LO QUE LA CIU­DA­DA­NÍA DESEA SON ME­JO­RES PEN­SIO­NES, LO QUE SE PUE­DE CON­SE­GUIR CAM­BIAN­DO AL­GU­NOS DE LOS PA­RÁ­ME­TROS DEL AC­TUAL SIS­TE­MA.

La Tercera - - TEMAS DE HOY - Mi­chael Shif­ter Pre­si­den­te Diá­lo­go In­te­ra­me­ri­cano

Ayer la Pre­si­den­ta Mi­che­lle Ba­che­let fir­mó, y en­vió al Con­gre­so pa­ra su tra­mi­ta­ción, el pro­yec­to de reforma al sis­te­ma de pen­sio­nes. Es­ta ac­ción se ex­pli­ca por una fuer­te pre­sión so­cial al res­pec­to, há­bil­men­te im­pul­sa­da por el mo­vi­mien­to No+AFP. La im­por­tan­te di­fe­ren­cia exis­ten­te en­tre las ex­pec­ta­ti­vas y la reali­dad del ni­vel de las pen­sio­nes en Chi­le –un he­cho irre­fu­ta­ble- se ori­gi­nó tan­to por los au­men­tos de los sa­la­rios reales ma­yo­res a los an­ti­ci­pa­dos en 1980, co­mo en las ex­pec­ta­ti­vas de vi­da más lar­gas y las ma­yo­res la­gu­nas im­po­si­ti­vas. Es­tos fac­to­res se tra­du­je­ron en im­po­si­cio­nes me­no­res a las ne­ce­sa­rias pa­ra al­can­zar las ta­sas de re­em­pla­zo an­ti­ci­pa­das, a pe­sar de las ele­va­das ren­ta­bi­li­da­des de los fon­dos de pen­sio­nes.

La reforma al sis­te­ma de pen­sio­nes no fue una de las prio­ri­da­des del pro­gra­ma de la Nue­va Ma­yo­ría. Los adul­tos ma­yo­res tie­nen en Chi­le, de acuer­do a da­tos de la OCDE, ni­ve­les de po­bre­za muy in­fe­rio­res a aque­llos de los jó­ve­nes (15 ver­sus 22,5 por cien­to), su­gi­rien­do que la aten­ción de­bie­ra po­ner­se pre­fe­ren­te­men­te en re­sol­ver los pro­ble­mas de los úl­ti­mos. No obstante, es in­ne­ga­ble que las pen­sio­nes en Chi­le son ba­jas en términos ab­so­lu­tos y to­do pa­re­cie­ra in­di­car que una ma­yo­ría de los ciu­da­da­nos es­ta­ría de acuer­do en au­men­tar –pa­ra me­jo­rar sus pen­sio­nes­su aho­rro pre­vi­sio­nal, siem­pre que fue­se no­mi­nal­men­te a car­go del em­plea­dor y pa­ra en­gro­sar las cuen­tas in­di­vi­dua­les.

El pro­yec­to, sin em­bar­go, pro­po­ne que un 40 por cien­to del au­men­to del 50 por cien­to en las im­po­si­cio­nes se des­ti­ne a un fon­do co­lec­ti­vo ad­mi­nis­tra­do por el Es­ta­do, su­pues­ta­men­te pa­ra em­pe­zar a re­cu­pe­rar el es­pí­ri­tu de se­gu­ri­dad so­cial del sis­te­ma y pa­ra me­jo­rar las pen­sio­nes más ba­jas. Al ha­cer­lo de ese modo, la ma­yor im­po­si­ción se con­vier­te en un im­pues­to al tra­ba­jo, con to­do los in­con­ve­nien­tes que ello re­pre­sen­ta. Ade­más, su ca­rác­ter re­dis­tri­bu­ti­vo se ve­rá se­ve­ra­men­te li­mi­ta­do por el te­cho a las im­po­si­cio­nes, si es que se com­pa­ra con la al­ter­na­ti­va de fi­nan­ciar las ma­yo­res pen­sio­nes so­li­da­rias desea­das con fon­dos ge­ne­ra­les de la na­ción.

Con­tra­ria­men­te a la fal­sa ima­gen crea­da por el mo­vi­mien­to No+AFP, las Ad­mi­nis­tra­do­ras de Fon­dos de Pen­sio­nes han si­do ra­zo­na­ble­men­te efi­cien­tes en su co­me­ti­do, co­mo in­clu­so lo ha re­co­no­ci­do el mi­nis­tro de Ha­cien­da. Por ello el 60 por cien­to de las ma­yo­res im­po­si­cio­nes que desea im­po­ner el go­bierno po­drían per­fec­ta­men­te en­gro­sar las cuen­tas in­di­vi­dua­les en di­chas ins­ti­tu­cio­nes, en vez de ha­cer­lo en el nue­vo en­te es­ta­tal. Y si ade­más las ma­yo­res pen­sio­nes so­li­da­rias se fi­nan­cia­ran di­rec­ta­men­te con re­cur­sos fis­ca­les, no ha­bría ne­ce­si­dad al­gu­na de crear la pro­ba­ble­men­te in­efi­cien­te y de­fi­ni­ti­va­men­te en­re­da­da nue­va ins­ti­tu­cio­na­li­dad pro­pues­ta. Lo que la ciu­da­da­nía desea son me­jo­res pen­sio­nes, lo que se pue­de con­se­guir per­fec­ta­men­te cam­bian­do al­gu­nos de los pa­rá­me­tros del ac­tual sis­te­ma y au­men­tan­do la com­pe­ten­cia en el sec­tor. ca­lle­je­ras ha de­ja­do más de 130 muer­tos.

¿Cuán­do y có­mo sal­drá Ve­ne­zue­la de es­ta cri­sis in­ter­mi­na­ble? No hay bue­nas op­cio­nes. El año pa­sa­do fra­ca­só un in­ten­to de diá­lo­go en el mar­co de Una­sur y apo­ya­do por el Va­ti­cano. Ade­más, a pe­sar de al­gu­nas no­ve­da­des co­mo la sus­pen­sión de Ve­ne­zue­la del Mer­co­sur, la reacción de los paí­ses de la región ha si­do tar­día y de­cep­cio­nan­te. La de­cla­ra­ción de 12 can­ci­lle­res en Li­ma es­ta se­ma­na fue con­tun­den­te, pe­ro no es­tá cla­ro si la re­tó­ri­ca se acom­pa­ña­rá con me­di­das más con­cre­tas.

En Washington, el tra­ba­jo mul­ti­la­te­ral a tra­vés de la OEA, cu­yo se­cre­ta­rio ge­ne­ral Luis Al­ma­gro ha asu­mi­do una po­si­ción fir­me, se ha com­bi­na­do con san­cio­nes bi­la­te­ra­les con­tra fun­cio­na­rios del ré­gi­men, in­clu­yen­do Ma­du­ro. Es­ta es­tra­te­gia em­pe­zó con Oba­ma y se ha ex­pan­di­do ba­jo Trump. La apues­ta es que pro­vo­ca­rán frac­tu­ras den­tro del cha­vis­mo, in­clu­yen­do en­tre las fuer­zas ar­ma­das, crean­do con­di­cio­nes pa­ra una tran­si­ción de­mo­crá­ti­ca.

Pe­ro has­ta aho­ra no hay se­ña­les de que las san­cio­nes in­di­vi­dua­les es­tén re­sul­tan­do. La ad­mi­nis­tra­ción Trump es­tá es­tu­dian­do san­cio­nes sec­to­ria­les -por ejem­plo con­tra la im­por­ta­ción de pe­tró­leo ve­ne­zo­lano- que se­rían muy cos­to­sas pa­ra el país y su po­bla­ción.

Por cierto, no se pue­den des­car­tar es­ce­na­rios muy pe­si­mis­tas en Ve­ne­zue­la, in­clu­yen­do más vio­len­cia. Pe­ro es ur­gen­te pen­sar ins­tru­men­tos pa­ra que la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal, una opo­si­ción uni­da con un li­de­raz­go y es­tra­te­gia cla­ros, y miem­bros del ré­gi­men que sa­ben que es­te experimento es­tá ago­ta­do, pue­dan tra­ba­jar jun­tos pa­ra po­ner fin a es­ta tra­ge­dia en nues­tro he­mis­fe­rio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.