LA FA­LLI­DA ES­TRA­TE­GIA DEL GO­BIERNO CA­TA­LÁN

Ca­be es­pe­rar que la de­ci­sión de la Ge­ne­ra­li­tat de de­jar en sus­pen­so la de­cla­ra­ción de in­de­pen­den­cia per­mi­ta avan­zar ha­cia el res­ta­ble­ci­mien­to de la le­ga­li­dad.

La Tercera - - PORTADA -

7

“Lle­ga­dos a es­te mo­men­to his­tó­ri­co, y co­mo pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat, asu­mo, al pre­sen­tar­les los re­sul­ta­dos del re­fe­rén­dum an­te to­dos us­te­des y an­te nues­tros con­ciu­da­da­nos, el man­da­to de que el pue­blo de Ca­ta­lun­ya se con­vier­ta en un Es­ta­do in­de­pen­dien­te en for­ma de re­pú­bli­ca”, anun­ció el mar­tes an­te el pleno del Par­la­ment ca­ta­lán el pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat, Car­les Puig­de­mont. Sin em­bar­go, lo que pa­re­cía el preám­bu­lo de la anun­cia­da de­cla­ra­ción for­mal de in­de­pen­den­cia por par­te de la cú­pu­la del go­bierno ca­ta­lán, muy lue­go se con­vir­tió en otra mues­tra más de la im­pro­vi­sa­ción que ha mar­ca­do to­do el pro­ce­so lle­va­do a ca­bo por quie­nes pro­mue­ven la se­pa­ra­ción de Ca­ta­lu­ña.

Puig­de­mont, en lu­gar de avan­zar ha­cia la con­cre­ción de la in­de­pen­den­cia, de­ci­dió “de­jar­la en sus­pen­so” y con­vo­car a un diá­lo­go sin el cual, ase­gu­ró, “no es po­si­ble lle­gar a una so­lu­ción acor­da­da”. Re­sul­ta iró­ni­co que quien has­ta aho­ra ha­bía mos­tra­do una pos­tu­ra in­tran­si­gen­te fren­te al pro­ce­so in­de­pen­den­tis­ta, de­ci­da fi­nal­men­te apos­tar por el diá­lo­go.

Lo an­te­rior vuel­ve a de­jar en evi­den­cia que la apues­ta im­pul­sa­da por el ac­tual pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat res­pon­de más al vo­lun­ta­ris­mo de un sec­tor de la di­ri­gen­cia ca­ta­la­na que a un plan se­ria­men­te ela­bo­ra­do so­bre el ca­mino que de­be­ría se­guir una even­tual re­pú­bli­ca in­de­pen­dien­te. En­fren­ta­do al mo­men­to de­ci­si­vo de la pro­me­ti­da de­cla­ra­ción y lue­go de in­sis­tir en la va­li­dez de un re­fe­rén­dum cu­ya ile­ga­li­dad que­dó me­ri­dia­na­men­te cla­ra por la sen­ten­cia del Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal de Es­pa­ña, Puig­de­mont op­tó por ga­nar tiem­po y evi­tar que Ma­drid apli­ca­ra en for­ma in­me­dia­ta el ar­tícu­lo 155 de la Cons­ti­tu­ción que le per­mi­te to­mar con­trol de Ca­ta­lu­ña. El pro­ble­ma es que su apues­ta vol­vió a ser fa­lli­da, por­que el go­bierno de Ma­riano Ra­joy y la cla­se po­lí­ti­ca es­pa­ño­la mos­tra­ron su abier­ta opo­si­ción a tran­sar una even­tual se­ce­sión de Ca­ta­lu­ña. Ha­cer­lo, ade­más, con­tra­ven­dría la le­ga­li­dad vi­gen­te en Es­pa­ña, con­si­de­ran­do que to­do el pro­ce­so im­pul­sa­do por la Ge­ne­ra­li­tat se ha lle­va­do al ca­bo al mar­gen de la ley.

El éxo­do des­de Ca­ta­lu­ña de cer­ca de una vein­te­na de em­pre­sas en los úl­ti­mos días, que se su­man a las más de cua­tro mil que han de­ja­do esa re­gión en los úl­ti­mos cua­tro años an­te la cre­cien­te in­cer­ti­dum­bre in­de­pen­den­tis­ta, de­jan en evi­den­cia la fra­gi­li­dad de un even­tual es­ta­do ca­ta­lán. El ac­tual li­de­raz­go de Ca­ta­lu­ña ha ba­sa­do, en par­te, su dis­cur­so in­de­pen­den­tis­ta en las fa­vo­ra­bles con­di­cio­nes eco­nó­mi­cas de esa re­gión. Sin em­bar­go, los he­chos de los úl­ti­mos días mues­tran que de con­cre­tar­se la se­ce­sión, el ca­mino se­rá muy dis­tin­to al pro­me­ti­do por Puig­de­mont. Ade­más, re­sul­ta en­ga­ño­so sos­te­ner que una ma­yo­ría de ca­ta­la­nes vo­tó por la in­de­pen­den­cia, cuan­do quie­nes apo­ya­ron esa op­ción so­lo re­pre­sen­tan el 38% del uni­ver­so to­tal de vo­tan­tes de la re­gión. Por ello, es de es­pe­rar que la de­ci­sión del lí­der ca­ta­lán de sus­pen­der la de­cla­ra­ción de in­de­pen­den­cia per­mi­ta que pre­va­lez­ca fi­nal­men­te la cor­du­ra y el pro­ce­so vuel­va a su cau­ce nor­mal, per­mi­tien­do en­con­trar una so­lu­ción que re­vier­ta la es­ca­la­da con­fron­ta­cio­nal en­tre la Ge­ne­ra­li­tat y Ma­drid.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.