De­pre­sión post pre­mio: el ci­ne chi­leno tras el Os­car

¿Qué pasó con las pe­lí­cu­las chi­le­nas es­tre­na­das des­pués de la es­ta­tui­lla a Una mu­jer fan­tás­ti­ca? En ge­ne­ral, se die­ron de bru­ces con­tra un pú­bli­co apá­ti­co. En el ám­bi­to ins­ti­tu­cio­nal, a la ho­ra de ele­gir a la can­di­da­ta al Os­car, só­lo lle­gó la pos­tu­la­ción

La Tercera - - DEPORTES - Por Ro­dri­go Gon­zá­lez M.

Bo­ris Quer­cia co­no­ció días me­jo­res en la ta­qui­lla. En el año 2003 su pe­lí­cu­la Se­xo con amor le qui­tó el pri­mer lu­gar a El cha­co­te­ro sen­ti­men­tal (1999) co­mo el fil­me más vis­to en la his­to­ria del ci­ne chi­leno, con 990.996 es­pec­ta­do­res. Se man­tu­vo ca­si una dé­ca­da en ese pues­to has­ta que Ste­fan vs Kra­mer lle­vó dos mi­llo­nes de per­so­nas en 2012. En­tre­tan­to, Quer­cia di­ri­gió y pro­ta­go­ni­zó El rey de los hue­vo­nes, la pe­lí­cu­la con más pú­bli­co de 2006, aun­que ya el en­tu­sias­mo no era el de los vie­jos tiem­pos y so­lo lo­gró 319.470 es­pec­ta­do­res. Do­ce años más tar­de, po­co que­da del en­tu­sias­mo: su nue­va cin­ta

¿Có­mo an­da­mos por ca­sa?

con­tó 20.588 per­so­nas en agos­to.

De acuer­do a da­tos de la con­sul­to­ra 8A (es­ta­dis­ti­cas­ci­ne.cl), que rea­li­za las me­di­cio­nes de asis­ten­cia en Chi­le y re­ci­be fi­nan­cia­mien­to del Mi­nis­te­rio de las Cul­tu­ras, el pú­bli­co de ci­ne chi­leno lle­ga­ba a 661.126 es­pec­ta­do­res has­ta sep­tiem­bre. No es, a pri­me­ra vis­ta, una ma­la ci­fra. El año pa­sa­do, el peor en el si­glo XXI, se cor­ta­ron ape­nas 266 mil en­tra­das. Pe­ro 2017 no tu­vo el fac­tor des­es­ta­bi­li­za­dor de 2018: una pe­lí­cu­la de Ni­co­lás Ló­pez. Es de­cir, si al pú­bli­co de es­te año se le res­tan los 589.236 es­pec­ta­do­res de No es­toy lo­ca, ape­nas que­dan 71.890 per­so­nas re­par­ti­das en­tre los otros 31 fil­mes lo­ca­les.

Si bien aún que­dan por es­tre­nar sie­te lar­go­me­tra­jes an­tes de que aca­be el año, es po­co pro­ba­ble que las ci­fras se des­vir­túen a gran es­ca­la. A me­nos, cla­ro, que Dry

Mar­ti­na, de Jo­sé Ma­nuel “Che” San­do­val, se trans­for­me en un ines­pe­ra­do éxi­to de ta­qui­lla. Pro­ta­go­ni­za­da por la ar­gen­ti­na An­to­ne­lla Acos­ta y el chi­leno ra­di­ca­do Pa­tri­cio Con­tre­ras, el fil­me del au­tor de Soy mu­cho me­jor que voh que en­tra a sa­las el 15 de no­viem­bre es el más “co­mer­cial” de los pen­dien­tes del año. Los otros son Tras­tor­nos del

sue­ño, de So­fía Pa­lo­ma Gó­mez y Ca­mi­lo Be­ce­rra (18 de oc­tu­bre); Con­tra el de­mo­nio, fil­me de horror de Jo­sé Mi­guel Zú­ñi­ga que tam­bién po­see ape­ti­to de pú­bli­co (25 de oc­tu­bre); La ca­sa lo­bo, de Joa­quín Co­ci­ña y Cris­tó­bal León (1 de no­viem­bre); Cie­lo, de Ali­son McAl­pi­ne (8 de no­viem­bre); Cal­zo­nes ro­tos, de Ar­nal­do Val­sec­chi (22 de no­viem­bre), y Al de­sier­to, de Uli­ses Ros­sell (no­viem­bre).

A la lar­ga se­rán 39 pe­lí­cu­las en el año con­tra de las 41 de 2017. Es más o me­nos el es­tán­dar en la pro­duc­ción na­cio­nal. Lo que no se man­tie­ne es­tán­dar es la can­ti­dad de pú­bli­co. Al re­vés: va a la ba­ja. Só­lo los gran­des ta­qui­lla­zos de Ni­co­lás Ló­pez o las ex­pe­rien­cias fíl­mi­cas de un co­me­dian­te (Kra­mer) han di­na­mi­ta­do la ta­qui­lla.

Es, pa­ra­dó­ji­ca­men­te, el año en que Chi­le ga­nó el Os­car a Me­jor Pe­lí­cu­la Ex­tran­je­ra por Una mu­jer fan­tás­ti­ca, de Se­bas­tián Le­lio. Pe­ro es tam­bién el año don­de ade­más de la ma­gra ta­qui­lla (a ex­cep­ción de la co­me­dia de Ló­pez) ni si­quie­ra hu­bo una com­pe­ten­cia en­tre va­rios lar­go­me­tra­jes pa­ra que el ju­ra­do del Mi­nis­te­rio de las Cul­tu­ras eli­gie­ra la can­di­da­ta chi­le­na a bus­car un cu­po a la es­ta­tui­lla do­ra­da:

Y de pron­to el ama­ne­cer, de Sil­vio Caioz­zi, fue la úni­ca pe­lí­cu­la que lle­gó a sus ofi­ci­nas. Por con­si­guien­te, fue la elec­ción de Chi­le al Os­car.

Va­sos lle­nos, va­sos va­cíos

Res­pon­sa­ble de las pe­lí­cu­las Se­xo con amor y El rey de

los hue­vo­nes y crea­dor de la se­rie Los 80, Bo­ris Quer­cia so­lía te­ner una sin­to­nía en­vi­dia­ble con los es­pec­ta­do­res. En ¿Có­mo an­da­mos por

ca­sa?, el rea­li­za­dor pro­bó el frío sa­bor de la apa­tía del es­pec­ta­dor chi­leno. La cin­ta re­tra­ta­ba a una fa­mi­lia con­ven­cio­nal don­de na­die se sal­va­ba de cier­tos de­fec­tos de cui­da­do: des­de la am­bi­ción des­me­di­da a la tor­pe­za pa­to­ló­gi­ca.

Quer­cia, en cual­quier ca­so, pre­fie­re mi­rar el va­so me­dio lleno en es­te ca­so. “Ser la se­gun­da pe­lí­cu­la chi­le­na más vis­ta del año no me pa­re­ce mal y son nú­me­ros que uno siem­pre en­fren­ta co­mo po­si­bi­li­dad an­tes del es­treno”, di­ce.

De­fen­sor del gé­ne­ro de la co­me­dia, Quer­cia si­gue cre­yen­do en la po­si­bi­li­dad de re­pli­car los éxi­tos de su pro­pia Se­xo con amor o de El

cha­co­te­ro sen­ti­men­tal de Cris­tián Ga­laz, fil­me que os­ten­ta­ba el ré­cord chi­leno an­te­rior, con 812.142 es­pec­ta­do­res. “Por su­pues­to que es po­si­ble que una pe­lí­cu­la chi­le­na vuel­va a ha­cer esos nú­me­ros. No es fá­cil ni evi­den­te có­mo creen quie­nes cri­ti­can al ci­ne de gé­ne­ro, pe­ro sí es po­si­ble cau­ti­var al gran pú­bli­co. Los ci­neas­tas chi­le­nos lo se­gui­rán ha­cien­do, a pe­sar de que no es­tén da­das to­das las con­di­cio­nes”, co­men­ta.

Quien no cree que es­tén da­das to­das las con­di­cio­nes es el pro­duc­tor Bruno Bet­ta­ti, que ha es­ta­do de­trás de fil­mes co­mo Bon­sái (2011) de Cris­tián Ji­mé­nez; El fu­tu­ro (2013) de Ali­cia Scher­son y Los pe­rros (2017), la cin­ta de Mar­ce­la Said que re­pre­sen­ta a Chi­le por un

cu­po en el Go­ya. “Pien­so que sim­ple­men­te el pú­bli­co chi­leno no tie­ne tiem­po ni in­te­rés pa­ra ir al ci­ne”, di­ce Bet­ta­ti, que fue di­rec­tor del Fes­ti­val de Val­di­via en­tre el 2011 y el 2014.

El pro­duc­tor di­ce que Los

pe­rros lle­vó más de 5 mil es­pec­ta­do­res (“una ci­fra que es­tá bien, aun­que lo ideal es te­ner 10 mil es­pec­ta­do­res pro­me­dio en un mes”, co­men­ta) y ade­más afir­ma que 2018 es par­ti­cu­lar­men­te com­ple­jo pa­ra el ci­ne chi­leno. “Asu­mo que es­te es un año crí­ti­co. Creo que la gen­te per­dió el in­te­rés en mu­chas co­sas, en­tre ellas el ci­ne. No­so­tros, en cual­quier ca­so, se­gui­mos ba­ta­llan­do por nues­tras pe­lí­cu­las. Co­mo dis­tri­bui­do­res cree­mos ha­cer bien el tra­ba­jo. El pro­ble­ma, in­sis­to, es de un pú­bli­co más bien apá­ti­co, que pue­de que ha­ga cien mil “likes” en un trai­ler, pe­ro no va a ver la pe­lí­cu­la el pri­mer fin de se­ma­na. Pre­fie­re ha­cer otras co­sas o que­dar­se en la ca­sa”, co­men­ta Bet­ta­ti.

Con lo del pri­mer fin de se­ma­na, el pro­duc­tor se re­fie­re a que una cin­ta chi­le­na de­be te­ner un pi­so mí­ni­mo de 100 per­so­nas en su pri­me­ros cua­tro días en mul­ti­ci­nes pa­ra se­guir en car­te­le­ra otra se­ma­na. Si no lo lo­gra, sa­le de pan­ta­lla. Un ca­so: La te­le­no­ve­la erran­te, de Raúl Ruiz, en­tró en ocho mul­ti­sa­las y só­lo pu­do con­ti­nuar en uno en su se­gun­da se­ma­na. Se­gún las me­di­cio­nes de la con­sul­to­ra 8A, lo­gró fi­nal­men­te un to­tal de 2.340 es­pec­ta­do­res, re­par­ti­dos en­tre 728 en mul­ti­sa­las y 1.612 en sa­las del cir­cui­to in­de­pen­dien­te. Aque­llo in­di­ca que pa­ra ese ti­po de fil­mes, el Ci­ne Ar­te Nor­man­die, el Cen­tro Ar­te Ala­me­da o la Ci­ne­te­ca Na­cio­nal siem­pre se­rá una me­jor ven­ta­na.

Hay ca­sos, sin em­bar­go, en que fil­mes chi­le­nos co­mer­cia­les he­chos pa­ra mul­ti­sa­las se en­fren­tan al va­cío. Le pasó a Ame­ri­can hua­so, co­me­dia con Fer­nan­do La­rraín que en sus dos se­ma­nas de ex­hi­bi­ción acu­mu­ló só­lo 2.017 es­pec­ta­do­res. No re­pli­có el re­la­ti­vo éxi­to del tra­ba­jo an­te­rior con La­rraín: Se bus­ca no­vio pa­ra mi mu­jer fue el fil­me chi­leno más vis­to del año pa­sa­do con 51.794 es­pec­ta­do­res, so­bre Una mu­jer fan­tás­ti­ca (lo­gró 50 mil). Y, por su­pues­to, no fue ni la som­bra de Al­ma, la co­me­dia de 2015 tam­bién con La­rraín que cor­tó más de 200 mil bo­le­tos.

La lla­ma­da “apa­tía” del es­pec­ta­dor chi­leno tam­bién mos­tró sus dien­tes a Cir­qo de Or­lan­do Lübbert (2.262 es­pec­ta­do­res). Es­tre­na­da en mar­zo, en me­dio del golpe me­diá­ti­co del ci­ne chi­leno por el Os­car a la cin­ta de Le­lio, Cir­qo fue el re­torno a las pis­tas del au­tor de Ta­xi pa­ra tres (2001), pe­lí­cu­la que ga­nó el Fes­ti­val de San Se­bas­tián y lle­vó 331 mil es- pec­ta­do­res en su mo­men­to.

Pa­ra Lübbert, el ci­ne no se pue­de ob­ser­var fue­ra de su con­tex­to so­cial y el pú­bli­co de hoy tie­ne po­co que ver con el del 2001. “En tér­mi­nos ge­ne­ra­les, el ci­ne es ca­ro en com­pa­ra­ción, por ejem­plo, con que­dar­se en la ca­sa y ver una pe­lí­cu­la en Net­flix”, di­ce. Pe­ro el ci­neas­ta tam­bién apun­ta a de­fec­tos de ori­gen en al­gu­nas pro­duc­cio­nes lo­ca­les. “Soy crí­ti­co con los fil­tros del ci­ne chi­leno. Es­tá bien que ha­ya una bue­na can­ti­dad de pe­lí­cu­las al año, pe­ro me ha to­ca­do ser ju­ra­do y he vis­to có­mo, a ve­ces, de cin­co pro­yec­tos, tres son fran­ca­men­te ma­los. Y por una u otra ra­zón se aprue­ban igual. Lo que hay que ha­cer es apun­tar des­de un prin­ci­pio a que las pe­lí­cu­las ten­gan un pri­mer ni­vel en dra­ma­tur­gia y guión. Si un fil­me tie­ne con­te­ni­do, no tie­ne por qué ser abu­rri­do”, ar­gu­men­ta Lübbert.

El fin de año es­tá a la vuel­ta de la es­qui­na y es me­jor apos­tar a que la de­pre­sión post Os­car se aca­ba­rá en los pró­xi­mos me­ses. El 2019 lu­ce, de an­te­mano, pro­me­te­dor: se es­tre­na­rán Ema y Ara­ña, las nue­vas pe­lí­cu­las de Pa­blo La­rraín y An­drés Wood, dos lar­go­me­tra­jes que de­be­rían fun­cio­nar co­mo li­tio en el cuer­po de­ma­cra­do de ci­ne y es­pec­ta­do­res chi­le­nos . Y en la Co­mi­sión de Cul­tu­ra de la Cá­ma­ra de Diputados se tra­mi­ta un pro­yec­to de ley de pro­tec­ción al ci­ne chi­leno.

Aho­ra bien, si des­pués de to­da aque­lla me­di­ci­na, el es­pec­ta­dor si­gue tan abú­li­co en oc­tu­bre del 2019 tal vez val­ga la pe­na pre­gun­tar­se: ¿de qué sir­ve te­ner un Os­car en ca­sa? ●

“Es un año crí­ti­co. La gen­te per­dió in­te­rés en mu­chas co­sas, en­tre ellas ir al ci­ne”.

BRUNO BET­TA­TI PRO­DUC­TOR DE CI­NE

“Hay que apun­tar a que des­de un prin­ci­pio ha­ya bue­nos guio­nes”.

OR­LAN­DO LÜBBERT CI­NEAS­TA CHI­LENO

► Y de pron­to el ama­ne­cer, la can­di­da­ta chi­le­na al Os­car, lo­gró 8.273 per­so­nas du­ran­te su ex­hi­bi­ción.

► ¿Có­mo an­da­mos por ca­sa?, di­ri­gi­da y pro­ta­go­ni­za­da por Bo­ris Quer­cia, lle­vó 20.588 es­pec­ta­do­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.