La Tercera

Colo Colo cae an­te Ath­le­ti­co Pa­ra­naen­se con dos autogoles

Colo Colo cae an­te Ath­le­ti­co Pa­ra­naen­se, en una no­che lle­na de fa­ta­li­dad y con un muy ba­jo ni­vel de to­dos. Los al­bos pier­den por dos autogoles y no su­man nin­gu­na lle­ga­da cla­ra. Se que­dan con seis pun­tos en el Gru­po C de la Li­ber­ta­do­res.

- Ál­va­ro Po­ble­te Sports · Una · Cristian Castro · Lionel Messi · C.D. Jorge Wilstermann · Pelileo Sporting Club

25

Ese atis­bo de vi­da, se­pul­ta­do en lo más pro­fun­do de la pe­na de una hin­cha­da que sufre. Ese triun­fo so­bre Pe­ña­rol que sem­bró es­pe­ran­za, acri­bi­lla­do por la du­ra realidad. Colo Colo cae 2-0 en su vi­si­ta al Ath­le­ti­co Pa­ra­naen­se, por la Co­pa Li­ber­ta­do­res, y vuel­ve a des­per­tar to­dos los de­mo­nios de un año ne­gro.

Quin­ce mi­nu­tos desas­tro­sos. De fu­ne­ral. Des­ga­rro de Mou­che, una se­rial de lle­ga­das lo­ca­les. El Ca­ci­que prác­ti­ca­men­te no pa­sa la mi­tad de la can­cha. Y lo que es peor, el col­mo de las fa­ta­li­da­des, dos autogoles. El pri­me­ro a los 7’ (de Fe­li­pe Cam­pos) y el se­gun­do a los 14’ (Ga­briel Sua­zo). Una bo­fe­ta­da ase­si­na a la pe­que­ña ilu­sión que ge­ne­ró la re­mon­ta­da en el Mo­nu­men­tal.

Es cier­to que Gual­ber­to Ja­ra reaco­mo­dó un equi­po con va­rias ba­jas. Sin Zal­di­via ni Ba­rro­so, sin Pa­re­des y con el in­for­tu­nio de Mou­che al ini­cio del par­ti­do. Eso no jus­ti­fi­ca, sin em­bar­go, la apa­tía, des­orien­ta­ción y fal­ta de preparació­n que mos­tra­ron sus di­ri­gi­dos des­de el pi­ta­zo ini­cial.

De­fen­sas mar­can­do al ai­re, ju­ga­do­res mi­rán­do­se para sa­ber con quién ir en una pe­lo­ta de­te­ni­da. Así lle­gó la aper­tu­ra de la cuen­ta, de he­cho. En el me­dio, en tan­to, Ma­tías Fer

nán­dez se vol­vió un es­pec­ta­dor del par­ti­do, evi­den­te­men­te dis­mi­nui­do res­pec­to a to­dos los ju­ga­do­res en el cam­po. Colo Colo, sin su lí­der cua­ren­tón, ni si­quie­ra tu­vo ese so­plo de re­bel­día que lo res­ca­tó ha­ce una se­ma­na.

Tan tran­qui­lo se vol­vió el com­pro­mi­so para el Pa­ra­naen­se, que para ellos in­clu­so no fue ne­ce­sa­rio pre­sio­nar con ím­pe­tu para re­cu­pe­rar la pe­lo­ta. Los bra­si­le­ños en va­rios pa­sa­jes pre­fi­rie­ron re­tro­ce­der, en­tre­gar­le cam­po a Colo Colo y es­pe­rar a que el ba­lón vol­vie­ra so­lo a su po­der. Es­tra­te­gia sim­ple, re­for­za­da por la

ve­lo­ci­dad de sus ex­tre­mos, Ch­ris­tian y Leo Ci­tad­di­ni, que ge­ne­ral­men­te do­mi­na­ron a los la­te­ra­les al­bos.

En el com­ple­men­to, Ja­ra in­ten­tó una lí­nea de tres, con Cé­sar Fuen­tes me­ti­do en­tre los cen­tra­les. Sa­có a Fer­nán­dez, el fan­tas­ma del ído­lo de an­ta­ño, sa­có a De la Fuente (irre­le­van­te). Hu­bo al­go de in­ten­ción de ade­lan­tar­se un po­co en la can­cha, pe­ro lo mí­ni­mo. Ha­bía te­mor de su­frir una ver­güen­za ma­yor, po­si­ble­men­te. El lo­cal, en to­do ca­so, tam­bién se es­ta­cio­nó. To­mó la se­gun­da mi­tad ca­si co­mo un par­ti­do de en­tre­na­mien­to.

Lo peor es que, pe­se a eso, el cua­dro po­pu­lar no tu­vo un so­lo dis­pa­ro di­rec­to a por­te­ría ( so­lo al fi­nal, Cam­pos, des­de muy le­jos). Santos, el por­te­ro an­fi­trión, so­lo tra­ba­jó para ir a bus­car la pe­lo­ta y rea­li­zar un sa­que de me­ta. Al­go ju­gó con los pies, para no en­friar­se. Las ar­mas ofen­si­vas del Ca­ci­que, inexis­ten­tes.

Los úl­ti­mos 45 mi­nu­tos es­tu­vie­ron de­más. Un equi­po que no que­ría ju­gar y otro que sim­ple­men­te no po­día (Colo Colo). Un fu­ne­ral fut­bo­lís­ti­co, uno más en es­te eterno pan­teón en que se ha con­ver­ti­do el elen­co más im­por­tan­te del

fút­bol chi­leno.

El con­sue­lo, lo úni­co que le que­da a los blan­cos, es que la cla­si­fi­ca­ción a los oc­ta­vos de fi­nal de la Co­pa Li­ber­ta­do­res to­da­vía es­tá a la mano, a la es­pe­ra del par­ti­do que dispu­tarán hoy Wils­ter­mann y Pe­ña­rol, que to­da­vía es­tán a tres pun­tos de los chi­le­nos en la ta­bla del Gru­po C. El mie­do es gran­de, de to­das for­mas. El pa­vor por lo que vie­ne. Afue­ra y en el tor­neo lo­cal. Con tan­tos le­sio­na­dos, con tan­tas du­das y tan­tas pe­nu­rias, na­die sa­be has­ta dón­de pue­de caer es­ta triste ver­sión de Colo Colo.b

 ??  ??
 ??  ?? Los ju­ga­do­res de Pa­ra­naen­se ce­le­bran uno de sus go­les an­te la re­sig­na­da mi­ra­da de los co­lo­co­li­nos.
Los ju­ga­do­res de Pa­ra­naen­se ce­le­bran uno de sus go­les an­te la re­sig­na­da mi­ra­da de los co­lo­co­li­nos.
 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile