Abo­ga­do constitucionalista DC:

La Tercera - - POLÍTICA - Ni­co­lás Guz­mán

Só­lo unas ho­ras an­tes de que Ca­ro­li­na Goic die­ra su dis­cur­so en el que anun­cia­ba que con­ti­nua­ría en la ca­rre­ra ha­cia La Mo­ne­da, el abo­ga­do constitucionalista Pa­tri­cio Za­pa­ta -mi­li­tan­te de la co­lec­ti­vi­dad- re­ci­bió una lla­ma­da de la can­di­da­ta. En la con­ver­sa­ción, la se­na­do­ra le pe­dió re­dac­tar un in­for­me que ser­vi­ría pa­ra ele­var el “es­tán­dar éti­co” en la de­fi­ni­ción de la lis­ta par­la­men­ta­ria de la co­lec­ti­vi­dad.

Hoy, Za­pa­ta, pe­se a que re­co­no­ce que no le “in­tere­sa asu­mir un pro­ta­go­nis­mo que no me co­rres­pon­de”, se to­ma el tiem­po pa­ra ex­pli­car de­ta­lla­da­men­te en qué con­sis­tió su tra­ba­jo y el do­cu­men­to que ela­bo­ró, tex­to que ya fue apli­ca­do la tar­de del miér­co­les por la di­rec­ti­va del par­ti­do, que va­li­dó las can­di­da­tu­ras par­la­men­ta­rias, sal­vo la de Ri­car­do Rin­cón.

En el in­for­me se se­ña­la que los par­ti­dos “tie­nen el de­re­cho a exi­gir que las per­so­nas que se pre­sen­ta­rán pú­bli­ca­men­te co­mo aban­de­ra­das de la co­lec­ti­vi­dad cum­plan con con­di­cio­nes de pro­bi­dad más exi­gen­tes que las que fi­ja la Cons­ti­tu­ción”. ¿Cree que los ac­tua­les can­di­da­tos de la DC cumplen ese re­qui­si­to?

No lo sé.

¿Qué pa­sa cuan­do exis­ten ac­ti­tu­des con­si­de­ra­das por mu­chos co­mo “re­pro­cha­bles”? La se­na­do­ra Goic ha si­do en­fá­ti­ca en se­ña­lar que la DC se re­gi­rá por un “es­tán­dar éti­co”.

En­tien­do que el sen­ti­do del en­car­go fue que yo in­ten­ta­ra ate­rri­zar un re­cla­mo ciu­da­dano, esa ne­ce­si­dad pa­ra la po­lí­ti­ca, en cri­te­rios ob­je­ti­vos con los que uno pue­de es­tar de acuer­do o no. En­ton­ces, ahí al­guien po­dría con­fun­dir­se por­que di­jo ‘ah, es­te es un in­for­me so­bre la éti­ca’, pe­ro le­yó el in­for­me y se en­cuen­tra con un in­for­me bas­tan­te ju­rí­di­co, don­de no hay pá­rra­fos so­bre la mo­ral, la jus­ti­cia, la de­cen­cia, la pu­re­za o de Al­ber­to Hur­ta­do, sino que hay un in­ten­to de iden­ti­fi­car un cri­te­rio ob­je­ti­vo.

¿Fue am­bi­cio­so ha­blar de que es­te in­for­me iba “más allá de lo le­gal”?

No ten­go nin­gu­na du­da que es­te es un sal­to de la exi­gen­cia éti­ca. La DC no es­tá obli­ga­da por ley a ha­cer lo que es­toy pro­po­nien­do. La obli­ga un sen­ti­mien­to de jus­ti­cia, y eso se lla­ma éti­ca. Aho­ra, la prue­ba de la blan­cu­ra pa­ra ver si real­men­te se es­tá ac­tuan­do así por­que hay una con­vic­ción de que es­to es jus­to, es que es­te in­for­me se apli­que pri­me­ro que na­da a to­dos los ca­sos que co­rres­pon­dan, y no a al­gu­nos. Y que no se apli­que so­la­men­te a “mis ad­ver­sa­rios”, sino que tam­bién a “mis ami­gos”, y que se apli­que tam­bién a los po­de­ro­sos y no só­lo a los dé­bi­les. Y de eso de­pen­de si es real­men­te una ac­ción éti­ca o no.

A su pa­re­cer, ¿a un dipu­tado en ejer­ci­cio que es­tá sien­do in­ves­ti­ga­do por el ca­so SQM, co­mo Ro­ber­to León, no se le de­be­ría tam­bién apli­car el “es­tán­dar éti­co” que la se­na­do­ra ha es­ta­ble­ci­do?

No me co­rres­pon­día y no me co­rres­pon­de ha­cer pro­nun­cia­mien­tos in­di­vi­dua­les. Y si el in­for­me tie­ne al­gún va­lor, es jus­ta­men­te por­que se ce­rró los ojos a una si­tua­ción en par­ti­cu­lar. Di­cho eso, me pa­re­ce que en nin­gu­na so­cie­dad mí­ni­ma­men­te ci­vi­li­za­da tú de­bie­ras pri­var a una per­so­na de su de­re­cho a par­ti­ci­par ac­ti­va­men­te só­lo por­que res­pec­to de al­gu­nas per­so­nas exis­ten cier­tos ru­mo­res. Po­de­mos dis­cu­tir el ti­po de sen­ten­cia, pe­ro aque­llas per­so­nas que no es­tén afec­ta­das por nin­guno de los cri­te­rios, ob­via­men­te tie­nen de­re­cho a par­ti­ci­par en po­lí­ti­ca. Di­go es­to en ge­ne­ral. Y no se pue­de pre­ten­der que con quie­nes hay sos­pe­chas se les bus­que de­bi­li­tar su can­di­da­tu­ra.

Sin em­bar­go, la se­na­do­ra Goic di­jo la se­ma­na pa­sa­da que “los ca­sos de co­rrup­ción, de fi­nan­cia­mien­to ile­gal de las cam­pa­ñas po­lí­ti­cas y de otras fal­tas a la éti­ca (…) nos obli­gan a dar mues­tras cla­ras y con­cre­tas de que esas ma­las prác­ti­cas son inacep­ta­bles”. ¿No tie­ne re­la­ción, a su pa­re­cer, con la si­tua­ción de León?

Re­pi­to, no voy a ha­blar de ca­sos par­ti­cu­la­res. Yo no sé cuá­les eran las ex­pec­ta­ti­vas de las per­so­nas que mi­ra­ron es­ta no­ti­cia con in­te­rés, y si es­pe­ra­ban un cierto por­cen­ta­je de in­ha­bi­li­da­des, ma­yor o me­nor, o si es­pe­ra­ban que un de­ter­mi­na­do po-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.