El pre­la­do de Iqui­que so­bre­seí­do por la jus­ti­cia ci­vil

En enero de es­te año, la Cor­te de Ape­la­cio­nes de Iqui­que ab­sol­vió a Mar­co An­to­nio Ór­de­nes del de­li­to de abu­so se­xual.

La Tercera - - TEMAS DE HOY - Ale­jan­dra Lo­bo/Pau­la Yé­ve­nes

Tras dar­se a co­no­cer la de­ci­sión del Pa­pa Fran­cis­co de di­mi­tir de su es­ta­do cle­ri­cal a dos nue­vos miem­bros de la Igle­sia Ca­tó­li­ca, los nom­bres de los aho­ra ex­sa­cer­do­tes Fran­cis­co Cox y Mar­co An­to­nio Ór­de­nes fue­ron rá­pi­da­men­te qui­ta­dos de la lis­ta de obis­pos emé­ri­tos del si­tio web de la Con­fe­ren­cia Epis­co­pal Chi­le­na.

El ca­so de Ór­de­nes, exo­bis­po de la dió­ce­sis de Iqui­que, da­ta de 2009 cuan­do el exa­có­li­to Ro­dri­go Pino in­ter­pu­so una de­nun­cia an­te el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co por su­pues­to abu­so se­xual en su con­tra. Los he­chos ha­brían ocu­rri­do en 1997, cuan­do Pino te­nía 15 años. Sin em­bar­go, y tras una in­ves­ti­ga­ción pe­nal, el ca­so fue so­bre­seí­do por la Cor­te de Ape­la­cio­nes de Iqui­que en enero de es­te año.

De ma­ne­ra pa­ra­le­la los an­te­ce­den­tes de es­te ca­so lle­ga­ron a Ro­ma en 2012 y el Va­ti­cano ini­ció una in­ves­ti­ga­ción ca­nó­ni­ca que cul­mi­nó con la ex­pul­sión del aho­ra ex­re­li­gio­so.

La si­tua­ción que en­fren­ta el ex­pre­la­do -obs­te­tra de pro­fe­sión­dis­ta mu­cho de sus pro­me­te­do­res ini­cios en la Igle­sia, lue­go de que en 2006 se con­vir­tie­ra en el obis­po más jo­ven del país tras asu­mir la ca­be­za de la dió­ce­sis de Iqui­que con so­lo 42 años. En su ca­rre­ra, ade­más, reali­zó un ex­ten­so tra­ba­jo con jó­ve­nes y fue rec­tor del San­tua­rio de La Ti­ra­na, ocu­pan­do el car­go de ase­sor ge­ne­ral de los bai­les re­li­gio­sos de la zo­na nor­te del país.

Pe­ro to­do ese tra­ba­jo co­men­zó a des­va­ne­cer­se cuan­do se co­no­cie­ron las de­nun­cias en su con­tra. Tras co­no­cer­se el ini­cio de la in­ves­ti­ga­ción del Va­ti­cano, Ór­de­nes de­ci­dió re­nun­ciar a su car­go en Iqui­que, “por el bien del res­to de la co­mu­ni­dad”. Pos­te­rior­men­te se tras­la­dó a Pe­rú.

Ayer, tras dar­se a co­no­cer la de­ci­sión del Pa­pa, cer­ca­nos a la Igle­sia co­men­tan so­bre su ac­tual pa­ra­de­ro. Mien­tras al­gu­nos apun­ta­ron a que se en­con­tra­ba en la co­mu­na de Pi­ca, en Iqui­que, otros sos­te­nían que ha­bía re­gre­sa­do a Li­ma, la ca­pi­tal pe­rua­na.

Pe­se a ello, en Iqui­que la no­ti­cia fue bien re­ci­bi­da. Los pa­dres de Ro­dri­go Pino lle­ga­ron has­ta la ca­te­dral de la ciu­dad acom­pa­ña­dos de un pe­que­ño gru­po de lai­cos pa­ra des­ple­gar un lien­zo en con­tra de los abu­sos co­me­ti­dos por miem­bros de la Igle­sia Ca­tó­li­ca.

Ma­ría Te­re­sa Jel­cic, ma­dre de Pino, de­fi­nió la ex­pul­sión de Ór­de­nes co­mo un pa­so im­por­tan­te, y ase­gu­ró que “va­mos a se­guir tra­ba­jan­do con nues­tro hi­jo, pues su pro­ce­so no ha si­do fá­cil”. Ade­más, ase­gu­ró que no qui­sie­ron ape­lar a la de­ci­sión de la jus­ti­cia ci­vil pa­ra no re­vic­ti­mi­zar a su hi­jo.b

► El exo­bis­po emé­ri­to Mar­co An­to­nio Ór­de­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.