Rob­bie Wi­lliams ha­bla de su re­gre­so al país

An­tes de su re­gre­so a Chi­le, el in­glés ha­bla con La Ter­ce­ra de los pro­ble­mas que ha en­fren­ta­do en la úl­ti­ma dé­ca­da, su pre­sen­te en el pop y los re­cuer­dos de su ac­ci­den­ta­do de­but en la TV lo­cal.

La Tercera - - PORTADA - An­drés del Real

43

Mu­chas co­sas han pa­sa­do des­de el pri­mer y úl­ti­mo con­cier­to de Rob­bie Wi­lliams en Chi­le, ha­ce do­ce años. El bri­tá­ni­co, por ese en­ton­ces la ma­yor es­tre­lla mas­cu­li­na del pop en el pla­ne­ta, lle­nó sin pro­ble­mas el Es­ta­dio Na­cio­nal con un es­pec­tácu­lo lleno de éxi­tos, los úl­ti­mos de una ca­rre­ra so­lis­ta que des­de en­ton­ces ha tran­si­ta­do por los tro­pie­zos dis­co­grá­fi­cos, un bre­ve re­torno a Ta­ke That y una se­gui­di­lla de au­da­ces con­fe­sio­nes que han ali­men­ta­do por años a la pren­sa sen­sa­cio­na­lis­ta de su país; des­de sus ba­ta­llas con­tra el al­cohol, las dro­gas, el so­bre­pe­so y di­ver­sos des­ajus­tes men­ta­les -en­tre ellos un sín­dro­me co­no­ci­do co­mo an­dro­pau­siahas­ta sus en­cuen­tros con ovnis.

“No ten­go otra op­ción por­que com­par­to de­ma­sia­do. Y eso es por mi com­por­ta­mien­to com­pul­si­vo. Me gus­ta sa­ber que aho­ra lo anor­mal se ha vuel­to nor­mal, me ha­ce sen­tir me­nos bi­cho ra­ro”, cuen­ta a La Ter­ce­ra el can­tan­te, pio­ne­ro a la ho­ra de ex­po­ner sus mi­se­rias fren­te al pú­bli­co y fiel cul­tor del ar­te de la au­to­pa­ro­dia. To­do lo an­te­rior es par­te in­te­gral de su úl­ti­mo dis­co, The heavy en­ter­tain­ment tour (2016), así co­mo del show que trae el 5 de no­viem­bre al Mo­vis­tar Are­na, que co­mien­za con un bur­les­co vi­deo in­tro­duc­to­rio don­de enu­me­ra sus tras­piés.

“Es al­go cul­tu­ral, muy bri­tá­ni­co. Me río pa­ra sen­tir­me me­jor an­te cier­tas co­sas, pe­ro so­bre to­do pa­ra que na­die se ría de mí an­tes”, ex­pli­ca al te­lé­fono, mien­tras de fon­do se es­cu­cha una voz in­fan­til, pro­ba­ble­men­te de al­guno de los tres hi­jos que tie­ne con la ac­triz es­ta­dou­ni­den­se Ay­da Field, su com­pa­ñe­ra de ju­ra­do en el pro­gra­ma The X-Fac­tor. “Hoy soy un pa­dre tra­ba­ja­dor y sal­go to­dos los días pa­ra tra­tar de pro­veer a mis hi­jos de la me­jor vi­da que pue­dan te­ner”, de­cla­ra Wi­lliams a sus 44 años.

“To­dos los me­jo­res se es­tán mu­rien­do rá­pi­da­men­te pe­ro yo si­go aquí así que dis­frú­ten­me mien­tras pue­dan”, di­ce en su úl­ti­mo ál­bum. ¿Qué pue­den es­pe­rar sus fa­ná­ti­cos chi­le­nos de es­te re­en­cuen­tro?

Gran­des can­cio­nes, gran­des in­ter­pre­ta­cio­nes, ca­ris­ma, en­tre­te­ni­mien­to, hu­mor.

¿Qué sen­sa­ción le ha de­ja­do la gi­ra has­ta aho­ra?

Bueno, el año pa­sa­do yo no es­ta­ba pa­ra na­da bien, así que fue una lu­cha. Me do­lía mu­cho la es­pal­da [su­frió el des­pla­za­mien­to de un dis­co lum­bar] y me sen­tía muy en­fer­mo. Pe­ro es­te año ha si­do di­fe­ren­te, mi sa­lud es­tá bien y en ge­ne­ral to­do por mi la­do es­tá me­jor. Es­ta se­rá la úl­ti­ma par­te de The heavy en­ter­tain­ment Tour y se­rá agra­da­ble po­der ter­mi­nar­lo en me­jo­res cir­cuns­tan­cias que en las que co­men­zó.

Tan­to el dis­co co­mo su nue­va gi­ra con­tie­nen mu­chas alu­sio­nes al bo­xeo. ¿Se sien­te una suer­te de gla­dia­dor de la in­dus­tria mu­si­cal?

Sí, me con­si­de­ro un gue­rre­ro, por­que mu­chas ve­ces no me sien­to de­ma­sia­do bien pa­ra ha­cer mi tra­ba­jo, pe­ro aún así lo ha­go y a la gen­te le gus­ta. Al me­nos a aque­llos que van a ver mi es­pec­tácu­lo les de­be gus­tar por­que si­guen com­pran­do en­tra­das. He te­ni­do que su­pe­rar mu­chos mie­dos pa­ra ha­cer mi tra­ba­jo lo me­jor po­si­ble y por eso me sien­to un gla­dia­dor.

¿Hay al­gu­na mo­ti­va­ción en es­pe­cial pa­ra se­guir con las gi­ras y los dis­cos?

Una vez me to­mé unas va­ca­cio­nes de tres años y me abu­rrí tan­to que sen­tí que mi ce­re­bro se em­pe­za­ba a trans­for­mar en que­so sui­zo. Ahí fue cuan­do vol­ví a con­fir­mar al­go que ya sa­bía: to­dos ne­ce­si­ta­mos un pro­pó­si­to y aho­ra mi pro­pó­si­to es el show bu­si­ness. Cuan­do lle­ga­ron los hi­jos, lo que ha­go pa­ra vi­vir se trans­for­mó en mi tra­ba­jo. Y aho­ra me gus­ta mi tra­ba­jo, mu­cho más que an­tes, sa­bien­do que es eso, un tra­ba­jo. Pe­ro soy am­bi­cio­so, uno si­gue ade­lan­te has­ta que se cae.

En su úl­ti­mo dis­co hay una mi­ra­da iró­ni­ca so­bre la in­dus­tria de la mú­si­ca. ¿Que vi­sión tie­ne hoy de ella?

Hay al­go que ten­go cla­ro: lo es­toy dis­fru­tan­do mu­cho más que an­tes y creo que hay más opor­tu­ni­da­des pa­ra gen­te co­mo yo pa­ra ha­cer co­sas dis­tin­tas, pa­ra ser y ha­cer lo que quie­ras, mu­cho más que en los años 90. En ese sen­ti­do veo al­go muy po­si­ti­vo en la in­dus­tria del en­tre­te­ni­mien­to. Creo que la mú­si­ca de hoy es abu­rri­da pe­ro nun­ca ha ha­bi­do un me­jor mo­men­to pa­ra vi­vir tus fan­ta­sías, pa­ra ser am­bi­cio­so y pro­bar co­sas dis­tin­tas.

Su pri­me­ra vi­si­ta a Chi­le fue en 2004 a un pro­gra­ma de te­le­vi­sión.

¿Re­cuer­da al­go de eso?

Sí, cla­ro, aun­que no to­tal­men­te. Re­cuer­do per­fec­ta­men­te el es­tu­dio pe­ro no lo que su­ce­dió allí.

El ani­ma­dor le di­jo al­go al oí­do que no en­ten­dió y ter­mi­nó aban­do­nan­do el es­tu­dio.

Sí, sí, aho­ra lo re­cuer­do. El ti­po no po­día ha­blar in­glés y yo no po­día ha­blar es­pa­ñol. Bueno, cuan­do ha­ces una en­tre­vis­ta eso es un pro­ble­ma.

¿Fue in­có­mo­do?

Me gus­tan los mo­men­tos ex­tra­ños co­mo ese, pe­ro ten­go un re­cuer­do dis­tan­te. Por lo mis­mo, no creo que es­té en mi top 10 de mo­men­tos bi­za­rros, por de­cir­lo de al­gu­na for­ma.

¿Cuá­les son sus pla­nes una vez ter­mi­na­da es­ta gi­ra?

Quiero ha­cer te­le­vi­sión, ten­go mu­chas ideas de nue­vos pro­gra­mas en mi ca­be­za.

¿Pro­gra­mas de ta­len­to co­mo The X Fac­tor?

Pue­de ser. Ten­go al me­nos cin­co ideas que me gus­ta­ría ha­cer, es­ta­ré ocu­pa­do en eso. Creo que pue­do con­ver­tir­me en una es­tre­lla de te­le­vi­sión por al­gu­nos años.

¿Se sien­te có­mo­do en pan­ta­lla?

No me sien­to có­mo­do en nin­gu­na par­te.

“El ti­po no po­día ha­blar in­glés y yo no po­día ha­blar es­pa­ñol. Me gus­tan los mo­men­tos ex­tra­ños, pe­ro no creo que es­té en mi top 10 de mo­men­tos bi­za­rros”.

“He te­ni­do que su­pe­rar mu­chos mie­dos pa­ra ha­cer mi tra­ba­jo lo me­jor po­si­ble y por eso me sien­to un gla­dia­dor”.

“La mú­si­ca de hoy es abu­rri­da, pe­ro nun­ca ha ha­bi­do un me­jor mo­men­to pa­ra vi­vir sus fan­ta­sías, pa­ra ser am­bi­cio­so y pro­bar co­sas dis­tin­tas”.

► El can­tan­te con su look ac­tual, don­de siem­pre pa­re­ce lis­to pa­ra sal­tar a un ring de bo­xeo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.