Ba­ren­boim en un atra­pan­te e in­ten­so con­cier­to

La Tercera - - SOCIEDAD - Por Claudia Ramírez Hein

Si a Da­niel Ba­ren­boim se le co­no­cía por su lar­ga ca­rre­ra pia­nís­ti­ca, que lo tra­jo a Chi­le en el 2000, fal­ta­ba ser tes­ti­gos de su otra ve­ta, la de di­rec­tor de or­ques­ta. Una aris­ta que que­dó sal­da­da el miér­co­les cuan­do el ar­tis­ta ar­gen­tino-is­rae­lí se pre­sen­tó, jun­to a la West-Eas­tern Di­van Or­ches­tra, en la sa­la de Cor­pAr­tes, en un fo­go­so e in­ten­so con­cier­to.

Por­que con dos obras tan di­fe­ren­tes co­mo las que com­po­nían el pro­gra­ma –Don Qui­jo­te de Ri­chard Strauss y la Sin­fo­nía

de Tchai­kovsky-, su ba­tu­ta dio cuen­ta de un gran en­tu­sias­mo, pe­ro tam­bién de nue­vos y bri­llan­tes so­ni­dos y au­ten­ti­ci­dad mu­si­cal, que la or­ques­ta tra­du­jo y trans­mi­tió con ju­ve­nil arre­ba­to.

El gru­po tien­de a bus­car la per­fec­ción, una ca­rac­te­rís­ti­ca pro­pia de Ba­ren­boim, y lo ha­ce con excelencia y de­no­tan­do gran coope­ra­ción. Pe­ro tam­bién es des­ta­ca­ble el pro­fe­sio­na­lis­mo de sus in­te­gran­tes que, a la ho­ra de ac­tuar co­mo so­lis­tas, res­pon­den con ca­li­dad. La mi­nu­cio­si­dad del di­rec­tor es­tá siem­pre pre­sen­te, pues lla­mó la aten­ción có­mo si­gue en el po­dio dan­do in­di­ca­cio­nes e, in­clu­so, sin di­si­mu­lo, le plan­tea en la ore­ja al ce­llis­ta, des­pués de su par­ti­ci­pa­ción en la obra de Strauss, su en­co­re.

Si bien el pro­gra­ma es­ta­ba to­da­vía muy pre­sen­te en la re­ti­na, pues tan só­lo el año pa­sa­do ya se ha­bía es­cu­cha­do ca­da una de ellas en es­ta mis­ma sa­la (la de Strauss con Kent Na­gano y Gau­tier Ca­puçon y la de Tchai­kovsky con la Or­ques­ta de Si­be­ria), su ver­sión to­mó otro ca­riz; se su­mió en el con­trol y ba­lan­ce de so­ni­dos pa­ra con­se­guir óp­ti­mos re­sul­ta­dos.

En Don Qui­jo­te, don­de el ce­llo re­pre­sen­ta al pro­ta­go­nis­ta de la obra de Cervantes y la vio­la so­lis­ta, la tu­ba te­nor y el cla­ri­ne­te ba­jo a San­cho Pan­za, re­tra­tó con ra­dian­tes y ex­pre­si­vos so­ni­dos la at­mós­fe­ra apa­sio­nan­te que ro­dea a la obra; tran­si­tó con ni­ti­dez ya sea por la lo­cu­ra a tra­vés de di­so­nan­tes e in­co­ne­xos acor­des, la sá­ti­ra o por la be­lle­za me­ló­di­ca con la que los vio­li­nes mues­tran a Dul­ci­nea, y en­con­tró gran so­por­te en ca­da una de las fa­mi­lias ins­tru­men­ta­les. So­bre­sa­lien­tes fue­ron las par­ti­ci­pa­cio­nes del ce­llis­ta Kian Sol­ta­ni y la vio­lis­ta Mi­riam Ma­nas­he­rov que, ade­más, mos­tra­ron gran com­pli­ci­dad. El en­car­nó a Don Qui­jo­te con mo­men­tos de se­duc­to­ra pa­sión, bue­nos fra­seos y con­mo­ve­do­res ins­tan­tes. Ella lu­ció con ele­gan­cia del escudero.

Tras ello, Sol­ta­ni ofre­ció un arre­glo pa­ra ce­llo y cuer­das he­cho por el di­rec­tor y pia­nis­ta Lahav Sha­ni de El Cis­ne, de Sain­tSäens, en el que el jo­ven mú­si­co mos­tró en to­da su ga­ma el li­ris­mo, la me­lo­día can­tá­bi­le y las lar­gas no­tas que sim­bo­li­zan la ele­gan­cia y so­brie­dad de es­te animal.

Un pun­to ál­gi­do fue la Sin­fo­nía Nº 5 de Tchai­kovsky que Ba­ren­boim lle­vó a ca­bo sin pau­sas en­tre mo­vi­mien­tos y en la que bus­có so­ni­dos cla­ros y di­ná­mi­cos y bue­nos con­tras­tes, con el des­tino, te­ma cru­cial de la obra, enér­gi­co y agi­ta­do; con cau­dal emo­cio­nal en los vio­li­nes, don­de el ro­man­ti­cis­mo tu­vo un fiel com­pa­ñe­ro en la ro­mán­ti­ca me­lo­día del corno y lue­go en el oboe, con acen­tos fol­cló­ri­cos en el so­lo de cla­ri­ne­te, y don­de ca­da uno de los ins­tru­men­tos hi­zo ga­la de fuer­za ex­pre­si­va, su­ti­le­za y ca­li­dez.

El pú­bli­co res­pon­dió con ova­cio­nes, y an­te ellas, Ba­ren­boim to­mó la ba­tu­ta y en for­ma abrup­ta irrum­pió con la Po­lo­ne­sa de la ópe­ra Eugenio One­guin, de Tchai­kovsky, en una ver­sión fes­ti­va y vi­go­ro­sa, con la que dio por ter­mi­na­da la fun­ción. la co­mi­ci­dad

Pe­rio­dis­ta

► Da­niel Ba­ren­boim al fren­te de la West-Eas­tern Di­van Or­ches­tra la no­che del miér­co­les en Cor­pAr­tes. Nº 5

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.