Di­ce lo que cree

La Tercera - - TEMAS DE HOY - Axel Buch­heis­ter Abo­ga­do

La in­mi­nen­te vic­to­ria de Jair Bol­so­na­ro tie­ne fre­né­ti­cos a los iz­quier­dis­tas de to­dos la­dos. Se pre­gun­tan có­mo es po­si­ble que un ul­tra­de­re­chis­ta mi­só­gino, ho­mo­fó­bi­co, ra­cis­ta, ma­chis­ta y au­to­ri­ta­rio (epí­te­tos que re­pi­ten ob­se­si­va­men­te, co­mo un man­tra) sea elec­to Pre­si­den­te de Bra­sil.

Las ra­zo­nes son va­rias. Pri­me­ro, que la gen­te es­tá abu­rri­da de la iz­quier­da y su gran im­pos­tu­ra: mien­tras ha­blan del pue­blo y los opri­mi­dos, no han tre­pi­da­do en ro­bar a ma­nos lle­nas los re­cur­sos de to­dos, co­mo ha que­da­do de ma­ni­fies­to con los es­cán­da­los de co­rrup­ción en di­cha na­ción y en otras co­mo Ar­gen­ti­na. El epí­to­me ha si­do el “Par­ti­do de los Tra­ba­ja­do­res”, a que per­te­ne­ce el otro can­di­da­to que pasó a se­gun­da vuel­ta, no­mi­na­do co­mo tal por un “de­da­zo” de Lu­la en pri­sión y que un mes an­tes era ca­si des­co­no­ci­do. La quin­ta esen­cia de la ma­ni­pu­la­ción po­lí­ti­ca y la fal­ta de res­pe­to por la gen­te. Mien­tras, Bol­so­na­ro emer­ge im­po­lu­to.

Una se­gun­da ra­zón, que los ni­ve­les de de­lin­cuen­cia e in­se­gu­ri­dad en la na­ción ca­rio­ca son ate­rra­do­res. Na­die vi­ve tran­qui­lo y me­nos aún los más po­bres, que son las pri­me­ras y ma­yo­res víc­ti­mas del cri­men cuan­do cam­pea. Pe­ro su­ce­de que la iz­quier­da tie­ne un trau­ma con la de­lin­cuen­cia y an­te cual­quier atis­bo de aprie­te de cla­vi­jas acu­sa abu­sos a los de­re­chos hu­ma­nos. Bas­ta ver lo que pa­sa en Chi­le con el pro­yec­to de ley “Au­la Se­gu­ra”. Así, la im­pu­ni­dad se ex­tien­de co­mo una man­cha de acei­te que per­mea to­do. Bol­so­na­ro re­pre­sen­ta la mano du­ra que mu­chos echan de me­nos.

Has­ta ahí las prin­ci­pa­les cau­sas, que de una u otra ma­ne­ra to­dos men­cio­nan. Pe­ro hay otra que no se tie­ne en cuen­ta o al re­vés, que se pre­sen­ta co­mo un fac­tor ne­ga­ti­vo pa­ra él: di­ce lo que cree. Na­die ad­vier­te que ello lo fa­vo­re­ce, por­que con­tras­ta con los po­lí­ti­cos ac­tua­les que son opor­tu­nis­tas y aco­mo­da­ti­cios, ya que ajus­tan su dis­cur­so en fun­ción de las en­cues­tas; es de­cir, que fal­tan reite­ra­da­men­te a la ver­dad –la pro­piain­te­re­sa­da­men­te. Co­mo lo gra­fi­có Grou­cho Marx al pa­ro­diar­los: “Es­tos son mis prin­ci­pios; si no le gus­tan, ten­go otros”. Bol­so­na­ro es­tá en las an­tí­po­das y lo re­fren­da: cuan­do to­dos es­pe­cu­la­ban que en la se­gun­da vuel­ta aco­mo­da­ría su dis­cur­so y bus­ca­ría alian­zas, acla­ró: “no se­ré un ‘Jair­ci­to’ paz y amor”; “eso se­ría trai­cio­nar­me”, agre­gó.

To­da una re­vo­lu­ción: un po­lí­ti­co ho­nes­to que di­ce lo que ver­da­de­ra­men­te cree y pre­sen­ta lo que real­men­te es, con sus cla­ros­cu­ros, pa­ra que la gen­te de­ci­da. Pa­re­cie­ra ha­ber tan­ta de­man­da por es­to, que los vo­tan­tes es­tán dis­pues­tos a ha­cer vis­ta gor­da de los exa­brup­tos que sus detractores se han en­car­ga­do de vo­cear a los cua­tro vien­tos. Más aún, es tan sin­ce­ra su ac­ti­tud, que po­cas du­das hay de que tra­ta­rá de cum­plir lo que di­ce. Y es­to pa­ra los vo­tan­tes, una y otra vez de­frau­da­dos por el in­cum­pli­mien­to de las pro­me­sas elec­to­ra­les, sue­na a un néc­tar po­lí­ti­co. La du­da que que­da aho­ra es si en se­gun­da vuel­ta Bol­so­na­ro ga­na­rá o bien arra­sa­rá.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.