El Va­ti­cano ex­pul­sa a obis­po Cox y sur­ge otra de­nun­cia en su con­tra

La me­di­da tam­bién se ex­tien­de al obis­po emé­ri­to de Iqui­que Mar­co An­to­nio Ór­de­nes, am­bos por abu­so de me­no­res. Nue­va acu­sa­ción que in­vo­lu­cra a Cox se re­fie­re a un ca­so en Chi­llán.

La Tercera - - PORTADA - Car­la Pía Ruiz/Pau­la Yé­ve­nes

2-3

“En la dió­ce­sis no ha­bía an­te­ce­den­tes pre­vios (de Cox), pe­ro an­te una de­nun­cia que re­ci­bí en­tre­gué di­cha in­for­ma­ción a la San­ta Se­de”, di­ce el exo­bis­po de Chi­llán, Car­los Pe­lle­grín, pa­ra re­fe­rir­se a la de­nun­cia con­tra el aho­ra exo­bis­po emé­ri­to de La Se­re­na Fran­cis­co Cox Hu­neeus que en­vió en agos­to pa­sa­do a la Con­gre­ga­ción pa­ra la Doc­tri­na de la Fe.

Es­te nue­vo an­te­ce­den­te ha­bría si­do cla­ve pa­ra ga­ti­llar la de­ci­sión del Pa­pa. Ayer, a tra­vés de un co­mu­ni­ca­do, se in­for­mó la ex­pul­sión del sa­cer­do­cio de Cox Hu­neeus, miem­bro de Schoens­tatt. Y, ade­más, se to­mó la mis­ma de­ter­mi­na­ción con Mar­co An­to­nio Ór­de­nes Fer­nán­dez, obis­po emé­ri­to de Iqui­que

(ver no­ta se­cun­da­ria).

Cox ya no so­lo tie­ne de­nun­cias en La Se­re­na y Ale­ma­nia. Los he­chos en los que se en­mar­ca la nue­va acu­sa­ción en su con­tra se re­mon­tan a los años en que fue obis­po de Chi­llán (1975-1981) y la víc­ti­ma ha­bría si­do un me­nor de edad.

“En la dió­ce­sis de Chi­llán no ha­bía en­con­tra­do una dis­po­si­ción pa­ra de­nun­ciar a Cox an­tes. Pe­ro mien­tras era obis­po de Chi­llán, una de­nun­cian­te hi­zo la de­nun­cia di­rec­ta­men­te a mí. Ten­go la im­pre­sión que no exis­tió un acom­pa­ña­mien­to efec­ti­vo a las víc­ti­mas en esos años, pe­ro yo aco­gí la de­nun­cia y la re­mi­tí”, di­ce el exo­bis­po de Chi­llán.

Pa­ra Mar­cial Sán­chez, doc­tor en his­to­ria y ex­per­to en Igle­sia Ca­tó­li­ca, es­te úl­ti­mo an­te­ce­den­te en­via­do por el exo­bis­po pre­ci­pi­tó la de­ci­sión de Fran­cis­co.

“Es­ta­mos ha­blan­do de an­te­ce­den­tes en don­de Cox cum­plió cier­tas res­pon­sa­bi­li­da­des. Es una per­so­na que en don­de es­ta­ba co­me­te he­chos de­lic­ti­vos: La Se­re­na, Chi­llán y Ale­ma­nia. Por lo tan­to, es­ta­mos ha­blan­do de un de­pre­da­dor se­xual”, ma­ni­fies­ta Sán­chez.

El ca­so del aho­ra ex sa­cer­do­te Fran­cis­co Cox es com­ple­jo. Du­ran­te mu­chos años hu­bo ver­sio­nes de su­pues­tos abu­sos que ha­bría co­me­ti­do en la Ar­qui­dió­ce­sis de La Se­re­na (en­tre 1985 y 1997). Sin em­bar­go, en 2002 se fue de Chi­le y apa­re­ció en Eu­ro­pa. Es­pe­cí­fi­ca­men­te en una re­si­den­cia de los Pa­dres de Schoens­tatt en Va­llen­dar, Ale­ma­nia, don­de vi­ve ac­tual­men­te.

An­tes de ser co­mu­ni­ca­da pú­bli­ca­men­te, Fran­cis­co in­for­mó de es­ta de­ci­sión al Pre­si­den­te Se­bas­tián Pi­ñe­ra du­ran­te la ci­ta que am­bos sos­tu­vie­ron ayer en Ro­ma (ver

pá­gi­na 12).

Pos­te­rior­men­te, la San­ta Se­de emi­tió un co­mu­ni­ca­do con la de­ci­sión del Pa­pa de or­de­nar la di­mi­sión del es­ta­do cle­ri­cal de Cox y Ór­de­nes. Se­gún la de­cla­ra­ción ofi­cial del Va­ti­cano, “en am­bos ca­sos se ha apli­ca­do el ar­tícu­lo 21 § 2, 2° del mo­tu pro­prio “Sa­cra­men­to­rum San­cti­ta­tis Tu­te­la”, co­mo con­se­cuen­cia de ac­tos ma­ni­fies­tos de abu­sos a me­no­res”.

De­ci­sión iné­di­ta

Las me­di­das apli­ca­das tan­to a Cox co­mo a Ór­de­nes fue­ron de­cre­ta­das por Fran­cis­co el pa­sa­do jue­ves 11 de oc­tu­bre y no hay po­si­bi­li­dad de ape­la­ción.

En Chi­le, nun­ca an­tes se ha­bía ex­pul­sa­do a dos obis­pos emé­ri­tos. Así lo ex­pli­ca

el sa­cer­do­te je­sui­ta y doc­tor en De­re­cho Ca­nó­ni­co, Mar­ce­lo Gidi.

“Es iné­di­to. Fran­cis­co no so­lo acep­ta re­nun­cias o los re­mue­ve de sus dió­ce­sis, los ex­pul­sa del es­ta­do cle­ri­cal. Es la lí­nea de Fran­cis­co: ya ha ex­pul­sa­do del sa­cer­do­cio a sa­cer­do­tes, obis­pos e in­clu­so car­de­na­les”, ase­gu­ra el canonista.

Pe­ro hay una di­fe­ren­cia con Cox. En el ca­so de es­te, co­mo lo ex­pli­ca el co­mu­ni­ca­do del Va­ti­cano, con­ti­nua­rá for­man­do par­te del Ins­ti­tu­to de los Pa­dres de Schoens­tatt.

Fue la mis­ma co­mu­ni­dad la que, lue­go de re­ci­bir la no­ti­cia ayer a las ocho de la ma­ña­na, le co­mu­ni­có al has­ta en­ton­ces obis­po emé­ri­to de La Se­re­na la de­ci­sión in­ape­la­ble del Pa­pa. Des­de Ale­ma­nia, los pa­dres schoens­tat­tia­nos afir­ma­ron a sus pa­res en Chi­le que el ex sa­cer­do­te re­ci­bió la no­ti­cia en si­len­cio, con una mi­ra­da per­ple­ja, pe­ro sin de­cir na­da.

El vi­ce­pro­vin­cial Pa­tri­cio Moo­re, vo­ce­ro de Schoens­tatt, ex­pli­ca que lo que pi­de el Va­ti­cano es que Cox si­ga ba­jo el cui­da­do del mo­vi­mien­to ca­tó­li­co. De acuer­do a la in­for­ma­ción que ma­ne­ja Schoens­tatt, Cox no ten­dría apo­yo eco­nó­mi­co de su fa­mi­lia (ver re­cua­dro).

“Es una or­den del Va­ti­cano y no­so­tros que­re­mos apo­yar al Pa­pa. Que­re­mos ayu­dar a la jus­ti­cia en Chi­le y que to­do sea trans­pa­ren­te, por eso que­re­mos traer­lo al país”, acla­ra Moo­re. De lle­gar a Chi­le, Cox vi­vi­ría en una re­si­den­cia pa­ra an­cia­nos, no en una ca­sa de Schoens­tatt.

Reac­cio­nes

Fue­ron tres las de­nun­cias pre­sen­ta­das con­tra Fran­cis­co Jo­sé Cox. Dos de ellas es­tán en la jus­ti­cia ci­vil y en am­bos ca­sos se­rían víc­ti­mas chi­le­nas de abu­sos se­xua­les. El otro pro­ce­so ha­bría ocu­rri­do en Ale­ma­nia, don­de ac­tual­men­te re­si­de el ex­sa­cer­do­te.

Res­pec­to a las cau­sas chi­le­nas, una es­tá abier­ta en La Se­re­na y la otra en Ran­ca­gua. Uno de los fis­ca­les que in­ves­ti­ga las cau­sas es el re­gio­nal de Ran­ca­gua, Emiliano Arias.

Her­nán Go­doy, de­nun­cian­te de Cox, sos­tie­ne que con la de­ci­sión del Pa­pa se ter­mi­na un pro­ce­so: “Me pa­re­ce muy bien que ya Cox no per­te­nez­ca a la Igle­sia. Era un señor muy im­por­tan­te den­tro de la Igle­sia y en eso vi­vió re­fu­gia­do tan­tos años. Es­toy muy agra­de­ci­do del Pa­pa Fran­cis­co, yo lo que más pe­día era que él to­ma­ra una es­co­ba gran­de y ba­rrie­ra to­da es­ta ba­su­ra den­tro de la Igle­sia y eso es lo que es­tá ha­cien­do”.

Fren­te a la de­ci­sión de Fran­cis­co, a tra­vés de una de­cla­ra­ción pú­bli­ca fir­ma­da por el ar­zo­bis­po de San­tia­go Ri­car­do Ez­za­ti, la Con­fe­ren­cia Epis­co­pal pi­dió per­dón “en nom­bre de los obis­pos y de la Igle­sia” a las víc­ti­mas de vio­len­cia se­xual por par­te de re­li­gio­sos, a sus fa­mi­lias y co­mu­ni­da­des. ●

“No ha­bía an­te­ce­den­tes, pe­ro an­te una de­nun­cia que re­ci­bí en­tre­gué la in­for­ma­ción a la San­ta Se­de”.

CAR­LOS PELLEGRIN

EXO­BIS­PO DE CHI­LLÁN

“Es iné­di­to. Fran­cis­co no so­lo acep­ta re­nun­cias o los re­mue­ve, los ex­pul­sa del es­ta­do cle­ri­cal”.

MAR­CE­LO GIDI

SA­CER­DO­TE Y CANONISTA

“Me pa­re­ce muy bien que ya Cox no per­te­nez­ca a la Igle­sia. Cox vi­vió re­fu­gia­do mu­chos años”.

HER­NÁN GO­DOY

DE­NUN­CIAN­TE DE COX

► El exo­bis­po Fran­cis­co Cox den­tro de una re­si­den­cia en Ale­ma­nia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.