Una mu­jer lla­ma­da Pi­lar

La Tercera - - POLÍTICA - Por Da­niel Ma­ta­ma­la Pe­rio­dis­ta

Los pi­la­res del sis­te­ma de isapres han so­por­ta­do in­dem­nes dé­ca­das de crí­ti­ca ciudadana; de elec­cio­nes ga­na­das por can­di­da­tos que pro­me­ten cam­bios, y ya ins­ta­la­dos en La Mo­ne­da su­fren ata­ques de am­ne­sia; de rim­bom­ban­tes co­mi­sio­nes de re­for­ma; y de in­con­ta­bles pro­yec­tos pa­ra li­mar sus as­pec­tos más abe­rran­tes, que duer­men el sue­ño de los jus­tos en el Con­gre­so.

Pe­ro tal vez ha­ya al­go que no pue­dan con­ju­rar: la mo­les­tia de una ma­dre.

A Pi­lar Itu­rrie­ta le ce­rra­ron la puer­ta en las na­ri­ces en tres isapres. Ban­mé­di­ca, Cruz Blan­ca y Con­sa­lud le ne­ga­ron la en­tra­da por con­si­de­rar­la de «al­to ries­go», de­bi­do a que su hi­ja de 4 años pa­de­ce de la­bio fi­su­ra­do. Pi­lar de­ci­dió dar la pe­lea. Fue a la Cor­te Su­pre­ma y es­ta le dio la ra­zón: ella y su hi­ja de­be­rán ser ad­mi­ti­das for­zo­sa­men­te en una isa­pre.

El ra­zo­na­mien­to de los jue­ces es sen­ci­llo. La Cons­ti­tu­ción de 1980, nos re­cuer­da la Ter­ce­ra Sa­la de la Su­pre­ma, ase­gu­ra que «ca­da per­so­na ten­drá de­re­cho a ele­gir el sis­te­ma de sa­lud al que desee aco­ger­se, sea es­te es­ta­tal o pri­va­do». Pe­ro a Pi­lar, co­mo a otros mi­les de chi­le­nos, ese de­re­cho les es ne­ga- do sis­te­má­ti­ca­men­te, por es­tar en­fer­mos o te­ner hi­jos con al­gún pa­de­ci­mien­to que los ha­ce un mal ne­go­cio pa­ra las ase­gu­ra­do­ras.

Así que­da al des­nu­do la pro­fun­da hi­po­cre­sía de un sis­te­ma que se lle­na la bo­ca con la «li­ber­tad pa­ra ele­gir» (ese man­tra con que Mil­ton Fried­man ti­tu­ló su li­bro más cé­le­bre), y al mis­mo tiem­po con­di­cio­na ese de­re­cho cons­ti­tu­cio­nal a la con­ve­nien­cia eco­nó­mi­ca de cier­tas em­pre­sas pri­va­das. Li­ber­tad pa­ra ele­gir, siem­pre y cuan­do sea ne­go­cio pa­ra las isapres.

Esa lec­tu­ra aco­mo­da­ti­cia ha vo­la­do por los ai­res, por el sim­ple re­cur­so de to­mar­se en se­rio lo que di­ce la Cons­ti­tu­ción de 1980. Aho­ra co­rres­pon­de al go­bierno y el Con­gre­so po­ner­se los pan­ta­lo­nes y re­di­se­ñar un sis­te­ma que per­mi­ta la efec­ti­va li­ber­tad de ele­gir de to­dos los chi­le­nos, sin «co­rra­li­tos» pa­ra los en­fer­mos, ni dis­cri­mi­na­cio­nes con­tra las mu­je­res y los adul­tos ma­yo­res.

Por­que el de Pi­lar Itu­rrie­ta no es el úni­co fa­llo. El 3 de oc­tu­bre, la Su­pre­ma dio la ra­zón a otra Pi­lar (Pi­lar Juá­rez) en su re­cla­mo con­tra Isa­pre Col­me­na por co­brar­le un so­bre­pre­cio por su hi­jo re­cién na­ci­do, apli­can­do la ta­bla de fac­to­res que de­ter­mi­na ma­yo­res aran­ce­les pa­ra ni­ños de has­ta 2 años, mu­je­res en edad fér­til y adul­tos ma­yo­res.

Y ha­ce unos me­ses, en un ca­so que no ha tras­cen­di­do pú­bli­ca­men­te, la Su­pre­ma usó el mis­mo ra­zo­na­mien­to pa­ra fa­llar a fa­vor de otra mu­jer, Ber­nar­di­ta Ál­va­rez, des­pués que Col­me­na re­cha­za­ra cam­biar­la de plan sin ra­zón jus­ti­fi­ca­da.

En los tres ca­sos, las ac­tua­cio­nes ar­bi­tra­rias de las isapres vio­la­ron los de­re­chos cons­ti­tu­cio­na­les de las tres mu­je­res que las lle­va­ron an­te la jus­ti­cia.

Re­cor­de­mos que ya en 2010 el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal de­ro­gó los cri­te­rios de se­xo y edad en la ta­bla de fac­to­res de ries­go, por ser in­cons­ti­tu­cio­na­les y dis­cri­mi­na­to­rios. Pe­ro, por 8 años, las isapres no so­lo los han se­gui­do usan­do pa­ra nue­vos afi­la­dos. Ade­más, ar­gu­men­tan­do que las ta­blas es­tán con­ge­la­das, no ba­jan los aran­ce­les cuan­do co­rres­pon­de­ría ha­cer­lo: por ejem­plo, cuan­do un ni­ño cum­ple los 2 años de edad (tam­po­co, por lo mis­mo, suben a adul­tos ma­yo­res ya ins­cri­tos).

Y su­me­mos a ello que va­rias isapres si­guen au­men­tan­do el pre­cio ge­ne­ral de sus pla­nes por en­ci­ma del IPC, pe­se a las de­ce­nas de mi­les de fa­llos que ca­da año ra­ti­fi­can que esa prác­ti­ca es ile­gal. Si­gue sien­do me­jor ne­go­cio su­bir ile­gal­men­te cien­tos de mi­les de pla­nes, y per­der los ca­sos de quie­nes se dan la mo­les­tia de re­cu­rrir a tri­bu­na­les.

Esos son los pi­la­res del sis­te­ma: re­cha­zar a los en­fer­mos, dis­cri­mi­nar a los adul­tos ma­yo­res, pe­na­li­zar a las mu­je­res, ha­cer ca­so omi­so de los tri­bu­na­les, eje­cu­tar ac­cio­nes a sa­bien­das de que son ile­ga­les.

Y por su­pues­to, con­fiar en que los go­bier­nos y los con­gre­sos es­tán lo su­fi­cien­te­men­te cap­tu­ra­dos por el in­te­rés pri­va­do pa­ra no ha­cer na­da al res­pec­to, año tras año, dé­ca­da tras dé­ca­da.

Pi­la­res del sis­te­ma que hoy se res­que­bra­jan, gra­cias a la va­len­tía de una mu­jer que di­jo bas­ta. Una mu­jer lla­ma­da Pi­lar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.