DI­CHOS DE UN CAN­DI­DA­TO

La Tercera - - TEMAS DE HOY -

SE­ÑOR DI­REC­TOR

Es com­pli­ca­do que un can­di­da­to pre­si­den­cial se ha­ya ga­na­do la vi­da le­yen­do tex­tos. La ra­zón es cla­ra: hay que sa­ber dis­tin­guir si lo que di­jo lo di­jo por­que lo creía o por­que le pa­ga­ron por de­cir­lo. Por ejem­plo, un ac­tual can­di­da­to en es­te ca­so afir­mó al cum­plir­se los 25 años de exis­ten­cia del sis­te­ma Isa­pre: “Ha­ce 25 años se creó el sis­te­ma Isa­pre, el que co­men­zó con tres isa­pres y 65 mil afi­lia­dos, in­clui­das sus car­gas. Hoy exis­ten 15 isa­pres, se han crea­do 130 clí­ni­cas pri­va­das, mi­les de cen­tros de sa­lud y se atien­de a 50 mil afi­lia­dos, que lle­gan a dos mi­llo­nes de per­so­nas con sus car­gas fa­mi­lia­res”. Y, con­ti­nuó: “El sis­te­ma Isa­pre per­mi­tió fo­ca­li­zar el gas­to pú­bli­co en sa­lud en los sec­to­res que más lo ne­ce­si­tan y ope­ra co­mo un es­pe­jo pa­ra el sec­tor pú­bli­co de sa­lud por­que lo obli­ga a me­jo­rar sus ser­vi­cios”. Fi­nal­men­te el can­di­da­to se pre­gun­ta: “¿Por qué po­de­mos ele­gir el co­le­gio y la uni­ver­si­dad de nues­tros hi­jos, o el ba­rrio en que vi­vi­mos y no po­de­mos ele­gir li­bre­men­te el sis­te­ma de sa­lud en que nos va­mos a aten­der? Se de­be am­pliar la par­ti­ci­pa­ción del sec­tor pri­va­do en sa­lud”.

Si us­ted ya sa­be de que can­di­da­to se tra­ta, es muy pro­ba­ble que lo di­jo por­que le pa­ga­ron. Qué pe­na por Chi­le.

Ju­lio Ditt­born Cor­dua es­tas con­tro­ver­sias a tra­vés de la re­pre­sen­ta­ción po­pu­lar del Le­gis­la­ti­vo, y pro­cu­rar so­lu­cio­nes lo más con­sen­sua­les po­si­bles. Es de es­pe­rar que los miem­bros del Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal es­tén a la al­tu­ra de la se­re­ni­dad del car­go; que se abs­ten­gan de re­pli­car las car­gas ideo­ló­gi­cas de quie­nes les de­sig­na­ron y se pro­nun­cien fren­te a la ley con­for­me al tex­to cons­ti­tu­cio­nal, re­sol­vien­do que co­rres­pon­de al Le­gis­la­ti­vo es­ta­ble­cer las me­di­das de pro­tec­ción de la vi­da pre­na­tal, así co­mo las si­tua­cio­nes ex­tre­mas cuan­do, en con­flic­to con los de­re­chos de la ma­dre, de­ba con­ce­der­se a ella la fa­cul­tad (y no el de­re­cho) de in­te­rrum­pir el em­ba­ra­zo.

Fer­nan­do Su­ber­ca­seaux Coo­per edu­ca­ti­vo li­bre.

Es­to es im­pre­sen­ta­ble vi­nien­do de un se­na­dor de la Re­pú­bli­ca, quien ca­li­fi­ca co­mo error dar me­ca­nis­mos de fi­nan­cia­mien­to a es­tu­dian­tes vul­ne­ra­bles, con ma­trí­cu­la en plan­te­les pri­va­dos que brin­dan ca­li­dad edu­ca­ti­va, co­mo es el ca­so de la Uni­ver­si­dad An­drés Be­llo. No to­le­ra­re­mos que se nos dis­cri­mi­ne y se nos tra­te co­mo es­tu­dian­tes de se­gun­da ca­te­go­ría. So­mos mi­les quie­nes an­he­la­mos ser par­te de un fu­tu­ro y en­car­nar el sue­ño de nues­tros pa­dres: ser los pri­me­ros pro­fe­sio­na­les de nues­tras fa­mi­lias.

Gon­za­lo Nei­ra Cru­ces

Pre­si­den­te Fe­de­ra­ción de Es­tu­dian­tes UNAB, Vi­ña del Mar

Al­do San­hue­za Ca­rre­ra

Pre­si­den­te Fe­de­ra­ción de Es­tu­dian­tes UNAB, Con­cep­ción

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.