ES IM­POR­TAN­TE ME­JO­RAR LA RE­GU­LA­CIÓN DE LAS AFP, PE­RO DESMANTELARLAS O DEJARLAS SO­LO A CAR­GO DEL AHO­RRO VO­LUN­TA­RIO SE­RÍA UNA MUY MA­LA SO­LU­CIÓN.

La Tercera - - TEMAS DE HOY -

Lue­go de va­rios me­ses, el pro­yec­to de ley que reforma el sis­te­ma de pen­sio­nes fue pre­sen­ta­do ayer. El au­men­to en las co­ti­za­cio­nes en 5% de las re­mu­ne­ra­cio­nes, que se­ría de car­go del em­plea­dor, se­rá des­ti­na­do a un fon­do nue­vo, de “aho­rro co­lec­ti­vo” (léa­se de re­par­to) que se­ría es­ta­tal y ad­mi­nis­tra­do por un con­se­jo con la in­de­pen­den­cia que aho­ra tie­ne el Ban­co Cen­tral. Aun­que po­drían ha­ber so­lu­cio­nes me­jo­res, in­du­da­ble­men­te que és­ta es un avan­ce.

Es­tá cla­ro que el aho­rro for­zo­so in­vo­lu­cra­do en el ac­tual sis­te­ma de pen­sio­nes no es­tá res­pon­dien­do a las ex­pec­ta­ti­vas de los ciu­da­da­nos y que de­be ser su­ple­men­ta­do. Ello no sig­ni­fi­ca que el sis­te­ma ac­tual sea una in­ven­ción ma­lé­vo­la que per­si­gue el lu­cro pa­ra la in­dus­tria de las AFP a cos­ta de los co­ti­zan­tes. Es im­por­tan­te des­pe­jar es­tos mitos, si que­re­mos tra­ba­jar con la ver­dad y no lle­gar más tar­de a “so­lu­cio­nes” que so­lo em­peo­ra­rán la si­tua­ción de los chilenos ju­bi­la­dos.

Pa­ra ello, aun­que pa­rez­ca pe­dan­te, es ne­ce­sa­rio re­pa­sar, una vez más, las ra­zo­nes por las cua­les las pen­sio­nes de mu­chos chilenos son tan ba­jas. La más im­por­tan­te: la in­for­ma­li­dad de un seg­men­to sig­ni­fi­ca­ti­vo de la fuer­za de tra­ba­jo, el cual no co­ti­za o lo ha­ce so­lo en for­ma es­po­rá­di­ca. Se­gun­do, mu­chos tra­ba­ja­do­res en­tran y sa­len de la fuer­za de tra­ba­jo for­mal y, por lo tan­to, tie­nen mu­chas la­gu­nas pre­vi­sio­na­les. En par­ti­cu­lar, las mu­je­res sue­len de­jar de tra­ba­jar y co­ti­zar pa­ra cui­dar a sus hi­jos. Ter­ce­ro, los tra­ba­ja­do­res por cuen­ta pro­pia has­ta ha­ce po­co no es­ta­ban obli­ga­dos a co­ti­zar en una AFP. Cuar­to, la es­pe­ran­za de vi­da de los chilenos ha au­men­ta­do a 80 años, unos 15 años des­de que se es­ta­ble­ció el sis­te­ma de AFP, y es­tá aho­ra a ni­ve­les pa­re­ci­dos a la de los paí­ses desa­rro­lla­dos. Pe­ro, con una edad de ju­bi­la­ción de 65 años pa­ra hom­bres y 60 años pa­ra mu­je­res, el ca­pi­tal acu­mu­la­do por el tra­ba­ja­dor pro­me­dio ten­drá que fi­nan­ciar pen­sio­nes por en­tre 15 a 20 años de ju­bi­la­ción, mu­chos más que cuan­do se creó el sis­te­ma. Por úl­ti­mo, las re­mu­ne­ra­cio­nes de los chilenos son aún muy ba­jas y no es ra­zo­na­ble es­pe­rar ju­bi­la­cio­nes que sean me­jo­res que las re­mu­ne­ra­cio­nes. Una ta­sa de re­em­pla­zo (la ra­zón en­tre la pen­sión y la úl­ti­ma re­mu­ne­ra­ción) de 70% es más que ra­zo­na­ble y es su­pe­rior a aque­llas que se ob­ser­van en los paí­ses desa­rro­lla­dos.

Las al­ter­na­ti­vas a las AFP se­rían peo­res. Con el en­ve­je­ci­mien­to pro­gre­si­vo de la po­bla­ción, un sis­te­ma pu­ra­men­te de re­par­to rá­pi­da­men­te se que­da­ría sin fi­nan­cia­mien­to, por más que se lo do­te de un fon­do ini­cial. Even­tual­men­te, las ta­sas de co­ti­za­ción ten­drán que au­men­tar a ni­ve­les muy su­pe­rio­res a los ac­tua­les. Es im­por­tan­te me­jo­rar la re­gu­la­ción de las AFP, pe­ro desmantelarlas o dejarlas so­lo a car­go del aho­rro vo­lun­ta­rio se­ría una muy ma­la so­lu­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.