biar su nom­bre. Era el mo­reno con­tra una mar­ca. Su sprint en so­li­ta­rio de­bía ser me­nor al de 20”53, la mar­ca es­ta­ble­ci­da por la IAAF pa­ra avan­zar a la se­mi­fi­nal que se co­rre­ría dos ho­ras des­pués.

Ga­lo­pó ba­jo una tor­men­ta im­pla­ca­ble, pe­ro en­cen­dió el re­kor­tán del Olím­pi­co de Lon­dres. No fue so­lo, eran to­dos apo­yán­do­le en ca­da zan­ca­da. Y al ter­mi­nar, lue­go de re­gis­trar 20”20, co­mo ges­to de agra­de­ci­mien­to y de­mos­tra­ción del estado fí­si­co que po­see, pe­se a la gas­tro­en­te­ri­tis que lo afec­tó (le­ve, se­gún sus mé­di­cos), se lan­zó so­bre la pis­ta y co­men­zó a ha­cer la­gar­ti­jas. El hom­bre sa­be có­mo se da un show.

En su pa­so a la fi­nal, Bad­man, co­mo se ha­ce lla­mar, co­rrió por el ca­rril uno en la pri­me­ra se­rie. Un ca­rril com­pli­ca­do, al que Isi­do­ra Ji­mé­nez, por ejem­plo, cul­pó el año pa­sa­do por su ma­gro desem­pe­ño en Río. Es la cur­va in­ter­na, la que obli­ga a acor­tar los pa­sos pa­ra avan­zar; ni ha­blar con la llu­via de ayer. Pe­ro si ya ha­bía po­di­do con­tra la IAAF, con­tra los mé­di­cos y el vi­rus, se me­te­ría a la fi­nal. Y lo hi­zo. Aun­que do­mi­nó la ma­yo­ría de la prue­ba, fi­nal­men­te fue su­pe­ra­do por el es­ta­dou­ni­den­se Isaiah Young. El nor­te­ame­ri­cano se im­pu­so en 20”12, só­lo dos cen­té­si­mas más que Mak­wa­la.

El bot­suano lle­gó agi­tan­do la mano de­re­cha a la me­ta, cons­cien­te de las proezas de su jor­na­da, pro­ba­ble­men­te la más bri­llan­te de su vida. Así se ge­ne­ran las le­yen­das.

“Co­rrí con en­fa­do. Los 400 me­tros eran mi ca­rre­ra. Pe­ro de­bo dar las gra­cias al pú­bli­co, que es­tu­vo in­creí­ble”, co­men­tó el sprin­ter a AFP. Y aña­dió: “Des­pués de to­do, tam­bién doy gra­cias a la IAAF por per­mi­tir­me co­rrer los 200 me­tros”.

En cam­bio, el sud­afri­cano Way­de van Nie­kerk, quien bus­ca en es­te Mun­dial se­guir aca­ban­do con el mi­to de Mi­chael John­son, es­tu­vo a po­co de que­dar­se fue­ra de la fi­nal de los 200 me­tros, que el pro­pio Bolt le de­jó ser­vi­da pa­ra que bri­lla­ra co­mo su he­re­de­ro.

El plus­mar­quis­ta en los 400 me­tros, es­tu­vo muy ale­ja­do de sus me­jo­res mar­cas. De he­cho, fue ter­ce­ro de su se­rie, la úl­ti­ma de la no­che, con 20”28. Es­tá aden­tro gra­cias a la re­pes­ca de tiem­pos, don­de ras­gu­ñó el sép­ti­mo pues­to en la cla­si­fi­ca­ción.

Ex­tra­ña­men­te, Van Nie­kerk pa­só ayer de ser el hé­roe de la no­che al cues­tio­na­do fi­na­lis­ta. El sud­afri­cano en­tien­de de fi­na­les, pe­ro en la mi­tad de la dis­tan­cia de su prue­ba rei­na aún no con­si­gue un lo­gro sig­ni­fi­ca­ti­vo. La gran de­cep­ción fue Johan Bla­ke. El mo­reno es la úl­ti­ma víc­ti­ma del de­rrum­be ja­mai­cano. Por pri­me­ra vez des­de 2007, la is­la no ten­drá a un fi­na­lis­ta.

“Sa­bía que se­ría un du­ro desafío. Ver mi nom­bre en­tre los cla­si­fi­ca­dos a la fi­nal es un gran pla­cer. Ten­go tiem­po pa­ra re­cu­pe­rar­me y dar to­do en la fi­nal”, se­ña­ló el sud­afri­cano. Hoy se de­fi­ne una le­yen­da. ●

► Mak­wa­la co­rre en so­li­ta­rio su se­rie ba­jo la llu­via. ÚL­TI­MA VUEL­TA

► Van Nie­kerk su­fre pa­ra me­ter­se en la fi­nal.

► War­holm, do­mi­nan­do las va­llas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.