Ca­li­dad y au­to­no­mía de las uni­ver­si­da­des

La Tercera - - OPINIÓN -

Du­ran­te es­tos días es­ta­ba con­tem­pla­do que el go­bierno in­gre­sa­ra in­di­ca­cio­nes al pro­yec­to de ley de Uni­ver­si­da­des Es­ta­ta­les, las cua­les re­co­gían una se­rie de as­pec­tos que ha­bían so­li­ci­ta­do los par­la­men­ta­rios de la Nue­va Ma­yo­ría. En­tre ellas, se bus­ca­ba in­cluir que si un plan­tel re­ba­ja o pier­de su acre­di­ta­ción, el rec­tor po­dría ser re­mo­vi­do de su car­go. Tras la in­ten­sa po­lé­mi­ca que se ge­ne­ró una vez co­no­ci­da di­cha in­di­ca­ción, el Eje­cu­ti­vo re­sol­vió no in­cluir es­ta fa­cul­tad, lo que es acer­ta­do.

Una me­di­da así aten­ta­ba contra la au­to­no­mía de las ins­ti­tu­cio­nes es­ta­ta­les y abría la puer­ta pa­ra que en el fu­tu­ro se plan­tea­ran me­di­das si­mi­la­res en plan­te­les pri­va­dos. Asi­mis­mo, dis­tor­sio­na los efec­tos de la acre­di­ta­ción, la cual no tie­ne co­mo fin in­ci­dir en el des­tino de las au­to­ri­da­des, sino que su ob­je­ti­vo es­tá en el me­jo­ra­mien­to con­ti­nuo de la ins­ti­tu­ción, tra­ba­jo que mu­chas ve­ces ex­ce­de el pe­rio­do de un rec­tor.

Po­ner ex­ce­si­va pre­sión so­bre el sis­te­ma de acre­di­ta­ción -co­mo, por ejem­plo, lo es la ele­gi­bi­li­dad pa­ra re­ci­bir alum­nos con ayu­das es­tu­dian­ti­les- lle­vó a es­cán­da­los de co­rrup­ción en el pa­sa­do. In­cluir una con­se­cuen­cia tan drás­ti­ca co­mo la des­cri­ta, exa­cer­ba­ba esa si­tua­ción.

Si bien es cla­ve pro­mo­ver la ca­li­dad, de­ben bus­car­se los me­ca­nis­mos ade­cua­dos pa­ra ello, y en nin­gún ca­so és­tos de­bie­ran po­ner en ries­go la au­to­no­mía de las ins­ti­tu­cio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.