No le qui­ten el ce­lu­lar

La Tercera - - LA OTRA MIRADA -

El cas­ti­go de la Igle­sia Ca­tó­li­ca a los sa­cer­do­tes acu­sa­dos de abu­sos ha lle­ga­do a ni­ve­les de ex­tre­ma du­re­za. Prue­ba in­des­men­ti­ble de lo an­te­rior la en­tre­gó es­ta se­ma­na el vi­ce­pro­vin­cial de Schoens­tatt, Pa­tri­cio Moo­re, quien –sin evi­den­ciar pie­dad al­gu­na- nos in­for­mó que al exar­zo­bis­po emé­ri­to de La Se­re­na, Jo­sé Cox, “se le qui­tó el te­lé­fono ce­lu­lar y tam­bién el de su pie­za”.

Com­ple­ja de­ci­sión. No ima­gino có­mo po­drá Cox (en su es­ta­do de sa­lud “pre­ca­rio”, con “sig­nos de de­men­cia se­nil” y de­pen­dien­te de una en­fer­me­ra, se­gún fui­mos no­ti­fi­ca­dos) vi­vir a par­tir de aho­ra sin es­te apa­ra­to. In­sis­to que el es­car­mien­to y la cruel­dad de la je­rar­quía ecle­siás­ti­ca pa­re­cen no te­ner lí­mi­tes.

Me per­mi­to, in­clu­so, alu­dir a ese prin­ci­pio bá­si­co del de­re­cho se­gún el cual to­do cas­ti­go de­be ser pro­por­cio­nal al de­li­to y ten­go se­rias du­das si el abu­so de me­no­res se con­di­ce con ser ex­pro­pia­do, sin más trá­mi­te ni de­fen­sa, de tu te­lé­fono mó­vil.

De he­cho, ni si­quie­ra logro ima­gi­nar có­mo po­drá Cox vi­vir aho­ra sin su ce­lu­lar, en par­ti­cu­lar cuan­do es­tá so­me­ti­do a una “vi­da de si­len­cio, ora­ción y pe­ni­ten­cia”. Cier­to que ya ca­si na­die uti­li­za el te­lé­fono pa­ra ha­blar, pe­ro al me­nos el apa­ra­to fi­jo (el de la pie­za, me re­fie­ro) no sir­ve pa­ra otra co­sa. No me que­da más op­ción que pen­sar que el cu­ri­ta usa­ba el ce­lu­lar pa­ra cha­tear, ba­jar jue­gos, mi­rar su Fa­ce­book y va­ya a sa­ber uno pa­ra qué más.

En to­do ca­so, su men­ta­da vi­da de si­len­cio y pe­ni­ten­cia no le ha im­pe­di­do, por ejem­plo, dis­fru­tar de la ofer­ta cu­li­na­ria de Va­llen­dar, el pue­blo don­de su mo­vi­mien­to lo co­bi­ja a cos­ta de los fe­li­gre­ses. ¿Có­mo lo sé? Re­sul­ta que en 2015 le to­ma­ron una fo­to con un ni­ño que aho­ra cir­cu­ló por re­des so­cia­les. Nue­va­men­te, el señor Moo­re sa­lió a ex­pli­car lo ocu­rri­do: “se en­con­tra­ba en un res­tau­ran­te en Va­llen­dar”, di­jo a la pren­sa. Cu­rio­so.

Con­clu­sión pa­ra los se­gui­do­res o sim­pa­ti­zan­tes de la re­li­gión ca­tó­li­ca: co­me­ter abu­sos, que te ocul­ten en Ale­ma­nia y te des­ti­nen al “si­len­cio, ora­ción y pe­ni­ten­cia”, no im­pi­de una sa­li­da de vez en cuan­do a ce­nar fue­ra de ca­sa ni tam­po­co im­pli­ca de por sí una res­tric­ción al uso de la te­le­fo­nía. Así que po­déis es­tar tran­qui­los, por­que si la au­to­ri­dad ecle­siás­ti­ca al­gu­na vez os con­de­na a lo an­tes di­cho, vues­tra vi­da pos­te­rior no se ve­rá ni tan li­mi­ta­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.