Cua­dra: “Va­rias ve­ces con­ver­sa­mos de los de­te­ni­dos des­apa­re­ci­dos con Pi­no­chet”

Fran­cis­co Ja­vier Cua­dra Ex­mi­nis­tro del go­bierno de Pi­no­chet en­tre 1984 y 1987: Cua­dra afir­ma ha­ber­le di­cho, en el úl­ti­mo diá­lo­go que tu­vo con el ex­ge­ne­ral so­bre la ma­te­ria, que no se hi­zo lo co­rrec­to y que es­te le con­tes­tó que “no siem­pre se pue­de ha­cer

La Tercera - - PORTADA - Mar­ta Sán­chez Leiva

10-11

DE­TEN­CIÓN EN LON­DRES

“Le co­men­té que la jus­ti­cia es­pa­ño­la y bri­tá­ni­ca lo ha­bían de­ja­do en un es­ta­do de vul­ne­ra­bi­li­dad ab­so­lu­ta, que al re­gre­sar a Chi­le la jus­ti­cia iba a ha­cer con él lo que nun­ca an­tes hi­zo”.

La tar­de del sá­ba­do 2 de di­ciem­bre de 2006, el ex­ge­ne­ral Au­gus­to Pi­no­chet le pi­de a Fran­cis­co Ja­vier Cua­dra con­ver­sar a so­las. Se pa­ran de la me­sa del co­me­dor don­de to­ma­ban el té jun­to a otras cua­tro per­so­nas, y ca­mi­nan len­ta­men­te ha­cia el es­cri­to­rio del ex­pre­si­den­te, pa­san­do por un pe­que­ño jar­dín de ro­sas que cul­ti­va­ba la due­ña de ca­sa, Lu­cía Hi­riart.

Fue el úl­ti­mo en­cuen­tro. So­lo un par de ho­ras des­pués, el ex­co­man­dan­te en je­fe del Ejér­ci­to fue in­ter­na­do de ur­gen­cia en el Hos­pi­tal Mi­li­tar por un in­far­to agu­do al mio­car­dio y un ede­ma pul­mo­nar, don­de mu­rió una se­ma­na más tar­de.

Pi­no­chet y Cua­dra se co­no­cie­ron cuan­do es­te úl­ti­mo es­ta­ba en se­gun­do año de De­re­cho de la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca. Años des­pués lo nom­bró mi­nis­tro se­cre­ta­rio ge­ne­ral de Go­bierno y la re­la­ción de con­fian­za que am­bos lo­gra­ron su­peró, in­clu­so, las di­fe­ren­cias que tu­vie­ron fren­te a tres hi­tos: el aten­ta­do de 1986, el plebiscito de 1988 y la de­ten­ción en Lon­dres en 1998.

Es­te mar­tes se cum­plen 20 años des­de la de­ten­ción de Pi­no­chet en Lon­dres. Us­ted se reunió con él en Vir­gi­nia Wa­ter, don­de se en­con­tra­ba de­te­ni­do, ¿qué con­ver­sa­ron?

Él me pi­dió que lo fue­ra a ver, por­que que­ría sa­ber mi opi­nión so­bre su si­tua­ción. Ahí le di­je que no ha­bía que po­ner el cen­tro de gra­ve­dad en la cues­tión de Gar­zón, por­que era ob­via la ma­ni­pu­la­ción po­lí­ti­ca que exis­tía. Le co­men­té que la jus­ti­cia es­pa­ño­la y bri­tá­ni­ca lo ha­bían de­ja­do en un es­ta­do de vul­ne­ra­bi­li­dad ab­so­lu­ta, que al re­gre­sar a Chi­le la jus­ti­cia chi­le­na iba a ha­cer res­pec­to de él lo que nun­ca an­tes hi­zo y eso era muy gra­ve, da­da la edad que te­nía, y que la len­ti­tud de la tra­mi­ta­ción ju­di­cial po­día sig­ni­fi­car que lle­ga­ra has­ta su muer­te en esa si­tua­ción. Y co­mo ejem­plo le men­cio­né su re­cuer­do de la Ala­me­da y cuá­les ha­bían si­do las tra­yec­to­rias vi­ta­les de las es­ta­tuas de La Mo­ne­da, que fun­da­men­tal­men­te en­sal­za­ban la for­ma­ción de la In­de­pen­den­cia de la Re­pú­bli­ca. Y ha­bla­mos en de­ta­lle de los ca­sos de O’Hig­gins, Por­ta­les, Bal­ma­ce­da, e in­clu­so con­ver­sa­mos de la muer­te de Allen­de.

¿Y cuál fue su opi­nión?

Él es­ta­ba muy con­mo­cio­na­do, con sig­nos de de­pre­sión, y te­nía una lec­tu­ra di­fe­ren­te: que­ría vol­ver a Chi­le por­que en sus úl­ti­mos años que­ría te­ner una vi­da de abue­lo.

Pe­se a la con­fian­za que el ex­pre­si­den­te le te­nía, us­ted ha di­cho que sa­lió del ga­bi­ne­te por­que no es­tu­vo de acuer­do con la fór­mu­la del plebiscito, ya que las en­cues­tas da­ban por per­di­do el Sí. ¿Por qué Pi­no­chet no le cre­yó?

Hay un fac­tor que no es­ta­ba en la pla­ni­fi­ca­ción y que fue de­ter­mi­nan­te: el im­pac­to que tie­ne en el Pre­si­den­te el aten­ta­do del 7 de sep­tiem­bre del 86. En ese mo­men­to él te­nía 71 años, mu­rie­ron cin­co de sus es­col­tas y co­mo mi­li­tar le pro­du­ce un efec­to hu­mano de­vas­ta­dor. Creo que eso afec­tó mu­chí­si­mo al Pre­si­den­te en lo que son sen­ti­mien­tos, emo­cio­nes y sus reflexiones más per­so­na­les. Cuan­do yo le pre­sen­té la op­ción (elec­cio­nes abier­tas) en no­viem­bre, dos me­ses des­pués del aten­ta­do, me que­dé con la im­pre­sión de que no era el mis­mo Pi­no­chet

con el que ha­bía­mos tra­ba­ja­do an­tes.

¿Cuál fue el cam­bio con­cre­to que us­ted vio?

En las ho­ras in­me­dia­tas al aten­ta­do di­ría que una emo­ción muy fuer­te, lo que más do­lía en su re­cuer­do fue có­mo vio mo­rir a su gen­te. Par­ti­cu­lar­men­te, lo del lan­za­cohe­te que gol­peó el au­to que iba ade­lan­te de la co­mi­ti­va a una tem­pe­ra­tu­ra muy al­ta, por lo tan­to, vio có­mo se que­ma­ban las per­so­nas. Cuan­do él vuel­ve al otro día a La Mo­ne­da, es­tu­ve por lo me­nos tres ve­ces so­lo con él en su ofi­ci­na y es­ta­ba muy emo­cio­na­do, que­bra­do hu­ma­na­men­te, muy afec­ta­do. Y a las se­ma­nas si­guien­tes, des­pués de la Pa­ra­da Mi­li­tar del 19 de sep­tiem­bre, con la se­ño­ra Lu­cía se fue­ron a Ce­rro Cas­ti­llo, fui a al­mor­zar con ellos y el Pre­si­den­te es­ta­ba to­da­vía afec­ta­do. En tér­mi­nos de aná­li­sis, lo que sin­tió fue la vul­ne­ra­bi­li­dad, ya no era la per­so­na se­gu­ra de an­tes, en­tró en su vi­da una va­ria­ble que no es­ta­ba.

¿Es­te he­cho, a su jui­cio, ha­ce que él se in­cli­ne por la op­ción del plebiscito?

Hu­bo gen­te a su al­re­de­dor que le­yó el aten­ta­do fa­lli­do co­mo una es­pe­cie de se­ñal su­pe­rior. De que él era im­pres­cin­di­ble pa­ra el país, lo que creo fue una lec­tu­ra in­co­rrec­ta de los efec­tos de un aten­ta­do. Es­te se pro­du­ce por­que hay fa­llas en el sis­te­ma de se­gu­ri­dad, no por­que es­té al­gu­na fuer­za su­pe­rior, no te­rre­nal, in­ter­vi­nien­do en la his­to­ria hu­ma­na, eso no es así.

¿Quién le hi­zo esa lec­tu­ra?

Mu­chas per­so­nas, al­gu­nos que aho­ra di­cen ser pa­dres del No.

Re­to­me­mos cuan­do us­ted le pre­sen­ta en no­viem­bre, des­pués del aten­ta­do, las dos fór­mu­las elec­to­ra­les: plebiscito y elec­cio­nes abier­tas, ¿qué le res­pon­dió?

Que lo con­ver­sá­ra­mos des­pués de la vi­si­ta del Pa­pa, abril del 87, va­le de­cir, seis me­ses des­pués. Ahí me di cuen­ta de que mi es­tre­lla po­lí­ti­ca ha­bía co­men­za­do a de­caer, no ha­bía si­do lo mis­mo el 84 ni el 85. Me to­có di­se­ñar y es­truc­tu­rar va­rios cam­bios de ga­bi­ne­te, pe­ro des­de fi­nes del 84 en ade­lan­te me di cuen­ta de que mi es­tre­lla ha­bía pa­sa­do. Cuan­do, efec­ti­va-

men­te, el Pa­pa Juan Pa­blo II se va de Chi­le, en la pri­me­ra se­ma­na de abril, el Pre­si­den­te me co­mu­ni­có que iba a ha­cer un cam­bio de ga­bi­ne­te, lo que sig­ni­fi­ca­ba que el ti­tu­lar de Ode­plan pa­sa­ba a ser el vi­ce­can­ci­ller Fran­cis­co Ra­mí­rez Mi­glias­si, y en Ode­plan en­tró Ser­gio Mel­nick.

¿No tu­vo par­ti­ci­pa­ción en ese ga­bi­ne­te?

No, des­de no­viem­bre del 84 en ade­lan­te sí, pe­ro en es­te úl­ti­mo, no.

La po­lí­ti­ca es sin llo­rar…

Sin llo­rar ni aper­nar­se.

Pe­ro us­ted si­guió sien­do vo­ce­ro has­ta ju­nio del 87.

Sí, aun­que era evi­den­te que ha­bía per­di­do el ne­xo más per­so­nal con el Pre­si­den­te. Le hi­ce pre­sen­te que no es­ta­ba de acuer­do con el cam­bio de ga­bi­ne­te. En­ten­día que ha­bía reunio­nes pa­ra tra­tar el te­ma del plebiscito a las cua­les no era in­vi­ta­do y tam­po­co me hu­bie­ra gus­ta­do ir, por­que no ha­bría po­di­do de­jar de de­cir mi opi­nión de que era un di­se­ño in­con­ve­nien­te e in­ne­ce­sa­rio. Por eso, le pre­sen­té al Pre­si­den­te mi re­nun­cia y en­tre abril y ju­nio va­rias ve­ces me pi­dió que si­guie­ra en el ga­bi­ne­te.

Pe­ro esos ges­tos no bas­ta­ron pa­ra que se que­da­ra.

De abril a ju­nio fue una es­pe­cie de atrás pa­ra ade­lan­te, más que na­da por las con­fian­zas per­so­na­les que exis­tían. Con­fian­za que va­lo­ro mu­cho, por­que in­clu­so la tu­vi­mos has­ta po­cos días an­tes de su muer­te. En la no­che en que él es lle­va­do al Hos­pi­tal Mi­li­tar, y mue­re días des­pués, fui­mos a to­mar té a su ca­sa so­la­men­te seis per­so­nas: él, Ser­gio Ri­llón, nues­tras se­ño­ras y yo. Des­pués de eso el Pre­si­den­te pi­dió ha­blar a so­las con­mi­go. Tu­vi­mos más de una ho­ra con­ver­san­do so­los.

¿Qué con­ver­sa­ron?

Co­men­zó di­cién­do­me que iba a mo­rir an­tes de lo que él y yo pen­sá­ba­mos. Y me di­jo: ‘No me quiero ir sin dar­le las gra­cias. Sé que us­ted ha pa­sa­do ma­los ra­tos por esa ra­zón. Yo le agra­dez­co mu­cho, por­que siem­pre me di­jo la ver­dad, pe­ro us­ted pue­de su­po­ner que sien­do Pre­si­den­te a uno la gen­te no le va a de­cir la ver­dad siem­pre’.

PLEBISCITO DE 1988

“Hay un fac­tor que no es­ta­ba en la pla­ni­fi­ca­ción y que fue de­ter­mi­nan­te: el im­pac­to que tie­ne en el Pre­si­den­te el aten­ta­do”.

DD.HH.

“No­so­tros, ya des­de el año 83 nos fui­mos abrien­do a co­la­bo­rar con Na­cio­nes Uni­das (...) y se so­me­tió al ré­gi­men del re­la­tor es­pe­cial”.

Des­pués me pre­gun­tó por mi fa­mi­lia, mi ma­tri­mo­nio, mis hi­jos, mis pa­pás, por mi tra­ba­jo y có­mo es­ta­ba eco­nó­mi­ca­men­te. Se preo­cu­pa­ba de esas co­sas, era co­mo un pa­dre. En un mo­men­to se sin­tió muy mal y me pi­dió que lla­ma­ra al mé­di­co. De he­cho, le co­lo­ca­ron una in­yec­ción. Eso de­bió ha­ber si­do a las 8 de la no­che y en la ma­dru­ga­da se lo lle­va­ron al hos­pi­tal.

Una de las gran­des crí­ti­cas que se le ha­cen al ré­gi­men mi­li­tar son las vio­la­cio­nes a los de­re­chos hu­ma­nos. ¿En esa úl­ti­ma con­ver­sa­ción o en al­gu­na otra eta­pa, con­ver­sa­ron de es­te te­ma?

La pri­me­ra vez que ha­blé con él de es­te te­ma fue el año 76, yo era es­tu­dian­te de se­gun­do año de De­re­cho de la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca y la gen­te del mo­vi­mien­to gre­mial, va­le de­cir, Jai­me Guz­mán, nos in­vi­ta­ron a to­mar té con el Pre­si­den­te. Él di­jo quiero oír qué pien­sa la ju­ven­tud y yo le pre­gun­té qué pa­sa­ba en el te­ma de los de­re­chos hu­ma­nos.

¿Y qué le con­tes­tó?

El ar­gu­men­to de él, yo nun­ca lo ha­bía pen­sa­do, fue en la si­guien­te lí­nea: ‘Yo soy co­man­dan­te en je­fe, es­ta­mos en una si­tua­ción de gue­rra, de con­flic­to, y soy res­pon­sa­ble de man­te­ner el te­rri­to­rio. Mi gen­te tie­ne que sa­lir mu­chas ve­ces en mi­sio­nes que son di­fí­ci­les, son pa­dres de fa­mi­lia, sa­len el lu­nes y pue­de que no vuel­van has­ta el jue­ves, no sa­ben si es­ta­rán vi­vos o muer­tos. La­men­ta­ble­men­te, la gue­rra es así. No­so­tros co­mo país te­ne­mos com­pro­mi­sos in­ter­na­cio­na­les, po­de­mos for­mar a la gen­te, po­de­mos dar­le ins­truc­ción, pe­ro yo no pue­do ga­ran­ti­zar que cuan­do se pro­du­cen en­fren­ta­mien­tos el fac­tor hu­mano apa­rez­ca y se pro­duz­can si­tua­cio­nes que son in­de­sea­bles’.

¿Hu­bo otra opor­tu­ni­dad?

La pró­xi­ma vez que es­tu­ve con­ver­san­do con él fue ca­si ocho años des­pués, cuan­do en­tré al ga­bi­ne­te. Nos jun­tá­ba­mos los mar­tes en la ma­ña­na, a las 9.30. Ahí va­rias ve­ces con­ver­sa­mos del te­ma, par­ti­cu­lar­men­te el te­ma de los de­te­ni­dos des­apa­re­ci­dos. Y en esa úl­ti­ma con­ver­sa-

ción, po­co an­tes de que él mu­rie­ra, cuan­do me plan­teó el te­ma de que yo siem­pre le ha­bía di­cho la ver­dad, le di­je que pa­ra mí era muy im­por­tan­te que él su­pie­ra bien cuál era el fon­do de mis ar­gu­men­tos so­bre el te­ma y que no era so­lo en lo po­lí­ti­co, no en lo pro­fe­sio­nal, ni si­quie­ra en la cues­tión éti­ca ju­rí­di­ca, era en la cues­tión an­tro­po­ló­gi­ca. Va­le de­cir, en las cul­tu­ras a las que Chi­le per­te­ne­ce, los muer­tos son res­pe­ta­dos y las fa­mi­lias tie­nen de­re­cho a se­pul­tar a sus muer­tos. De ma­ne­ra que ese es un va­lor su­pe­rior siem­pre, que en cual­quier ca­so obli­ga. Le re­cor­dé al Pre­si­den­te que hay un pa­sa­je muy im­por­tan­te en uno de los tex­tos fun­da­men­ta­les de nues­tra cul­tu­ra: La

Ilia­da. Cuan­do mue­re Pa­tro­clo to­da­vía no es se­pul­ta­do, él va don­de Aqui­les su ami­go y le pi­de que por fa­vor lo se­pul­te, por­que su al­ma no pue­de es­tar tran­qui­la. En­ton­ces, le di­je que esos son va­lo­res muy esen­cia­les y la ver­dad es que a us­ted le cons­ta que has­ta el día de hoy te­ne­mos pro­ble­mas por esa si­tua­ción, por­que no se hi­zo lo co­rrec­to.

¿Y el ex­pre­si­den­te qué le res­pon­dió cuan­do us­ted le di­jo que no se hi­zo lo co­rrec­to?

No siem­pre se pue­de ha­cer lo que uno qui­sie­ra.

¿Él es­ta­ba cons­cien­te de que es­te era un te­ma pen­dien­te?

Yo di­ría que sí. Es­to fue el año 2006, uno ve có­mo pa­san los años y la vi­da va or­de­nan­do las co­sas en la me­di­da en que uno se acer­ca a la otra vi­da.

En­ton­ces, sí se sa­bía y se con­ver­sa­ba en ese tiem­po so­bre las vio­la­cio­nes a los de de­re­chos hu­ma­nos, por­que hoy mu­chos di­cen que nun­ca su­pie­ron na­da.

Lo que pa­sa es que hay que ha­cer aquí una dis­tin­ción, la reali­dad ocu­rre día a día y uno en el día no tie­ne to­da la in­for­ma­ción. To­dos sa­be­mos que ni el es­fuer­zo que se hi­zo con el In­for­me Ret­tig ni el es­fuer­zo de la Co­mi­sión Va­lech han lo­gra­do iden­ti­fi­car si­tua­cio­nes que son do­lo­ro­sas pa­ra mu­chos chi­le­nos y que co­mo so­cie­dad nos man­tie­nen to­da­vía muy di­vi­di­dos y en­fren­ta­dos. No­so­tros, ya des­de el año 83 nos fui­mos abrien­do a co­la­bo­rar con Na­cio­nes Uni­das en ma­te­ria de DD.HH. y se so­me­tió al ré­gi­men del re­la­tor es­pe­cial. Hay un ca­so que ocu­rrió en esa épo­ca que es el de los de­go­lla­dos, en que el go­bierno se em­pe­ñó en el es­cla­re­ci­mien­to ju­rí­di­co del te­ma a fon­do des­de que ocu­rren los he­chos, a fi­nes de mar­zo del 85. No­so­tros co­la­bo­ra­mos ac­ti­va­men­te en esa in­ves­ti­ga­ción y la de­ci­sión po­lí­ti­ca, una vez que se so­me­te a pro­ce­so a ofi­cia­les de Ca­ra­bi­ne­ros, pasó por la re­nun­cia del ge­ne­ral di­rec­tor de Ca­ra­bi­ne­ros, Cé­sar Men­do­za.

No fue la mis­ma po­si­ción que adop­ta­ron con la lla­ma­da Ope­ra­ción Al­ba­nia…

En la Ope­ra­ción Al­ba­nia hu­bo una di­fe­ren­cia de opi­nio­nes en­tre la CNI y el equi­po po­lí­ti­co, y par­ti­cu­lar­men­te con­mi­go, que era res­pon­sa­ble de co­mu­ni­ca­cio­nes del go­bierno, por­que de­ci­dí que La Mo­ne­da no emi­ti­ría una opi­nión fa­vo­ra­ble a la ac­ción de los or­ga­nis­mos de se­gu­ri­dad en esa si­tua­ción. Yo no te­nía la con­vic­ción de que hu­bie­ra una con­sis­ten­cia ju­rí­di­ca ope­ra­ti­va su­fi­cien­te con car­go al de­ber de la au­to­ri­dad en ma­te­rias

de or­den y se­gu­ri­dad. Co­mo de he­cho lo de­mos­tró el pro­ce­so que años des­pués lle­vó a sen­ten­cias de­fi­ni­ti­vas so­bre la ma­te­ria.

¿Hu­bo una po­lí­ti­ca de Es­ta­do res­pec­to de las vio­la­cio­nes a los de­re­chos hu­ma­nos?

No, yo di­ría que co­mo po­lí­ti­ca de Es­ta­do, no. Lo que pa­sa es que el 11 de sep­tiem­bre se pro­du­ce una rup­tu­ra del or­den ins­ti­tu­cio­nal com­ple­ta.

Vol­va­mos a su sa­li­da del ga­bi­ne­te, que fue en los pri­me­ros días de ju­lio de 1987. Pi­no­chet le di­ce es­to no va más…

Acor­da­mos que no si­go en el ga­bi­ne­te por­que no es­toy de acuer­do con la po­lí­ti­ca pa­ra el plebiscito y él me pi­dió cua­tro ve­ces que me fue­ra a la San­ta Se­de en Ro­ma co­mo em­ba­ja­dor; fi­nal­men­te lo acep­té.

Con su sa­li­da, ¿quién se in­te­gra al círcu­lo de con­fian­za del ex­pre­si­den­te, Ser­gio Mel­nick, por ejem­plo?

Mel­nick en­tró en el círcu­lo de con­fian­za del Pre­si­den­te. Él no fue, co­mo di­ce, un mi­nis­tro muy mar­gi­nal. Él era un mi­nis­tro prin­ci­pal y res­pon­sa­ble de las de­fi­ni­cio­nes po­lí­ti­cas ha­cia el plebiscito y en otras co­sas tam­bién. Ten­go la im­pre­sión de que él pu­do ha­ber in­flui­do mu­cho en el epi­so­dio de la rec­to­ría de (Jo­sé Luis) Fe­de­ri­ci de la Uni­ver­si­dad de Chi­le en­tre agos­to y oc­tu­bre de 1987, por ejem­plo.

¿Por qué?

Por an­te­ce­den­tes de la épo­ca, in­clu­so es­tá en los me­dios. Me lla­mó la aten­ción que di­je­ra que ha­bía en­tra­do al ga­bi­ne­te en ju­nio, él en­tró en abril. Pen­san­do que yo po­día te­ner ma­la me­mo­ria re­vi­sé Goo­gle y apa­re­ce ahí en la pá­gi­na de Ode­plan que en­tró en abril.

Mel­nick en la en­tre­vis­ta que se le hi­zo en La Ter­ce­ra PM di­ce que us­ted tie­ne un his­to­rial re­la­ti­va­men­te os­cu­ro, que es­tá de­li­ran­do...

A ver, ese día me lla­mó un abo­ga­do muy ami­go mío y me di­jo ‘es­to es in­ju­ria’, y yo le di­je es po­si­ble, pe­ro es­to no es de­re­cho, es­to es pos­tu­ra, por­que la ver­dad, yo creo que te­ne­mos mu­chas di­fe­ren­cias con él y las di­fe­ren­cias son cul­tu­ra­les. En lo po­lí­ti­co, yo soy por­ta­liano y, por lo tan­to, pri­vi­le­gia­mos el ha­cer co­sas, el es­tar en la som­bra, en la tras­tien­da, en la pe­ri­fe­ria y no es­tar en el bri­llo ni en la lu­mi­na­ria. Yo, en mi tra­ba­jo de aná­li­sis po­lí­ti­co an­tes, du­ran­te, des­pués del mi­nis­te­rio y has­ta el día de hoy, pri­vi­le­gio co­mo mé­to­do la ra­cio­na­li­dad. Yo no soy ca­ba­lís­ti­co, no soy eso­té­ri­co, no soy mís­ti­co ni soy ale­gó­ri­co, y creo que en eso te­ne­mos una di­fe­ren­cia muy pro­fun­da con Mel­nick. Yo di­ría que soy más de in­fan­te­ría, pe­ro en el co­ra­zón soy de ca­ba­lle­ría.

¿Pe­se a que es­ta­ba en Ro­ma pa­ra el 5 de oc­tu­bre de 1988, tu­vo al­gún atis­bo de que no se re­co­no­ce­ría el triun­fo del No?

No, ni del sub­se­cre­ta­rio del In­te­rior (Al­ber­to Car­de­mil), ni de los ofi­cia­les del Ejér­ci­to de la Se­cre­ta­ría Ge­ne­ral de la Pre­si­den­cia.

¿Y por qué que­dó la sen­sa­ción de que has­ta úl­ti­mo mi­nu­to la Jun­ta Mi­li­tar se ne­ga­ba a re­co­no­cer el triun­fo del No?

El Pre­si­den­te des­pués que se en­te­ra del re­sul­ta­do por sus ofi­cia­les del Ejér­ci­to va al Mi­nis­te­rio del In­te­rior y ahí to­ma con­tac­to con los mi­nis­tros. Creo que el equi­po po­lí­ti­co no te­nía el di­se­ño de un plan B. Pien­so que de bue­na fe siem­pre pen­sa­ron que iban a ga­nar y no te­nían la op­ción pa­ra el ca­so de una de­rro­ta. Que­da­ron sor­pren­di­dos, cho­quea­dos.

En­ton­ces, ¿us­ted afir­ma que fue­ron los mi­li­ta­res quie­nes in­for­ma­ron al Pre­si­den­te del triun­fo del No y no Ser­gio Mel­nick?

Mi fuen­te res­pec­to de que el Pre­si­den­te el 5 de oc­tu­bre del 88 su­po por los mi­li­ta­res de la Se­cre­ta­ría Ge­ne­ral de la Pre­si­den­cia cuá­les eran las pro­yec­cio­nes de los re­sul­ta­dos a pri­me­ra ho­ra de la tar­de y que el re­sul­ta­do era que per­día el plebiscito, fue­ron los mi­li­ta­res y me lo con­fir­mó des­pués el Pre­si­den­te. Yo les creo más al Pre­si­den­te y a los mi­li­ta­res que a Mel­nick. Eso no quie­re de­cir que Mel­nick des­pués, en otro mo­men­to, le ha­ya di­cho, pe­ro el Pre­si­den­te Pi­no­chet su­po que el re­sul­ta­do era ne­ga­ti­vo por los mi­li­ta­res.

RE­NUN­CIA AL GA­BI­NE­TE

“Era evi­den­te que ha­bía per­di­do el ne­xo más per­so­nal con el Pre­si­den­te (...). En­ten­día que ha­bía reunio­nes pa­ra tra­tar el te­ma del plebiscito a las que no era in­vi­ta­do”.

ÚL­TI­MA CON­VER­SA­CIÓN CON PI­NO­CHET

“Co­men­zó di­cién­do­me que iba a mo­rir an­tes de lo que él y yo pen­sá­ba­mos (...). En un mo­men­to se sin­tió muy mal y me pi­dió que lla­ma­ra al mé­di­co”.

DI­FE­REN­CIAS CON MEL­NICK

“Yo no soy ca­ba­lís­ti­co, no soy eso­té­ri­co, no soy mís­ti­co ni soy ale­gó­ri­co, y creo que en eso te­ne­mos una di­fe­ren­cia muy pro­fun­da”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.