El jar­di­ne­ro ja­po­nés

La Tercera - - MUNDO - Por Car­los Me­lén­dez

El In­for­me Chi­no­chet. His­to­ria Se­cre­ta de Al­ber­to Fu­ji­mo­ri en Chi­le, el úl­ti­mo li­bro so­bre el ex­pre­si­den­te es­cri­to por el po­li­tó­lo­go pe­ruano y aca­dé­mi­co de la UDP Car­los Me­lén­dez, se­rá lan­za­do en San­tia­go el pró­xi­mo 25 de oc­tu­bre, en el mar­co del XIII con­gre­so de la ACCP. El tex­to na­rra pa­sa­jes des­co­no­ci­dos del sor­pre­si­vo pa­so de Fu­ji­mo­ri por el país. Es­te es un ex­trac­to del tiem­po en que el ex­man­da­ta­rio es­tu­vo en la Es­cue­la de Gen­dar­me­ría.

Las con­di­cio­nes de de­ten­ción or­de­na­das por el juez Or­lan­do Ál­va­rez fue­ron, ini­cial­men­te, se­ve­ras. Da­das las pú­bli­cas pre­ten­sio­nes de Al­ber­to Fu­ji­mo­ri de ten­tar, des­de Chi­le, una can­di­da­tu­ra a la Pre­si­den­cia pe­rua­na (o al me­nos de in­fluir lo más po­si­ble en su elec­to­ra­do), Ál­va­rez or­de­nó to­mar las pre­vi­sio­nes del ca­so pa­ra no con­ver­tir el re­clu­so­rio del ex­pre­si­den­te en una tien­da de cam­pa­ña. En pri­mer lu­gar, se adap­tó la Es­cue­la de Gen­dar­me­ría -cons­trui­da so­bre un an­ti­guo re­fu­gio pa­ra ni­ñas des­pro­te­gi­das- pa­ra las exi­gen­cias re­que­ri­das. Se le ha­bi­li­tó a Fu­ji­mo­ri dos am­bien­tes: una ha­bi­ta­ción, de tres por tres me­tros, y un li­ving don­de re­ci­bía a sus vi­si­tas. La ha­bi­ta­ción con­ta­ba con una ca­ma de pla­za y me­dia, un es­cri­to­rio con una si­lla, una ra­dio y un te­le­vi­sor. Du­ran­te los pri­me­ros me­ses, Fu­ji­mo­ri no tu­vo ac­ce­so a te­lé­fono ni in­ter­net, tam­po­co a la lap­top que ha­bía traí­do de Ja­pón, pre­via­men­te con­fis­ca­da por or­den ju­di­cial. Lue­go de la pri­me­ra vi­si­ta de Kei­ko a su pa­dre, es­ta de­cla­ró: “(el re­cin­to) es pe­que­ño, pe­ro mi pa­dre es muy aus­te­ro, en­ton­ces el te­ner las co­sas bá­si­cas pa­ra él es su­fi­cien­te y se sien­te tran­qui­lo”. Pe­ro a la acri­tud se le su­ma­ba una ex­tre- ma se­gu­ri­dad y un ho­ra­rio res­trin­gi­do pa­ra vi­si­tas au­to­ri­za­das.

Du­ran­te las pri­me­ras se­ma­nas, Fu­ji­mo­ri tu­vo que in­ven­tar­se una ru­ti­na pa­ra li­diar con el en­cie­rro. Po­día re­ci­bir vi­si­tas, pre­via­men­te au­to­ri­za­das y apro­ba­das por el di­rec­tor de Gen­dar­me­ría y el pro­pio juez Ál­va­rez, aun­que so­lo tres días a la se­ma­na (miér­co­les, sá­ba­do y do­min­go). Pa­ra in­gre­sar, los vi­si­tan­tes de­bían atra­ve­sar cua­tro con­tro­les y su per­ma­nen­cia no po­día ex­ten­der­se por más de cua­tro ho­ras. Tam­po­co po­día re­ci­bir a más de seis per­so­nas por vez. Te­nía per­mi­so pa­ra sa­lir al pa­tio por las tar­des, pe­ro a las 18:00 de­bía vol­ver obli­ga­to­ria­men­te a su pie­za. La jar­di­ne­ría, uno de sus pa­sa­tiem­pos fa­vo­ri­tos, se­ría más que un res­pi­ro en ese cli­ma as­fi­xian­te. De mo­do que so­li­ci­tó a la ad­mi­nis­tra­ción de la Es­cue­la de Gen­dar­me­ría que se le per­mi­tie­se tra­ba­jar en un pa­tio de la se­de, el cual lu­cía des­cui­da­do, con un so­lo nís­pe­ro y sue­lo de mai­ci­llo. Aun­que al ini­cio le ne­ga­ron el per­mi­so, da­da su apa­ren­te in­sig­ni­fi­can­cia, se le fue otor­ga­do lue­go por con­mi­se­ra­ción. A las po­cas se­ma­nas de es­tar re­clui­do, ha­cién­do­se tiem­po en­tre las vi­si­tas y las coor­di­na­cio­nes con sus abo­ga­dos, em­pe­zó a de­di­car al­gu­nas ho­ras dia­rias a cui­dar el jar­dín. Al­gu­nos tes­ti­gos cuen­tan que, des­de el pri­mer día, el cam­bio en el pa­tio de 10 x 10 me­tros fue no­ta­ble.

Hay que pre­ci­sar que Fu­ji­mo­ri no era un im­pro­vi­sa­do en la ma­te­ria. Sus bió­gra­fos sue­len re­fe­rir la flo­re­ría que sus pa­dres re­gen­ta­ban en el aco­mo­da­do dis­tri­to li­me­ño de San Isi­dro, en la ave­ni­da Ca­mino Real, lue­go de que aban­do­na­sen el pro­le­ta­rio ba­rrio de La Vic­to­ria, de­bi­do a la hos­ti­li­dad que su­frie­ron las fa­mi­lias ja­po­ne­sas en Li­ma ha­cia el fi­nal de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial. En el nue­vo ve­cin­da­rio, el ado­les­cen­te ni­sei cul­ti­vó una aco­mo­da­da y exi­gen­te clien­te­la afi­cio­na­da a los ike­ba­nas (ar­te an­ces­tral ni­pón de los arre­glos flo­ra­les). Fi­nal­men­te, y si aca­so per­sis­tie­se al­gu­na du­da de la re­la­ción en­tre su es­tir­pe y el ofi­cio del cui­da­do flo­ral, bas­ta men­cio­nar que su ape­lli­do sig­ni­fi­ca “bos­que de gli­ci­nas” o “bos­que de las flo­res de gli­ci­nas”. Dé­ca­das des­pués, Fu­ji­mo­ri vol­ve­ría a apro­ve­char su pe­ri­cia bo­tá­ni­ca. Con el apo­yo de al­gu­nos gen­dar­mes sem­bró ro­sas, li­mo­nes y un olivo, y le dio un to­que pai­sa­jis­ta al con­jun­to con ce­rá­mi­cas, cés­ped e ilu­mi­na­cio­nes pre­ci­sas. Lle­gó a es­tar tan or­gu­llo­so de su obra que, cuan­do re­cu­pe­ró la li­ber­tad, con­fe­só en al­gu­na en­tre­vis­ta: “Oja­lá pu­die­ra vol­ver unas dos o tres oca­sio­nes pa­ra dar­le su to­que­ci­to”.

El tra­ba­jo de Fu­ji­mo­ri en los jar­di­nes de la Es­cue­la de Gen­dar­me­ría no de­be ser in­ter­pre­ta­do co­mo una me­ra anéc­do­ta o la sim­ple li­be­ra­ción de es­trés. Es­te be­ne­fi­cio car­ce­la­rio le per­mi­tió, fun­da­men­tal­men­te, ganarse la sim­pa­tía de los ad­mi­nis­tra­do­res de su re­clu­sión. En po­cas se­ma­nas, los jar­di­nes mos­tra­ron una me­jo­ra sus­tan­cial, a pe­sar del cruen­to ca­lor se­co de la ca­pi­tal chi­le­na. El agra­de­ci­mien­to fue re­ci­pro­ca­do con una re­la­ción más flui­da y des­car­ga­da de ten­sio­nes; sus cus­to­dios cam­bia­ron sus con­cep­cio­nes so­bre el reo. Pa­ra sus guar­dia­nes chi­le­nos, un man­da­ta­rio acu­sa­do de vio­la­cio­nes a los de­re­chos hu­ma­nos y co­rrup­ción, de­bía ser un “fa­cho mano du­ra”, pe­li­gro­so e in­sen­si­ble, no lo que te­nían al fren­te, no “un an­ciano jar­di­ne­ro ja­po­nés”. Así, Fu­ji­mo­ri des­hi­zo pre­jui­cios y re­la­jó con­si­de­ra­ble­men­te los du­ros pri­me­ros me­ses de re­clu­sión. Con es­ta pri­me­ra vic­to­ria sim­bó­li­ca, ali­vió la co­ti­dia­nei­dad de su en­cie­rro.b

EL IN­FOR­ME CHI­NO­CHET CAR­LOS ME­LÉN­DEZ Pá­gi­nas: 124Edi­to­rial: Agui­larAño: 2018

► Al­ber­to Fu­ji­mo­ri en su jar­dín en Chi­cu­reo, du­ran­te su pa­so por San­tia­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.