¿Es po­si­ble un Bol­so­na­ro en Chi­le?

La Tercera - - POLÍTICA - Por Syl­via Ey­za­gui­rre

Las re­cien­tes elec­cio­nes de Bra­sil me re­cor­da­ron la úl­ti­ma elec­ción pre­si­den­cial de Es­ta­dos Uni­dos. Un can­di­da­to con un dis­cur­so ma­chis­ta, xe­nó­fo­bo y ho­mo­fó­bi­co, que ge­ne­ró ab­so­lu­to re­cha­zo y des­pre­cio por par­te de las éli­tes y los lí­de­res de opi­nión, pe­ro que fi­nal­men­te re­sul­tó elec­to. En­tre los lí­de­res de opi­nión chi­le­nos, Bol­so­na­ro, al igual que Trump, cau­sa re­cha­zo trans­ver­sal. En ese des­dén se sos­la­ya au­to­com­pla­cen­cia. Si ana­li­za­mos los co­men­ta­rios de nues­tros lí­de­res de opi­nión, ob­ser­va­re­mos que la ma­yo­ría de las ve­ces ca­re­cen de la pro­fun­di­dad ne­ce­sa­ria pa­ra com­pren­der lo que ocu­rrió en Es­ta­dos Uni­dos, lo que es­tá su­ce­dien­do en Eu­ro­pa y aho­ra en Bra­sil. Es­ta su­pe­rio­ri­dad mo­ral que juz­ga sin ana­li­zar y que no es sino la ex­pre­sión de su fri­vo­li­dad, lle­va a nues­tros “lí­de­res” a sa­tis­fa­cer­se en la con­de­na pú­bli­ca, pe­ro po­co apor­tan a ilu­mi­nar los fe­nó­me­nos en su com­ple­ji­dad.

Si ana­li­za­mos sus co­men­ta­rios, ad­ver­ti­re­mos que el fo­co de las crí­ti­cas es­tá en la per­so­na (Trump, Bol­so­na­ro o Le Pen), ig­no­ran­do que el pro­ble­ma de fon­do no son ellos, sino los mi­llo­nes de per­so­nas que vo­ta­ron por ellos. Nue­va­men­te, con ac­ti­tud al­ta­ne­ra hay quie­nes tra­tan con des­pre­cio a es­tas ma­yo­rías. Se di­ce que es­tas per­so­nas son ig­no­ran­tes, po­bres y con ba­jo ca­pi­tal cul­tu­ral. Así ex­pli­can las éli­tes los triun­fos de es­tos per­so­na­jes. ¿Pe­ro aca­so es­ta no es una crí­ti­ca a la esen­cia de la de­mo­cra­cia, que cree en el vo­to uni­ver­sal e igua­li­ta­rio? ¿No vo­ta­ron esas mis­mas per­so­nas por Oba­ma o Car­do­so, que cuen­tan con el be­ne­plá­ci­to de las éli­tes? La in­com­pren­sión por par­te de la éli­te de es­tos acon­te­ci­mien­tos, ¿no se­rá un lla­ma­do de aler­ta a ser más hu­mil­des y bus­car res­pues­tas fue­ra de los lu­ga­res co­mu­nes?

Gra­cias a la evi­den­cia em­pí­ri­ca po­de­mos sa­ber con pre­ci­sión quié­nes son los vo­tan­tes de es­tas per­so­nas y a sí de­rri­bar mi­tos, co­mo en el ca­so de Bra­sil. A Jair Bol­so­na­ro le fue me­jor en­tre elec­to­res de al­tos in­gre­sos, pro­fe­sio­na­les y al­ta es­co­la­ri­dad, que en­tre los po­bres. Pa­re­ce, en­ton­ces, más ade­cua­do pre­gun­tar­se por las con­di­cio­nes que pro­pi­cian que per­so­nas con un dis­cur­so tan ex­tre­mis­ta sal­gan elec­tas que de­nos­tar a los elec­to­res o a los pro­pios can­di­da­tos. No pre­ten­do dar lu­ces en es­te res­pec­to, por­que no he es­tu­dia­do el te­ma. Pe­ro una vez más sor­pren­de la fa­ci­li­dad con que cae­mos en res­pues­tas mono-fac­to­ria­les. Se di­ce que el vo­to a Bol­so­na­ro es uno de pro­tes­ta an­te los he­chos de co­rrup­ción co­no­ci­dos re­cien­te­men­te su­ma­do a la cri­sis eco­nó­mi­ca que atra­vie­sa el país. Sin du­da es­tos dos fac­to­res han in­flui­do, ¿pe­ro lo­gran ex­pli­car el sur­gi­mien­to de una pos­tu­ra tan ex­tre­mis­ta? Da la sen­sa­ción que no, pues un fe­nó­meno si­mi­lar se ob­ser­va en otros paí­ses con con­tex­tos po­lí­ti­cos, cul­tu­ra­les y eco­nó­mi­cos dis­tin­tos. En la úl­ti­ma elec­ción en Fran­cia, Ma­ri­ne Le Pen pasó a se­gun­da vuel­ta; en Ale­ma­nia la ex­tre­ma de­re­cho ob­tu­vo el 12,6% de los vo­tos, sien­do el ter­cer par­ti­do más vo­ta­do. Par­ti­dos de ex­tre­ma de­re­cha cre­cen en paí­ses co­mo Sue­cia, Ho­lan­da, Di­na­mar­ca, to­dos ellos con reali­da­des e his­to­rias dis­tin­tas pe­ro con una tra­di­ción de to­le­ran­cia. Es­to lle­va a pen­sar que el fe­nó­meno de Bra­sil y Es­ta­dos Uni­dos no so­lo res­pon­de a fac­to­res in­ter­nos, sino tam­bién a fac­to­res pro­pios de la glo­ba­li­za­ción, que tam­bién pue­den es­tar pre­sen­tes en Chi­le.

Co­no­cer es­tos fac­to­res y su in­ter­ac­ción con los mie­dos pro­pios de los se­res hu­ma­nos es im­por­tan­te, por­que nos per­mi­ten com­pren­der me­jor es­tos fe­nó­me­nos so­cia­les y an­ti­ci­par­nos, pues no por re­ne­gar de ellos de­jan de exis­tir. La en­cues­ta CEP de 2017 mos­tró que 80 por cien­to de los en­cues­ta­dos eva­lúa mal o re­gu­lar la de­mo­cra­cia. Ade­más, cer­ca de un 20 por cien­to de los en­cues­ta­dos de­cla­ra que le da lo mis­mo un ré­gi­men de­mo­crá­ti­co que uno au­to­ri­ta­rio, y el 18,7 por cien­to con­si­de­ra que en al­gu­nas cir­cuns­tan­cias pue­de ser pre­fe­ri­ble un go­bierno au­to­ri­ta­rio a uno de­mo­crá­ti­co. Así, cer­ca del 40 por cien­to es­ta­ría dis­pues­to a tran­sar la de­mo­cra­cia ba­jo cier­tas cir­cuns­tan­cias. Es­tos da­tos son preo­cu­pan­tes y nos de­bie­ran lla­mar a cui­dar nues­tra de­mo­cra­cia, pues no es tan lo­co pen­sar que en un fu­tu­ro cer­cano a un Bol­so­na­ro lo ten­ga­mos en ca­sa.

La en­cues­ta CEP de 2017 mos­tró que un 80% eva­lúa mal o re­gu­lar la de­mo­cra­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.