Is­lan­dia, la pe­que­ña y fría is­la que ha­ce his­to­ria en el fút­bol

La Tercera - - MUNDO - Por Cons­tan­za Cruz D.

Has­ta no ha­ce tan­to era im­pen­sa­do que Is­lan­dia pu­die­ra te­ner un cu­po en un Mun­dial. Pe­ro po­co a po­co, es­te país de 334 mil ha­bi­tan­tes in­vir­tió en en­tre­na­do­res, in­fra­es­truc­tu­ra e ins­ta­ló ca­le­fac­ción en las can­chas de fút­bol. Aho­ra, la se­lec­ción lle­ga­rá a Ru­sia con un téc­ni­co cu­ya tra­di­ción es com­par­tir con los hin­chas an­tes de los par­ti­dos.

Is­lan­dia es si­nó­ni­mo de gla­cia­res, frío, mon­ta­ñas y au­ro­ras bo­rea­leas. La can­tan­te Björk es pro­ba­ble­men­te la ca­ra más vi­si­ble de es­te pe­que­ño te­rri­to­rio, ca­si del ta­ma­ño de Cu­ba. Des­cen­dien­tes de vi­kin­gos, só­lo cuen­ta con 334 mil ha­bi­tan­tes y tie­ne más vol­ca­nes (126) que fut­bo­lis­tas (120). Pe­ro el lu­nes, el país nór­di­co hi­zo his­to­ria al cla­si­fi­car por pri­me­ra vez a un Mun­dial de fút­bol. Es­to pro­vo­có fu­ror en la is­la eu­ro­pea.

A po­co más de un año de ha­ber par­ti­ci­pa­do en la Eu­ro­co­pa de Fran­cia, don­de la se­lec­ción is­lan­de­sa lle­gó has­ta cuar­tos de fi­nal lue­go de eli­mi­nar a Inglaterra, el país lo­gró un nue­vo “mi­la­gro”. Is­lan­dia ven­ció 2-0 a Ko­so­vo y se co­ro­nó co­mo el país me­nos po­bla­do que ha cla­si­fi­ca­do a un Co­pa del Mun­do, su­peran­do a Tri­ni­dad y To­ba­go, de 1,4 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes, que lle­gó a Ale­ma­nia en 2006. Aho­ra, mu­chos ojos es­tán pues­tos en es­ta pe­que­ña na­ción y en có­mo se­rá su desem­pe­ño en Ru­sia 2018.

Pe­ro el “mi­la­gro is­lan­dés” no fue ca­sual, sino que ab­so­lu­ta­men­te pla­ni­fi­ca­do. A co­mien­zos de 2000 la Fe­de­ra­ción de Is­lan­dia co­men­zó a cons­truir ins­ta­la­cio­nes cu­bier­tas pa­ra en­tre­nar a sus ju­ga­do­res, ins­ta­ló ca­le­fac­ción pa­ra las can­chas al ai­re li­bre e in­vir­tió en edu­ca­ción y en­tre­na­do­res. Se­gún The Guar­dian, to­do es­to dio co­mo re­sul­ta­do que la na­ción pro­du­je­ra cer­ca de 600 en­tre­na­do­res ca­li­fi­ca­dos, 400 con li­cen­cias de la UEFA B, o un en­tre­na­dor por ca­da 825 per­so­nas. Los es­fuer­zos co­men­za­ron a dar fru­tos en 2011, cuan­do la se­lec­ción sub-21 cla­si­fi­có a la Eu­ro­co­pa de Di­na­mar­ca, aun­que que­dó pe­núl­ti­ma en su gru­po.

Po­co an­tes, en 2008, el país se en­con­tra­ba en una pro­fun­da cri­sis fi­nan­cie­ra que lle­vó al go­bierno a de­jar que los tres prin­ci­pa­les ban­cos se de­cla­ra­ran en quie­bra y ca­si to­dos los ne­go­cios de la is­la que­da­ran en ban­ca­rro­ta. En­ton­ces, mi­les de per­so­nas sa­lie­ron a la ca­lle a pro­tes­tar. Is­lan­dia -que tie­ne un ín­di­ce de al­fa­be­ti­za­ción del 100%, mien­tras que los uni­ver­si­ta­rios re­pre­sen­tan un 96%- tu­vo que pe­dir un res­ca­te al Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal (FMI) de unos US$ 2.100 mi­llo­nes, apar­te de fuer­tes ajus­tes eco­nó­mi- cos. Es­to prác­ti­ca­men­te se­pul­tó a la eco­no­mía is­lan­de­sa, que en­tró en re­ce­sión.

La mo­ne­da lo­cal, la co­ro­na, se de­va­luó un 80% y el PIB co­lap­só. Pe­ro el país re­ne­go­ció su deu­da con los acree­do­res. Y rá­pi­da­men­te se fue re­cu­pe­ran­do. La pro­pia mo­ne­da fue cla­ve pa­ra lo­grar sa­lir de la cri­sis. Gra­cias a la de­va­lua­ción de la co­ro­na, el tu­ris­mo des­pe­gó, sien­do hoy uno de los ne­go­cios más ren­ta­bles. En 2016 el país cre­ció a una ta­sa del 7,2%.

Ade­más, el éxi­to de la se­rie Ga­me of Th­ro­nes ha pro­vo­ca­do un au­men­to ex­po­nen­cial en el tu­ris­mo. De acuer­do a la consultora Brand Fi­nan­ce, la mar­ca de Is­lan­dia ha cre­ci­do más rá­pi­da que nin­gu­na en el mun­do y gra­cias a la se­rie, que fil­ma la ma­yo­ría de sus es­ce­nas de nie­ve en Is­lan­dia, el país vio un re­cord de 1,8 mi­llo­nes de vi­si­tan­tes ex­tran­je­ros en 2016, un 40% más que 2015. La mú­si­ca tam­bién ayu­da, no só­lo por Björk, sino que tam­bién por la ban­da de cul­to Si­gur Rós, que se pre­sen­ta­rá en San­tia­go el 24 de no­viem­bre.

En cuan­to al fút­bol, el cam­bio su­ma dos dé­ca­das. En el mar­co del pro­gra­ma Youth in Ice­land (Ju­ven­tud en Is­lan­dia), que co­men­zó en 1998 y que bus­ca ale­jar a los ni­ños del con­su­mo de al­cohol y dro­gas, los jó­ve­nes co­men­za­ron a en­fo­car­se en ac­ti­vi­da­des ex­tra­cu­rri­cu­la­res. Es­tu­dios re­ve­la­ron que con una ma­yor par­ti­ci­pa­ción en ac­ti­vi­da­des des­pués del co­le­gio y el au­men­to del tiem­po jun­to a los pa­dres, dis­mi­nuía el ries­go de con­su­mir esas sus­tan­cias.

Fren­te a es­tos re­sul­ta­dos, Is­lan­dia au­men­tó los fon­dos des­ti­na­dos a ac­ti­vi­da­des co­mo de­por­tes, mú­si­ca y dan­za, en­tre otros. Y des­de 2002 es­tá prohi­bi­do que me­no­res de 12 años an­den so­los des­pués de las 20:00 ho­ras y que los de 13 a 16 años lo ha­gan des­pués de las 22:00.

Tam­bién Is­lan­dia ha ge­ne­ra­do lí­de­res, co­mo el di­rec­tor téc­ni­co de la se­lec­ción “vi­kin­ga”, Hei­mir Hall­grims­son, quien sur­gió de la mano del sue­co Lars La­ger­back -res­pon­sa­ble de la cla­si­fi­ca­ción a la Eu­ro­co­pa-, de quien fue sus asis­ten­te por cin­co años.

De 50 años, co­men­zó su ca­rre­ra de téc­ni­co en el fút­bol fe­me­nino y tam­bién se de­di­ca a la odon­to­lo­gía. Hall­grims­son tie­ne una cu­rio­sa tra­di­ción que man­tie­ne has­ta hoy y que ha re­for­za­do los la­zos con los hin­chas. Des­de 2011, co­men­zó a ir un bar de afi­cio­na­dos y an­tes de ca­da par­ti­do les in­for­ma a los asis­ten­tes qué ha­rá en el en­cuen­tro. “Les co­mu­ni­qué que ellos se­rían los pri­me­ros en co­no­cer la ali­nea­ción y có­mo pen­sá­ba­mos ju­gar”, con­tó el téc­ni­co. “Era nues­tra for­ma de de­mos­trar res­pe­to y agra­de­ci­mien­to a los afi­cio­na­dos”, agre­gó.b

► Hin­chas de Is­lan­dia ce­le­bran la ca­li­fi­ca­ción al Mun­dial en Rei­kia­vik, Is­lan­dia, el lu­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.