Con­se­je­ro del CDE y sa­li­da de Blan­co: “Se de­be nom­brar a al­guien de mé­ri­tos in­ta­cha­bles”

Tras la re­nun­cia de la ex­mi­nis­tra, el con­se­je­ro del or­ga­nis­mo Raúl Le­te­lier, ase­gu­ró que aho­ra “se de­be nom­brar a al­guien con mé­ri­tos in­ta­cha­bles”.

La Tercera - - PORTADA - C. Said, J. Ma­tus y E. Lu­na Chekh

20-21

“Pa­ra el Pre­si­den­te se vie­ne una ta­rea du­ra, por­que tie­ne que nom­brar a al­guien que ten­ga mé­ri­tos in­ta­cha­bles. Tie­ne que ser una per­so­na que ten­ga mé­ri­tos su­fi­cien­tes. Un con­se­je­ro tie­ne que ser una per­so­na que ten­ga ca­pa­ci­da­des téc­ni­cas pro­ba­das, con ex­pe­rien­cia en li­ti­gios y con un per­ga­mino su­fi­cien­te co­mo pa­ra per­te­ne­cer a es­ta ins­ti­tu­ción”.

Ese es el di­le­ma que se­gún Raúl Le­te­lier, in­te­gran­te del Con­se­jo de De­fen­sa del Es­ta­do (CDE), ten­drá que en­fren­tar Se­bas­tián Pi­ñe­ra tras la re­nun­cia de Ja­vie­ra Blan­co al or­ga­nis­mo, que dio a co­no­cer ayer en en­tre­vis­ta con El Mer­cu­rio, tras 20 me­ses de una po­lé­mi­ca ges­tión.

“Al CDE han lle­ga­do po­lí­ti­cos, ese no es un pro­ble­ma. Pe­ro siem­pre han si­do po­lí­ti­cos que han te­ni­do una gran tra­yec­to­ria ju­rí­di­ca en el área del de­re­cho”, agre­ga Le­te­lier, quien di­ce que in­de­pen­dien­te de la pe­ri­cia de Blan­co, a ella siem­pre le pe­só el ser cer­ca­na a la ex­pre­si­den­ta Ba­che­let. “Tie­ne que ha­ber aho­ra un nom­bra­mien­to que ten­ga otro signo, que ha si­do el signo del CDE de to­da la vi­da”, aña­de.

Es­te úl­ti­mo tiem­po no ha si­do fá­cil pa­ra el or­ga­nis­mo a car­go de la de­fen­sa de los in­tere­ses del Fis­co, pues se vio en­vuel­to in­di­rec­ta­men­te en ca­sos ju­di­cia­les en que se vin­cu­ló a la ex­mi­nis­tra de Jus­ti­cia, si­tua­ción que ter­mi­nó con la re­nun­cia de la abo­ga­da a la ins­ti­tu­ción.

“La in­co­mo­di­dad de los con­se­je­ros, que la en­tien­do, ha­ce que to­me es­ta de­ci­sión. He es­pe­ra­do dos años pa­ra ser es­cu­cha­da, por­que de las tres cau­sas en las que hoy día apa­rez­co vin­cu­la­da, en dos de ellas to­da­vía no he po­di­do de­cla­rar, que­rien­do ha­cer­lo”, di­jo la aho­ra ex­con­se­je­ra en su en­tre­vis­ta.

Blan­co es­tá vin­cu­la­da a tres in­ves­ti­ga­cio­nes ju­di­cia­les (el ca­so pro­gra­ma As­car del Se­na­me, la con­tra­ta­ción de ase­so­res en Gen­dar­me­ría y el uso de gas­tos re­ser­va­dos de Ca­ra­bi­ne­ros), lo que la man­te­nía en el ojo del hu­ra­cán.

Des­de el or­ga­nis­mo, el am­bien­te in­terno se ha­bía com­pli­ca­do en los úl­ti­mos me­ses, pues se tra­ta de un en­te téc­ni­co que veía có­mo una de sus in­te­gran­tes era in­vo­lu­cra­da en cau­sas ju­di­cia­les que la com­pro­me­tían. Por ello, al in­te­rior di­cen que la re­nun­cia de Blan­co fue un “desen­la­ce dra­má­ti­co” de una eta­pa “muy des­ga­rra­do­ra pa­ra la ins­ti­tu­ción”.

La ten­sión se re­fle­jó en las pug­nas y di­vi­sio­nes in­ter­nas que ge­ne­ró el pa­so de Blan­co por el CDE. Por ejem­plo, co­no­ci­da era su ma­la re­la­ción con la con­se­je­ra Cla­ra Szc­za­rans­ki, con quien tu­vo una se­rie de des­en­cuen­tros, al pun­to que la ex­mi­nis­tra de Jus­ti­cia fue tras­la­da­da des­de el Co­mi­té La­bo­ral (don­de tra­ba­ja­ba con Szc­za­rans­ki y Juan An­to­nio Pe­ri­bo­nio) al Co­mi­té Ci­vil. En con­tra­po­si­ción, el con­se­je­ro Ro­dri­go Quin­ta­na fue su más es­tre­cho alia­do.

Teo­rías de la caída

Se­gún los di­chos de Blan­co, con su re­nun­cia bus­ca no in­co­mo­dar a los con­se­je­ros. Pe­ro, ¿por qué di­mi­tió aho­ra? “Ella ne­ce­si­ta­ba ha­cer es­te gi­ro pa­ra en­fren­tar es­tos pro­ce­sos ju­di­cia­les y, pro­ba­ble­men­te, las for­ma­li­za­cio­nes que vie­nen”, di­ce el dipu­tado Re­né Saf­fi­rio.

A su jui­cio, las pa­la­bras de la hoy ex­con­se­je­ra “son el fru­to de una es­tra­te­gia co­mu­ni­ca­cio­nal de­fi­ni­da por

“Ja­vie­ra Blan­co no era la per­so­na idó­nea pa­ra ser nom­bra­da en ese car­go”. JUAN AN­TO­NIO CO­LO­MA DIPU­TADO UDI

3 CA­SOS JU­DI­CIA­LES vin­cu­lan a Blan­co: el ca­so de As­car (Se­na­me), con­tra­ta­cio­nes en Gen­dar­me­ría y gas­tos re­ser­va­dos de Ca­ra­bi­ne­ros.

16 INHABILIDADES pre­sen­tó Blan­co en­tre las cau­sas que re­vi­sa el CDE, por sus an­te­rio­res car­gos.

“Fra­ca­sa el prin­ci­pio de pre­sun­ción de inocen­cia y ga­nan las cam­pa­ñas co­mu­ni­ca­cio­na­les”. GA­BRIEL SILBER DIPU­TADO DC

Ima­gi­nac­ción” y co­rres­pon­den “al ini­cio de la eta­pa si­guien­te, que tie­ne que ver con su vic­ti­mi­za­ción”.

Por su par­te, el abo­ga­do Ed­mun­do von Pot­ts­tock, que­re­llan­te en el ca­so de muer­te de Lis­set­te Vi­lla en el Se­na­me, plan­tea que es ex­tra­ño que re­cién aho­ra se preo­cu­pe de la in­co­mo­di­dad de los con­se­je­ros. “Pue­de ser que se le ven­ga un re­que­ri­mien­to más po­ten­te en ca­li­dad de impu­tada y eso hi­cie­ra im­po­si­ble que ella si­guie­ra en el CDE”, di­ce.

Y pa­ra Car­los Oyar­zún, tam­bién abo­ga­do que­re­llan­te en los ca­sos del Se­na­me y Gen­dar­me­ría, la in­co­mo­di­dad de los con­se­je­ros es “una ex­cu­sa, por­que si es­tá re­nun­cian­do es por­que se dio cuen­ta que nun­ca de­bió ha­ber asu­mi­do, por la si­tua­ción en que se en­con­tra­ba y por la po­si­ción que te­nía”.

La bi­tá­co­ra de Blan­co

Des­de que Ja­vie­ra Blan­co fue nom­bra­da con­se­je­ra del CDE en fe­bre­ro de 2017, las po­lé­mi­cas per­si­guie­ron su ges­tión en el or­ga­nis­mo. Los pri­me­ros cues­tio­na­mien­tos apun­ta­ron a su pa­so por la ex­tin­ta Sub­se­cre­ta­ría de Ca­ra­bi­ne­ros y por los mi­nis­te­rios de Tra­ba­jo y de Jus­ti­cia y De­re­chos Hu­ma­nos, lo que la obli­gó a in­ha­bi­li­tar­se en 16 cau­sas que lle­va­ba la ins­ti­tu­ción.

Tam­bién ha­bría si­do un fac­tor su fal­ta de ex­pe­rien­cia li­ti­gan­do. An­tes de ser con­se­je­ra, la abo­ga­da ha­bía par­ti­ci­pa­do só­lo en dos cau­sas, lo que desató la mo­les­tia de la Aso­cia­ción Na­cio­nal de Abo­ga­dos del CDE, lo que mo­ti­vó el en­vío de una car­ta de es­ta or­ga­ni­za­ción a la ex­pre­si­den­ta Mi­che­lle Ba­che­let en que los di­ri­gen­tes afir­ma­ban que “los con­se­je­ros de­ben ser des­ta­ca­dos abo­ga­dos li­ti­gan­tes, con un vas­to co­no­ci­mien­to y ex­pe­rien­cia an­te los tri­bu­na­les de jus­ti­cia”.

Lue­go de eso, el pa­so de Blan­co por el or­ga­nis­mo se pu­so cues­ta arri­ba. El 21 de ju­nio del año pa­sa­do, la Cá­ma­ra de Diputados apro­bó una so­li­ci­tud pa­ra pe­dir­le a Ba­che­let la re­mo­ción de Blan­co por las irre­gu­la­ri­da­des de­tec­ta­das en Ca­ra­bi­ne­ros y que da­ta­ban de su pe­río­do de sub­se­cre­ta­ria.

Y dos me­ses más tar­de, Ja­vie­ra Blan­co de­bió de­fen­der­se de los cues­tio­na­mien­tos que se le impu­taron por la ma­ni­pu­la­ción en las ci­fras de ni­ños, ni­ñas y jó­ve­nes que fa­lle­cie­ron en el Se­na­me mien­tras ella fue ti­tu­lar de Jus­ti­cia, lo que mo­ti­vó a RN a anun­ciar una nue­va so­li­ci­tud de re­mo­ción.

Aho­ra se­rá la fis­ca­lía la que de­be­rá re­sol­ver el fu­tu­ro ju­di­cial de la ex­con­se­je­ra Blan­co.

“Aquí no se ne­ce­si­ta otro li­de­raz­go, es­te es un ór­gano que ne­ce­si­ta abo­ga­dos”. RAÚL LE­TE­LIER CON­SE­JE­RO DEL CDE

“Su re­nun­cia era im­pos­ter­ga­ble por­que afec­ta­ba el fun­cio­na­mien­to del CDE”. RENE SAF­FI­RIO DIPU­TADO IN­DE­PEN­DIEN­TE

► Ja­vie­ra Blan­co afir­mó que en es­tos dos me­ses no ha lo­gra­do que la fis­ca­lía es­cu­che su tes­ti­mo­nio so­bre los ca­sos que la in­vo­lu­cran.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.