Cu­bi­llos: “Am­bas ver­sio­nes del pro­yec­to Au­la Se­gu­ra garantizan el de­bi­do pro­ce­so”

Tras una se­ma­na mar­ca­da por las po­lé­mi­cas en torno a Au­la Se­gu­ra y la vio­len­cia en los co­le­gios, la au­to­ri­dad ex­pli­ca los prin­ci­pios de su pro­yec­to, su ne­ce­si­dad y las di­fe­ren­cias con la le­gis­la­ción pe­nal.

La Tercera - - PORTADA - Car­los Said

18-19

Es­ta fue una se­ma­na le­gis­la­ti­va com­ple­ja pa­ra el Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción: el pro­yec­to es­tre­lla de esa car­te­ra, Au­la Se­gu­ra, que bus­ca re­du­cir de 25 a 5 los días de ex­pul­sión de es­co­la­res que co­me­tan he­chos de vio­len­cia o por­ten ar­te­fac­tos ex­plo­si­vos, fue ca­li­fi­ca­do de in­cons­ti­tu­cio­nal por la Co­mi­sión de Cons­ti­tu­ción del Se­na­do, abrien­do una pug­na en­tre el ofi­cia­lis­mo y la opo­si­ción, que in­clu­yó acu­sa­cio­nes de blo­queo y un am­plio des­plie­gue del go­bierno. En es­ta en­tre­vis­ta, la mi­nis­tra Mar­ce­la Cu­bi­llos de­fien­de su pro­yec­to y ha­bla so­bre có­mo abor­dar la vio­len­cia.

Cum­plió dos me­ses en el Mi­ne­duc. ¿Es­ta fue su peor se­ma­na?

Al re­vés, es­ta fue una bue­na se­ma­na, por­que par­tió con un blo­queo que exis­tía en el Con­gre­so a tra­mi­tar es­te pro­yec­to y ter­mi­nó con la opo­si­ción ci­tan­do a se­sio­nes en la Co­mi­sión de Edu­ca­ción, que es por don­de se de­bió par­tir en un ini­cio. Ya lle­va­ban dos se­ma­nas evi­tan­do la tra­mi- ta­ción, por­que en­via­ron el pro­yec­to a Cons­ti­tu­ción. Lo­gra­mos que la opo­si­ción ce­die­ra.

¿A qué atri­bu­ye el blo­queo que acu­sa de par­te de la opo­si­ción?

Sien­to que cuan­do pre­sen­ta­mos es­ta ley les re­sul­tó in­có­mo­da y ellos in­ten­ta­ron al­go que yo nun­ca ha­bía vis­to, que es es­te re­tar­do en la dis­cu­sión al lle­var el pro­yec­to a la Co­mi­sión de Cons­ti­tu­ción. Y ahí, tres se­na­do­res de opo­si­ción de­cla­ra­ron su opi­nión, que por res­pe­ta­ble que sea, es sim­ple­men­te una opi­nión, por­que el úni­co ór­gano ca­paz de de­cla­rar la inconstitucionalidad de un pro­yec­to es el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal.

Pe­ro igual­men­te se ad­vir­tió la inconstitucionalidad, por­que no ha­bía un me­ca­nis­mo de ape­la­ción pa­ra los es­tu­dian­tes.

El pro­yec­to es cons­ti­tu­cio­nal por­que res­pe­ta y ga­ran­ti­za los de­re­chos cons­ti­tu­cio­na­les de dar se­gu­ri­dad a la co­mu­ni­dad edu­ca­ti­va, dar el de­re­cho de edu­ca­ción a to­dos los es­tu­dian­tes y el de­re­cho al de­bi­do pro­ce­so. Pe­ro ade­más es cons­ti­tu­cio­nal por­que la Cons­ti­tu­ción im­po­ne al Es­ta­do el de­ber dar pro­tec­ción a la po­bla­ción.

Pe­ro no es­ta­ba la ape­la­ción y de he­cho us­te­des in­gre­sa­ron una in­di­ca­ción pa­ra co­rre­gir eso.

Am­bas ver­sio­nes del pro­yec­to, el ini­cial y el que tie­ne la in­di­ca­ción, garantizan lo que es el de­bi­do pro­ce­so en ma­te­ria es­co­lar. Es­to es, que el es­tu­dian­te ten­ga de­re­cho a ser oí­do, que co­noz­ca los car­gos que se le es­tán ha­cien­do y que pue­da ha­cer sus des­car­gos, op­cio­nes que es­ta­ban des­de el ini­cio en el pro­yec­to; y que la de­ci­sión pue­da ser re­vi­sa­da. To­das es­tas eta­pas se cum­plen en el pro­yec­to ori­gi­nal y ade­más las pu­si­mos ex­plí­ci­tas en la in­di­ca­ción, pa­ra que no cu­pie­ra nin­gu­na du­da.

Aho­ra el pro­yec­to se­rá re­vi­sa­do en la Co­mi­sión de Edu­ca­ción, pe­ro us­ted cues­tio­nó que se in­vi­te a tan­tos ex­po­si­to­res, ¿cree que hay un nue­vo blo­queo?

Es cla­ra­men­te un in­ten­to de di­la­tar, por­que to­dos sa­be­mos que cuan­do el Con­gre­so quie­re sa­car una ley, y es­ta es de sen­ti­do co­mún, en­cuen­tra los me­ca­nis­mos pa­ra ha­cer­lo. En­ton­ces cuan­do uno ve que los par­la­men­ta­rios del go­bierno pi­den ci­tar a cua­tro per­so­nas y los de opo­si­ción pi­den ci­tar a cua­ren­ta pa­ra un pro­yec­to de ley de un so­lo ar­tícu­lo, uno ve mu­cho la in­ten­ción de no sa­car es­to con ra­pi­dez.

Ra­zo­nes de la vio­len­cia

¿Cree que con la ex­pul­sión y tras­la­do de un es­co­lar se so­lu­cio­na la vio­len­cia? ¿Si se ex­pul­sa a los “ove­ro­les blan­cos”, se aca­ba­rá la vio­len­cia en el INBA?

Cuan­do se di­ce que el pro­yec­to no so­lu­cio­na el pro­ble­ma de fon­do, no se es­tá con­si­de­ran­do el pro­ble­ma de fon­do que tie­ne ese li­ceo en par­ti­cu­lar, y ese li­ceo hoy tie­ne es­tu­dian­tes que co­me­ten he­chos de vio­len­cia. Y cuan­do un di­rec­tor pue­de ac­tuar con

INCONSTITUCIONALIDAD “Tres se­na­do­res de opo­si­ción de­cla­ra­ron su opi­nión, que por res­pe­ta­ble que sea, es sim­ple­men­te una opi­nión”.

fir­me­za, se so­lu­cio­na el pro­ble­ma de ese li­ceo. Ade­más, ese alumno apar­te de en­fren­tar las san­cio­nes pe­na­les, en­fren­ta­rá la san­ción de la ex­pul­sión, se­rá se­pa­ra­do de los com­pa­ñe­ros con los que ha in­ter­ac­tua­do y ten­drá más po­si­bi­li­da­des, qui­zás, de de­jar el ca­mino de vio­len­cia.

¿Cuál se­rá la ayu­da que le da­rá el Es­ta­do a ese es­tu­dian­te?

La Ley de In­clu­sión ga­ran­ti­za que to­dos los es­ta­ble­ci­mien­tos que re­ci­ben sub­ven­ción y tie­nen cu­pos de­ben acep­tar al alumno que pos­tu­le. No­so­tros es­ta­mos pro­cu­ran­do a tra­vés de la Se­re­mi de Edu­ca­ción el con­ver­sar con los di­rec­to­res y sos­te­ne­do­res, pa­ra que el co­le­gio que re­ci­ba al alumno ten­ga buen ni­vel de con­vi­ven­cia es­co­lar y un buen apo­yo psi­co­so­cial. Pe­ro na­da de eso fun­cio­na si no es­tán tam­bién los pa­dres y las fa­mi­lias com­pro­me­ti­das.

¿Y có­mo fun­cio­na­rá el tras­la­do? Por­que qui­zás ha­brá co­le­gios que no que­rrán re­ci­bir a alum­nos ex­pul­sa­dos por he­chos vio­len­tos.

En con­cre­to, lo que ha fun­cio­na­do con los alum­nos ex­pul­sa­dos del Li­ceo de Apli­ca­ción es que la se­re­mi se po­ne en con­tac­to con los es­tu­dian­tes y los pa­dres, y sir­ve de víncu­lo con los co­le­gios. Aho­ra, los pa­dres pue­den pos­tu­lar­los al co­le­gio que es­ti­men con­ve­nien­te si exis­ten va­can­tes.

Más allá de Au­la Se­gu­ra y es­tos he­chos pun­tua­les, ¿có­mo se pue­de abor­dar la vio­len­cia sis­té­mi­ca?

Soy en­fá­ti­ca en de­cir que los ca­sos que abor­da Au­la Se­gu­ra no son de pro­ble­mas de con­vi­ven­cia es­co­lar, sino de vio­len­cia. Lan­zar una mo­lo­tov es un pro­ble­ma de vio­len­cia. Y nun­ca he­mos que­ri­do que am­bas co­sas se abor­den de la mis­ma ma­ne­ra, por­que se­ría in­jus­to con los jó­ve­nes que de ver­dad tie­nen un pro­ble­ma de adap­ta­ción o de con­vi­ven­cia, lo que se tie­ne que tra­tar de otra ma­ne­ra. Ca­da es­cue­la tie­ne sus en­car­ga­dos y ma­nua­les de con­vi­ven­cia, y no­so­tros, co­mo mi­nis­te­rio, que­re­mos, a tra­vés de pro­gra­mas es­pe­cí­fi­cos, se­guir apo­yan­do esa la­bor.

¿No le pa­re­ce que la ex­pul­sión pue­de ge­ne­rar más se­gre­ga­ción?

No, por­que aquí tam­bién hay que con­si­de­rar lo que di­cen los pro­pios li­ceos em­ble­má­ti­cos y los pa­dres de esos li­ceos. Di­cen que por qué tie­nen que sa­car ellos a sus hi­jos de ese li­ceo, o por qué ese pro­fe­sor tie­ne que ir­se a otro co­le­gio pa­ra te­ner las ga­ran­tías de se­gu­ri­dad. Nos pa­re­ce ló­gi­co que el es­tu­dian­te que de­ci­da au­to­mar­gi­nar­se sea el ex­pul­sa­do, y no que los otros es­tu­dian­tes se vean obli­ga­dos a de­jar el li­ceo, que es qui­zás el li­ceo al que qui­sie­ron pos­tu­lar to­da su vi­da.

¿Us­ted cree que ese es­tu­dian­te de­ci­dió au­to­mar­gi­nar­se?

Un es­tu­dian­te que lan­za una mo­lo­tov al in­te­rior del co­le­gio o que agre­de ro­cian­do con ben­ci­na a un pro­fe­sor, ob­via­men­te es un es­tu­dian­te que de­ci­dió au­to­mar­gi­nar­se de su pro­pio li­ceo.

Me­ca­nis­mos del pro­yec­to

¿Por qué di­ce que hoy no exis­ten me­ca­nis­mos pa­ra ex­pul­sar?

Por­que hoy exis­ten so­lo si los re­gla­men­tos in­ter­nos de los co­le­gios los con­tem­plan. Por lo tan­to, lo que es­ta­mos ha­cien­do es po­ner es­tos he­chos a ni­vel le­gal. In­de­pen­dien­te­men­te de lo que di­gan los re­gla­men­tos in­ter­nos, an­te es­tos ca­sos el di­rec­tor de­be­rá ex­pul­sar al alumno con­for­me al pro­ce­di­mien­to se­ña­la­do. Hoy se pue­de ex­pul­sar a un alumno, pe­ro so­lo si la cau­sal es­tá en el re­gla­men­to.

¿No se­ría más fá­cil mo­di­fi­car los re­gla­men­tos pa­ra que con­tem­plen los he­chos de vio­len­cia?

Es­to no pue­de de­pen­der de de­ci­sio­nes in­ter­nas de los es­ta­ble­ci­mien­tos. Es­to tie­ne que es­tar en la ley, por­que es­ta­mos ha­blan­do de es­tu­dian­tes que co­me­ten dos he­chos que son de ex­tre­ma gra­ve­dad (agre­sio­nes y por­te de ar­te­fac­tos ex­plo­si­vos), que ade­más son de­li­tos. Tie­ne que es­tar es­ta­ble­ci­do a ni­vel le­gal el de­re­cho y el de­ber del di­rec­tor a ex­pul­sar.

Y si se bus­ca abor­dar los de­li­tos, ¿no es me­jor usar los ins­tru­men­tos que ya exis­ten, co­mo la Ley de Res­pon­sa­bi­li­dad Pe­nal Ado­les­cen­te?

Son ca­mi­nos que co­rren de for­ma pa­ra­le­la y se­pa­ra­da, por­que aquí el es­tu­dian­te que sea sor­pren­di­do con una mo­lo­tov al in­te­rior de un co­le­gio, ten­drá que en­fren­tar su res­pon­sa­bi­li­dad pe­nal y se­guir su jui­cio pe­nal. Pe­ro aho­ra el di­rec­tor, fren­te a es­tas fal­tas, no tie­ne las he­rra­mien­tas ade­cua­das pa­ra se­pa­rar­lo de in­me­dia­to del co­le­gio y ex­pul­sar­lo, in­de­pen­dien­te­men­te de los re­gla­men­tos.

El vi­deo de los es­tu­dian­tes agre­dien­do al ca­ra­bi­ne­ro ayu­dó al go­bierno a ins­ta­lar la ne­ce­si­dad de le­gis­lar es­te pro­yec­to. Pe­ro esa agre­sión no es par­te de Au­la Se­gu­ra...

El es­tu­dian­te de ove­rol blan­co lan­za­ba bom­bas mo­lo­tov en las in­me­dia­cio­nes, y ese he­cho (el por­te de bom­bas) sí es­tá san­cio­na­do en Au­la Se­gu­ra. Lo que no­so­tros que­re­mos es que con es­ta ley y con las he­rra­mien­tas pa­ra im­po­ner dis­ci­pli­na y ase­gu­rar a la co­mu­ni­dad, oja­lá no ten­ga­mos que ver nun­ca más a ca­ra­bi­ne­ros en­tran­do a los li­ceos, arries­gan­do su vi­da.

La opo­si­ción acu­só que los re­cur­sos pa­ra con­vi­ven­cia es­co­lar cae­rán un 17% el pró­xi­mo año. ¿Es­tán pen­san­do en re­ver­tir eso?

Los re­cur­sos des­ti­na­dos a ini­cia­ti­vas aso­cia­das a la con­vi­ven­cia es­co­lar no dis­mi­nui­rán. En la Ley de Pre­su­pues­tos 2019 se ve re­fle­ja­do un me­nor mon­to que lo que ha­bía es­te año, por­que cier­tas ac­cio­nes que an­tes se fi­nan­cia­ban por es­ta asig­na­ción el pró­xi­mo año lo ha­rán a tra­vés de otras. Por ejem­plo, fue­ron tras­la­da­dos $ 103 mi­llo­nes des­de esa lí­nea al Cen­tro de Per­fec­cio­na­mien­to, Ex­pe­ri­men­ta­ción e In­ves­ti­ga­cio­nes Pe­da­gó­gi­cas (CPEIP), pa­ra la ela­bo­ra­ción de cur­sos de per­fec­cio­na­mien­to do­cen­te pa­ra tra­ba­jar la con­vi­ven­cia es­co­lar.

PRIN­CI­PIOS DEL PRO­YEC­TO “Los ca­sos que abor­da Au­la Se­gu­ra no son de pro­ble­mas de con­vi­ven­cia es­co­lar, sino de vio­len­cia. Lan­zar una mo­lo­tov es un pro­ble­ma de vio­len­cia”.

SAN­CIÓN A VIOLENTISTAS “(La ex­pul­sión por he­chos de vio­len­cia) no pue­de de­pen­der de de­ci­sio­nes in­ter­nas de los es­ta­ble­ci­mien­tos. Es­to tie­ne que es­tar en la ley”.

►La mi­nis­tra lla­ma a que la opo­si­ción co­la­bo­re en apro­bar el pro­yec­to y en­tre­gar­les he­rra­mien­tas a los di­rec­to­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.