Elec­ción cru­cial

EL PUN­TO NO ES SI A US­TED LE GUS­TA MÁS O ME­NOS PI­ÑE­RA, CO­MO DE CUÁN­TO QUIE­RE QUE RETOMEMOS LA SEN­DA DEL PRO­GRE­SO. ES DE­MA­SIA­DO LO QUE ES­TÁ EN JUE­GO.

La Tercera - - TEMAS DE HOY - Gon­za­lo Cor­de­ro Abo­ga­do

Es­te do­min­go los chi­le­nos te­ne­mos la opor­tu­ni­dad de ele­gir pre­si­den­te, par­la­men­ta­rios y con­se­je­ros re­gio­na­les, pe­ro esa es una des­crip­ción for­mal, por­que jun­to a la iden­ti­dad de las per­so­nas que ejer­ce­rán los car­gos es­ta­re­mos ha­cien­do op­cio­nes mu­cho más pro­fun­das. Se­gui­mos sien­do un país en vías de desa­rro­llo, por­que to­da­vía no al­can­za­mos esa ma­du­rez en que las al­ter­na­ti­vas po­lí­ti­cas ex­pre­san dis­tin­tas for­mas de ges­tio­nar un pro­yec­to co­mún de país.

El la­do op­ti­mis­ta de mi visión es que pa­re­ce que es­ta­mos ca­da vez más cer­ca, que an­te la ame­na­za cier­ta de un rum­bo di­fe­ren­te, tan va­go co­mo utó­pi­co, que han ofre­ci­do la Nue­va Ma­yo­ría y las dis­tin­tas op­cio­nes de iz­quier­da, son más los que se in­cli­nan por per­se­ve­rar en el ti­po de so­cie­dad que ha he­cho de Chi­le el país más avan­za­do de Amé­ri­ca La­ti­na.

Los que pue­dan creer que es­ta es una op­ción me­ra­men­te de or­ga­ni­za­ción eco­nó­mi­ca se equi­vo­can. Aso­man es­ti­los, pro­pues­tas y len­gua­jes, que de­no­tan un re­tro­ce­so gran­de en la no­ción del ta­ma­ño y po­der del Es­ta­do fren­te al ciu­da­dano, por con­si­guien­te de la li­ber­tad in­di­vi­dual y una reapa­ri­ción de eso que po­dría­mos lla­mar la po­lí­ti­ca elec­to­ral del “enemi­go”.

El se­na­dor Gui­llier, a quien se re­co­no­cía un ca­rác­ter afa­ble, ha caí­do en una se­gui­di­lla de anun­cios que, sin otro fun­da­men­to que sus pro­pios te­mo­res o pre­jui­cios, atri­bu­ye in­ten­cio­nes per­ver­sas a la al­ter­na­ti­va del ex­pre­si­den­te Pi­ñe­ra. Si es­te úl­ti­mo ga­na, se ven­drían per­se­cu­cio­nes te­rri­bles y, en una des­crip­ción ma­ni­quea de la reali­dad, él plan­tea aho­ra una lu­cha del bien con­tra el mal.

Es ver­dad que, en ge­ne­ral, los can­di­da­tos de cual­quier épo­ca y lu­gar tien­den a plan­tear to­da elec­ción en ejes bi­na­rios: con­ti­nui­dad o cam­bio, pro­gre­so o es­tan­ca­mien­to, cre­ci­mien­to o re­dis­tri­bu­ción; pe­ro esas son ma­ne­ras le­gí­ti­mas de sim­pli­fi­car y ha­cer más com­pren­si­ble el nú­cleo de las dis­tin­tas al­ter­na­ti­vas. En los úl­ti­mos años, la cen­troiz­quier­da so­cial­de­mó­cra­ta ha per­di­do to­do li­de­raz­go y ape­nas co­men­ta las op­cio­nes que plantean cam­bios ra­di­ca­les.

Por eso es­ta elec­ción re­pre­sen­ta una res­pon­sa­bi­li­dad ma­yor pa­ra to­dos los que cree­mos en el país que he­mos cons­trui­do en los úl­ti­mos 30 años, por eso el triun­fo del ex­pre­si­den­te Pi­ñe­ra y los can­di­da­tos de Chi­le Va­mos es mu­cho más de fon­do que sim­ple­men­te op­tar por una al­ter­na­ti­va que sea más de mi agra­do, en un con­tex­to de cer­te­zas en los as­pec­tos fun­da­men­ta­les.

El pun­to no es, es­ti­ma­do lec­tor, si a us­ted le gus­ta más o me­nos el ex pre­si­den­te –yo creo que an­tes hi­zo un ex­ce­len­te go­bierno- co­mo de cuán­to quie­re que retomemos y afian­ce­mos la sen­da que tu­vi­mos por dé­ca­das, de es­ta­bi­li­dad, pro­gre­so y se­rie­dad. Por cier­to que va­le la pe­na le­van­tar­se es­te do­min­go, ha­cer una fi­la y vo­tar pa­ra pre­ser­var lo que más im­por­ta, ase­gu­ran­do aho­ra el re­sul­ta­do. Es de­ma­sia­do lo que es­tá en jue­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.