Cri­sis de iden­ti­dad

MIEN­TRAS RO­SA­LES DE­FIEN­DE LAS CON­CE­SIO­NES, GUI­LLIER SE PLAN­TEA CO­MO UN CONTINUADOR DEL GO­BIERNO. LA CRI­SIS DE IDEN­TI­DAD DE ES­TA CAN­DI­DA­TU­RA ES MÁS QUE OB­VIA.

La Tercera - - OPINIÓN - Jo­sé Ra­món Va­len­te Eco­no­mis­ta

En los úl­ti­mos me­ses me ha to­ca­do de­ba­tir en va­rias opor­tu­ni­da­des con Os­val­do Ro­sa­les. Él re­pre­sen­tan­do a Ale­jan­dro Gui­llier y yo a Se­bas­tián Pi­ñe­ra. Pa­ra que no ha­ya nin­gu­na du­da al res­pec­to, ten­go la me­jor opi­nión de Os­val­do. Un eco­no­mis­ta se­rio y un ser­vi­dor pú­bli­co de pri­me­ra ca­li­dad. En los men­cio­na­dos de­ba­tes he­mos te­ni­do evi­den­tes di­fe­ren­cias, pe­ro tam­bién va­rias coin­ci­den­cias. El diag­nós­ti­co de Ro­sa­les es que Chi­le ne­ce­si­ta ur­gen­te­men­te re­cu­pe­rar la in­ver­sión, cree que hay que re­du­cir los tiem­pos de apro­ba­ción de los gran­des pro­yec­tos de in­ver­sión pri­va­da y es­ti­ma prio­ri­ta­rio re­cu­pe­rar el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co. En to­dos esos te­mas coin­ci­di­mos. Di­fe­ri­mos en el diag­nós­ti­co que ha lle­va­do la eco­no­mía chi­le­na a los ma­gros re­sul­ta­dos ob­te­ni­dos du­ran­te el ac­tual go­bierno. Mien­tras Ro­sa­les es­ti­ma que el ba­jo cre­ci­mien­to de Chi­le se de­be ma­yo­ri­ta­ria­men­te al ba­jo pre­cio del co­bre, mi opi­nión es que la de­ba­cle eco­nó­mi­ca de los úl­ti­mos cua­tro años se de­be ma­yo­ri­ta­ria­men­te a la las ma­las ideas, la pé­si­ma im­ple­men­ta­ción y la de­fi­cien­te ges­tión del ac­tual go­bierno.

Res­pec­to del fu­tu­ro, la vi­sión del je­fe pro­gra­má­ti­co de Gui­ller es que Chi­le no po­drá cre­cer sos­te­ni­da­men­te a me­nos que el Es­ta­do in­vier­ta gran­des su­mas de di­ne­ro en in­ves­ti­ga­ción y desa­rro­llo y que las em­pre­sas chi­le­nas di­ver­si­fi­quen sus ex­por­ta­cio­nes. Nues­tra vi­sión es mu­cho más op­ti­mis­ta. Con­fia­mos en que la ca­pa­ci­dad em­pren­de­do­ra de los chi­le­nos es­tá tan so­lo so­fo­ca­da por un go­bierno que los ha de­mo­ni­za­do, de­nos­ta­do y pues­to to­do ti­po de tra­bas bu­ro­crá­ti­cas. Por lo mis­mo, es­ta­mos con­ven­ci­dos de que un go­bierno que tra­ba­je con los em­pren­de­do­res y em­pre­sa­rios de nues­tro país y no contra ellos, per­mi­ti­rá que se des­plie­gue to­do el po­ten­cial de crea­ti­vi­dad de los chi­le­nos. La prin­ci­pal ra­zón que ex­pli­ca el sal­to del pro­gre­so eco­nó­mi­co y so­cial en nues­tro país du­ran­te los 30 años que pre­ce­die­ron a es­te go­bierno, son las re­for­mas ins­ti­tu­cio­na­les que li­be­ra­ron la ca­pa­ci­dad crea­ti­va de los chi­le­nos. Chi­le de­pen­de de los chi­le­nos y no del pre­cio del co­bre.

Has­ta aquí las di­fe­ren­cias con Os­val­do Ro­sa­les co­rres­pon­den, más bien, a dis­tin­tas visiones de la eco­no­mía y de las de­ter­mi­nan­tes del desa­rro­llo eco­nó­mi­co. To­do muy ci­vi­li­za­do. La co­sa se po­ne más ten­sa cuan­do nos pa­sa­mos a la arena po­lí­ti­ca. Os­val­do se irri­ta con­mi­go cuan­do le co­men­to que él es un buen re­pre­sen­tan­te de la an­ti­gua Con­cer­ta­ción, la de los pre­si­den­tes Frei y La­gos, pe­ro que su vi­sión es muy dis­tin­ta de la de Gui­llier. Mien­tras Ro­sa­les de­fien­de las con­ce­sio­nes, los tra­ta­dos de li­bre co­mer­cio y la pri­va­ti­za­ción de las aguas, to­das obras de la an­ti­gua Con­cer­ta­ción, Gui­llier se plan­tea co­mo un continuador de la obra del ac­tual go­bierno. Pe­ro no se pue­de ser par­ti­da­rio de la re­tro­ex­ca­va­do­ra y de la obra de la Con­cer­ta­ción al mis­mo tiem­po. Cuan­do le pi­do a Os­val­do que se de­fi­na, él no es­con­de su irri­ta­ción. De to­das ma­ne­ras to­do ter­mi­na siem­pre con un amis­to­so apre­tón de ma­nos y nos ve­mos en el pró­xi­mo de­ba­te. Pe­ro la cri­sis de iden­ti­dad de la can­di­da­tu­ra de Gui­llier es más que ob­via.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.