SII in­ten­si­fi­ca fis­ca­li­za­ción al e-com­mer­ce an­te fuer­te cre­ci­mien­to del sec­tor

En­ti­dad apli­ca­rá nue­vas tec­no­lo­gías a la su­per­vi­sión tri­bu­ta­ria. Cá­ma­ra Na­cio­nal de Co­mer­cio pre­vé que el ca­nal di­gi­tal ha­brá ca­si du­pli­ca­do par­ti­ci­pa­ción en ven­tas del re­tail tras la pan­de­mia.

La Tercera - - PORTADA - Clau­dio Orre­go Ex In­ten­den­te de la Re­gión Me­tro­po­li­ta­na

4

Es­ta pan­de­mia, más que plan­tear nue­vos desafíos a las ciu­da­des, ace­le­ra­rá tres pro­ce­sos y desafíos que ya ve­nían ha­ce un tiem­po: equi­dad, sus­ten­ta­bi­li­dad y pro­mis­cui­dad.

Si bien es­ta pan­de­mia nos afec­ta­rá a to­dos, el pre­cio lo pa­ga­rán des­pro­por­cio­na­da­men­te los más po­bres y sec­to­res frá­gi­les de cla­se me­dia. Las con­di­cio­nes de vi­da, ha­ci­na­mien­to y trans­por­te los ha­ce más vul­ne­ra­bles al con­ta­gio y al ais­la­mien­to. Al igual que con el es­ta­lli­do so­cial, la pan­de­mia ha vi­si­bi­li­za­do una reali­dad que in­creí­ble­men­te si­gue sien­do des­co­no­ci­da por mu­chos: los al­tos ni­ve­les de ha­ci­na­mien­to que vi­ven im­por­tan­tes sec­to­res de nues­tras ciu­da­des.

Soy de los que es­pe­ra que una de las con­se­cuen­cias de la pan­de­mia sea un nue­vo pac­to so­cial so­bre el es­tán­dar ur­bano y ha­bi­ta­cio­nal de nues­tras ciu­da­des. Por cier­to, pa­ra ha­cer­lo bien y no cau­sar más y nue­vos pro­ble­mas, te­ne­mos que dis­tin­guir en­tre un ha­ci­na­mien­to in­hu­mano ver­sus una den­si­dad equi­li­bra­da. Lo pri­me­ro es lo que hay que com­ba­tir. Lo se­gun­do es lo que ne­ce­si­ta­mos pa­ra te­ner ciu­da­des más com­pac­tas, don­de sec­to­res ba­jos y me­dios pue­dan vi­vir más cer­ca de cen­tros y sub­cen­tros ur­ba­nos, dis­mi­nu­yen­do los cos­tos so­cia­les y am­bien­ta­les de lar­gos via­jes, y con me­jor ac­ce­so a ser­vi­cios y es­pa­cios pú­bli­cos.

El se­gun­do desafío es la sus­ten­ta­bi­li­dad ener­gé­ti­ca y am­bien­tal de nues­tras ciu­da­des. En es­te sen­ti­do te­ne­mos que apos­tar co­mo nun­ca por ciu­da­des con me­jor red de trans­por­te pú­bli­co (bu­ses y me­tro) por so­bre el au­to par­ti­cu­lar, la electromov­ilidad y el uso cre­cien­te de la bi­ci­cle­ta. Tan­to por ries­gos a con­ta­gios co­mo por su efi­cien­cia (so­bre­to­do pa­ra tra­mos cor­tos), ca­da día se­rán más los ciu­da­da­nos que op­ten por es­ta ma­ne­ra de mo­vi­li­zar­se en la ciu­dad. Ve­re­das am­plias y en buen es­ta­do, ca­lles 100% pea­to­ni­za­bles, y re­des in­te­gra­das de ci­clo­vías de al­to es­tán­dar se­rán una de las ten­den­cias glo­ba­les pos­pan­de­mia.

El ter­cer y úl­ti­mo desafío, se­rá la pro­mis­cui­dad ur­ba­na. Ca­da día pa­re­ce más sen­sa­to cons­truir ciu­da­des y barrios don­de co­exis­tan dis­tin­to ti­po de ac­ti­vi­da­des en un mis­mo te­rri­to­rio. Es­te ti­po de ur­ba­nis­mo, que se ale­ja de la vie­ja es­cue­la de pla­ni­fi­ca­ción por zo­nas cla­ra­men­te di­fe­ren­cia­das, es más cohe­ren­te con la ne­ce­si­dad de una ciu­dad sus­ten­ta­ble don­de se in­cen­ti­ve los me­nos via­jes po­si­bles (en cual­quier mo­do de trans­por­te) y le dé más y me­jor vi­da a los barrios 24 hrs al día, 7 días a la se­ma­na. Na­da más ajeno a es­ta con­cep­ción éti­ca de ciu­dad que el so­bre-po­bla­mien­to de las pe­ri­fe­rias (sea en par­ce­las de agra­do o po­bla­cio­nes al­ta­men­te den­sas), des­pro­vis­tas de los de­bi­dos equi­pa­mien­tos y ser­vi­cios, ade­más de pro­mo­to­ras de lar­gos via­jes. Ni barrios de ofi­ci­nas, so­lo con vi­da de día y du­ran­te la se­ma­na, ni barrios dor­mi­to­rios so­lo con vi­da noc­tur­na y fi­nes de se­ma­na. Si a una ciu­dad con vi­da per­ma­nen­te.

La ciu­dad pos­pan­de­mia o se­rá una ciu­dad más equi­ta­ti­va, sus­ten­ta­ble y pro­mis­cua, o sim­ple­men­te no se­rá una ciu­dad pre­pa­ra­da pa­ra las exi­gen­cias ciu­da­da­nas, am­bien­ta­les y sa­ni­ta­rias del si­glo XXI.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.