Un be­so al ani­llo ne­gro

La Tercera - - LA OTRA MIRADA - Juan Ma­nuel Vial

Hoy en día, los ani­llos de oro más de­va­lua­dos del mun­do son dos: el de Do­nald Trump y el del Pa­pa Fran­cis­co. Ca­sual­men­te, el Pre­si­den­te Pi­ñe­ra be­só am­bas sor­ti­jas (es so­lo un de­cir) en un lap­so de ca­si tres se­ma­nas, al­go que por su­pues­to no da­ría pa­ra ar­ti­cu­lar ma­yo­res in­fe­ren­cias, a no ser que uno tu­vie­se fas­ci­na­ción por los anu­la­res, por la or­fe­bre­ría del po­der, o por un eso­te­ris­mo re­ve­ni­do que a ca­si to­dos nos trae sin cui­da­do. Lo mis­te­rio­so, sin em­bar­go, se­ría la ra­zón de Pi­ñe­ra pa­ra so­li­ci­tar au­dien­cia an­te Fran­cis­co I, un prín­ci­pe pro­ba­da­men­te os­cu­ro.

¿Por qué nues­tro Pre­si­den­te, un hom­bre que no ha da­do se­ñas de ser par­ti­cu­lar­men­te re­li­gio­so, via­ja a Ro­ma y le rin­de plei­te­sía a un Pa­pa cues­tio­na­do? ¿Es que real­men­te no hay na­die, al me­nos uno en­tre los pin­ti­pa­ra­dos ase­so­res de La Mo­ne­da, que le ad­vier­ta al man­da­ta­rio que la fo­ti­to con el ar­gen­tino re­por­ta­ría, con to­da pro­ba­bi­li­dad, más da­ños que be­ne­fi­cios? Por úl­ti­mo: ¿no es la­bor de un Can­ci­ller la de res­guar­dar el pres­ti­gio in­ter­na­cio­nal del je­fe de Es­ta­do? Pi­ñe­ra, lo sa­be­mos hoy, es el pri­mer pre­si­den­te del mun­do en apa­re­cer son­rien­do jun­to a un Pa­pa que, po­cas ho­ras an­tes, ha­bía vuel­to a apun­ta­lar sus con­vic­cio­nes a fa­vor del en­cu­bri­mien­to. Pe­ro eso no era di­fí­cil de pre­ver. Y, cla­ro, pa­ra evi­tar la tris­te ima­gen, so­lo bas­ta­ba con no de­jar­se ver por ese abi­ga­rra­do ni­do de in­fa­mia que ac­tual­men­te es el Va­ti­cano.

El vier­nes, Fran­cis­co acep­tó a re­ga­ña­dien­tes la re­nun­cia a su car­go de un ami­go­te que­ri­do, el car­de­nal Do­nald Wuerl, ar­zo­bis­po de Wa­shing­ton. An­tes de arri­bar a la ca­pi­tal es­ta­dou­ni­den­se, Wuerl fue obis­po de la dió­ce­sis de Pit­ts­burgh por 18 años. Pe­ro re­cién en agos­to, tras los re­sul­ta­dos de una in­ves­ti­ga­ción que pro­du­jo un ate­rra­dor ma­mo­tre­to de 900 pá­gi­nas, su­pi­mos de una exi­to­sa red de pe­de­ras­tia que ope­ró por dé­ca­das en Pennsyl­va­nia. Pit­ts­burgh es la se­gun­da ciu­dad más gran­de de aquel es­ta­do, y se­gún Josh Sha­pi­ro, el fis­cal ge­ne­ral de Pennsyl­va­nia, Wuerl “es­tu­vo ac­ti­va­men­te in­vo­lu­cra­do en los en­cu­bri­mien­tos”.

¿Qué hi­zo el Pa­pa an­te­ayer cuan­do uno de los su­yos, otro miem­bro de su círcu­lo ín­ti­mo, ca­yó en des­gra­cia por crí­me­nes re­la­cio­na­dos con el abu­so de me­no­res? Lo de siem­pre: con­gra­tu­ló al leal buen hom­bre, agra­de­ció su de­di­ca­ción, en­sal­zó “su no­ble­za” por me­dio de una car­ta pú­bli­ca, y le ase­gu­ró una pre­ben­da va­ti­ca­na que mu­chos año­ran: se­guir con­tan­do con voz y vo­to en la po­de­ro­sí­si­ma Con­gre­ga­ción de Obis­pos. En otras pa­la­bras, Ber­go­glio nue­va­men­te da­ba cá­te­dra de có­mo ope­ra la doc­tri­na de en­cu­bri­mien­to de pe­dó­fi­los ba­jo su rei­na­do.

¿Qué dia­blos ha­cía Pi­ñe­ra ayer en el Va­ti­cano, cuan­do el pro­pio pon­tí­fi­ce se ha en­car­ga­do de de­jar en cla­ro que no sien­te sim­pa­tía al­gu­na por él? Su sa­gra­do co­ra­zón es­tá con Evo y con Lu­la, eso lo sa­be­mos ha­ce tiem­po. Y a prin­ci­pios de año, du­ran­te esa pa­té­ti­ca vi­si­ta apos­tó­li­ca a Chi­le, don­de ca­si no hu­bo grey que lo alen­ta­ra, Ber­go­glio, el so­ber­bio, se per­mi­tió ade­más ha­cer­le un pe­que­ño des­dén pú­bli­co al en­ton­ces man­da­ta­rio elec­to. No creo que el Pre­si­den­te ha­ya ido a en­ros­trar­le al Su­mo Pon­tí­fi­ce la in­mun­di­cia que rei­na en la igle­sia chi­le­na, pues na­die en su sano jui­cio via­ja has­ta la cue­va del lo­bo pa­ra ex­pli­car­le có­mo es que ma­tan los de su es­pe­cie. Al co­mún de los mor­ta­les, la ca­ta­du­ra de Ber­go­glio no se nos re­ve­ló ayer ni an­tes de ayer, por lo que es­ta vez la fo­ti­to sa­lió de­ma­sia­do os­cu­ra.

¿Por qué nues­tro Pre­si­den­te, que no ha da­do se­ña­les de ser par­ti­cu­lar­men­te re­li­gio­so, va a ren­dir­le plei­te­sía a un Pa­pa cues­tio­na­do?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.