Nue­va ley en Fran­cia cas­ti­ga con cár­cel a po­lí­ti­cos que con­tra­ten a fa­mi­lia­res

Nor­ma­ti­va de trans­pa­ren­cia fue una pro­me­sa de la cam­pa­ña de Ma­cron. Dipu­tados de de­re­cha im­pug­na­ron la nor­ma an­te la Cor­te Cons­ti­tu­cio­nal.

La Tercera - - MUNDO - Pe­dro Sch­war­ze

El Par­la­men­to fran­cés apro­bó por am­plia ma­yo­ría es­ta se­ma­na la lla­ma­da “Ley de con­fian­za en la vi­da pú­bli­ca”, con la que se pre­ten­de apla­car el ma­les­tar ciu­da­dano con el mal uso y abu­so de sus car­gos que han co­me­ti­do im­por­tan­tes po­lí­ti­cos. La nue­va le­gis­la­ción re­gi­rá el com­por­ta­mien­to de los fun­cio­na­rios elec­tos e in­clu­ye el fin de la “re­ser­va par­la­men­ta­ria”, un fon­do fi­nan­cie­ro que tan­to dipu­tados co­mo se­na­do­res dis­tri­buían en­tre las co­mu­nas y aso­cia­cio­nes co­mo es­ti­ma­ra con­ve­nien­te.

La nor­ma es una pro­me­sa de cam­pa­ña del aho­ra Pre­si­den­te Em­ma­nuel Ma­cron, de­bi­do a que la con­tien­da es­tu­vo mar­ca­da por va­rios es­cán­da­los. El más co­no­ci­do fue el que afec­tó al can­di­da­to de de­re­cha Fra­nçois Fi­llon, quien se hun­dió en las en­cues­tas y no lo­gró pa­sar a la se­gun­da vuel­ta pre­si­den­cial. Eso, des­pués de que la pren­sa ase­gu­ra­ra que su es­po­sa Pe­né­lo­pe y sus hi­jos ha­bían co­bra­do du­ran­te años suel­dos co­mo ayu­dan­tes par­la­men­ta­rios, pe­se a que no ha­bía re­gis­tro de su la­bor en el Le­gis­la­ti­vo.

Con la nue­va ley, fun­cio­na­rios, Pro­me­sa de cam­pa­ña Du­ran­te la pa­sa­da con­tien­da elec­to­ral, Ma­cron pro­me­tió una ley pa­ra trans­pa­ren­tar la ac­ti­vi­dad pú­bli­ca.

El ca­so Fi­llon

Eso, en me­dio del es­cán­da­lo que gol­peó al can­di­da­to con­ser­va­dor Fra­nçois Fi­llon, que lo hun­dió en los son­deos.

Re­nun­cias en el go­bierno Cua­tro mi­nis­tros del ga­bi­ne­te de Ma­cron tu­vie­ron que di­mi­tir por irre­gu­la­ri­da­des, in­clui­do Fra­nçois Bay­rou.

mi­nis­tros, dipu­tados y otros car­gos de re­pre­sen­ta­ción lo­cal no pue­den con­tra­tar a su cón­yu­ge, pa­re­ja, pa­dres o hi­jos. Y si son des­cu­bier­tos, en­fren­tan una pe­na de tres años de pri­sión y 45.000 eu­ros de mul­ta e, in­clu­so, en al­gu­nos ca­sos, la de­vo­lu­ción de la su­ma pa­ga­da. Tam­bién fue­ron apro­ba­dos un dis­po­si­ti­vo de re­em­bol­so pa­ra jus­ti­fi­car los gas­tos de los par­la­men­ta­rios y una pe­na com­ple­men­ta­ria que le im­pi­da re­pos­tu­lar­se a aquel fun­cio­na­rio con­de­na­do por fal­ta de in­te­gri­dad.

El pro­pio ga­bi­ne­te de Ma­cron en los po­cos me­ses que lle­va al man­do se vio afec­ta­do por ca­sos que la ley pe­na­li­za a par­tir de aho­ra. Así, cua­tro mi­nis­tros de­bie­ron de­jar sus car­gos en me­dio de cues­tio­na­mien­tos. El pro­pio mi­nis­tro de Jus­ti­cia y au­tor de es­ta ley de “mo­ra­li­za­ción”, Fra­nçois Bay­rou, se vio obli­ga­do a di­mi­tir por su­pues­tas irre­gu­la­ri­da­des en el pa­go a asis­ten­tes de los eu­ro­par­la­men­ta­rios de MoDem, su agru­pa­ción. Por las mis­mas acu­sa­cio­nes re­nun­cia­ron las mi­nis­tras de De­fen­sa, Syl­vie Gou­lard, y de Asun­tos Eu­ro­peos, Ma­rie­lle de Sar­nez, las dos mi­li­tan­tes de MoDem.

Tam­bién tu­vo que de­jar el go­bierno el mi­nis­tro de Cohe­sión Te­rri­to­rial, Ri­chard Fe­rrand, ba­jo sos­pe­chas de ne­po­tis­mo. Fe­rrand era la mano de­re­cha de Ma­cron du­ran­te la cam­pa­ña elec­to­ral y uno de los fun­da­do­res del par­ti­do de go­bierno, La Re­pú­bli­ca en Mar­cha. En re­em­pla­zo de Bay­rou, Ma­cron nom­bró co­mo mi­nis­tra de Jus­ti­cia a Ni­co­le Be­llou­bet, quien ocu­pa­ba un si­tio en el Con­se­jo Cons­ti­tu­cio­nal, la má­xi­ma au­to­ri­dad ju­di­cial del país. Y pa­ra lle­nar ese cu­po, el man­da­ta­rio no­mi­nó al se­na­dor Mi­chel Mer­cier, quien tu­vo que dar un pa­so al cos­ta­do des­pués que se re­ve­la­ra que él tam­bién le pa­gó a su hija co­mo ase­so­ra par­la­men­ta­ria, pe­se a que ella es­ta­ba tra­ba­jan­do en Londres.

La ley, que fue apro­ba­da por 462 vo­tos a fa­vor, 74 en con­tra y 65 abs­ten­cio­nes, con­tie­ne una “tri­ple am­bi­ción ju­rí­di­ca, éti­ca y po­lí­ti­ca”, di­jo la mi­nis­tra Be­llou­bet an­tes de la vo­ta­ción del miér­co­les. Be­llou­bet di­jo que era una “res­pon­sa­bi­li­dad po­lí­ti­ca” que el pe­río­do le­gis­la­ti­vo se inau­gu­re con una ley co­mo es­ta, que bus­ca re­cu­pe­rar la “re­la­ción de con­fian­za” de los ciu­da­da­nos con los po­lí­ti­cos.

Pe­se al con­tun­den­te res­pal­do del Par­la­men­to, con­tro­la­do por el ofi­cia­lis­mo, la ley po­dría en­fren­tar un se­rio obs­tácu­lo. Dipu­tados del par­ti­do con­ser­va­dor Los Re­pu­bli­ca­nos re­cu­rrie­ron al Con­se­jo Cons­ti­tu­cio­nal pa­ra que eva­lúe es­pe­cí­fi­ca­men­te la nor­ma­ti­va que prohí­be a los car­gos pú­bli­cos con­tra­tar a fa­mi­lia­res. Se­gún los 60 dipu­tados que pre­sen­ta­ron la de­man­da, ese ve­to su­po­ne una “dis­cri­mi­na­ción” a la ho­ra de con­tra­tar asis­ten­tes. ●

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.