La Tercera

En­cues­ta mi­de im­pac­to de la cri­sis en tra­ba­ja­do­res de la cul­tu­ra

- Por Ro­mi­na de la Sot­ta Do­no­so Bodybuilding · Fitness · Healthy Living · UNESCO · Chile · Juan Carlos · Chamber of Deputies of Italy

28

En ju­lio, más de 4.000 ar­tis­tas y tra­ba­ja­do­res res­pon­die­ron una en­cues­ta pa­nel del Ob­ser­va­to­rio de Po­lí­ti­cas Cul­tu­ra­les. El 55% tu­vo un in­gre­so men­sual de $300 mil o me­nos, y el 54% no re­ci­bió nin­gu­na ayu­da del Go­bierno. Los es­pe­cia­lis­tas acu­san in­vi­si­bi­li­za­ción del sec­tor y el Mi­nis­te­rio de las Cul­tu­ras anun­cia pla­ni­fi­ca­ción de nue­va es­tra­te­gia.

“Los da­tos de­mues­tran que el sec­tor cul­tu­ral es­tá fue­ra del ra­dar del Estado y los be­ne­fi­cios del Go­bierno sim­ple­men­te no lle­gan”, ase­gu­ra Bár­ba­ra Ne­grón, directora del Ob­ser­va­to­rio de Po­lí­ti­cas Cul­tu­ra­les (OPC).

Es­ta en­ti­dad au­tó­no­ma dio a co­no­cer ayer los pri­me­ros re­sul­ta­dos del Mo­ni­to­reo Na­cio­nal de Tra­ba­ja­do­res de la Cul­tu­ra. Es una en­cues­ta pa­nel que res­pon­die­ron en­tre el 8 y el 18 de ju­lio más de 4.000 ar­tis­tas y tra­ba­ja­do­res de to­das las re­gio­nes del país y dis­ci­pli­nas, des­de la mú­si­ca, el tea­tro, las ar­tes vi­sua­les y el au­dio­vi­sual, has­ta la ar­te­sa­nía, el cir­co y la ar­qui­tec­tu­ra.

A di­fe­ren­cia de to­dos los ca­tas­tros pre­vios, es­ta en­cues­ta se apli­ca pe­rió­di­ca­men­te, para ver có­mo evo­lu­cio­na to­do. De he­cho, la se­gun­da con­sul­ta se ini­ció el do­min­go.

“Ya ve­mos se­ña­les bas­tan­te pro­fun­das. Los re­sul­ta­dos con­fir­man que la si­tua­ción de los ar­tis­tas es gra­ve, y que la ayu­da del Go­bierno no ha si­do sig­ni­fi­ca­ti­va para el sec­tor”, di­ce Ne­grón.

La pri­me­ra evi­den­cia que que­da en ma­ni­fies­to es la pa­ra­li­za­ción: el 81% mues­tra una dis­mi­nu­ción o el ce­se ab­so­lu­to de su ac­ti­vi­dad cul­tu­ral. Las con­se­cuen­cias: el 55% ob­tu­vo in­gre­sos men­sua­les por $300 mil o me­nos en el úl­ti­mo mes. “El im­pac­to es al­tí­si­mo, me ha to­ca­do ver ci­fras de otros sec­to­res y no son tan al­tas co­mo és­tas”, ase­gu­ra la es­pe­cia­lis­ta.

Por ejem­plo, de las per­so­nas que ga­nan ha­bi­tual­men­te en­tre $500 mil y $650 mil men­sua­les, el 77% vio re­du­ci­do sus in­gre­sos. Y en al­gu­nos ca­sos la ba­ja fue abrup­ta: el 27% ob­tu­vo me­nos de $100 mil y el 14%, en­tre $100 mil y $200 mil.

Se da, ade­más, una pa­ra­do­ja: pe­se a la caí­da de in­gre­sos, “el 50% es­tá tra­tan­do de adap­tar­se a la mo­da­li­dad on­li­ne, y el 14% lo lo­gró sa­tis­fac­to­ria­men­te”.

Para el OPC só­lo dos ci­fras fue­ron ines­pe­ra­das: el 76% de los ar­tis­tas no postuló a los fon­dos de emer­gen­cia del Mi­nis­te­rio de las Cul­tu­ras, y el 22% sufre una en­fer­me­dad cró­ni­ca.

Las ayu­das pen­dien­tes

De acuer­do con el in­for­me del OPC, el 22% ob­tu­vo la de­vo­lu­ción an­ti­ci­pa­da de los im­pues­tos.

Sin em­bar­go, no su­ce­dió lo mis­mo con las otras ayu­das del Go­bierno: el 54% no ac­ce­dió a nin­gún be­ne­fi­cio. “Cuan­do se hi­zo la en­cues­ta, ya es­ta­ban ins­ta­la­dos la Ley de Pro­tec­ción del Em­pleo y el Bono Co­vid, pe­ro el por­cen­ta­je que se vio be­ne­fi­cia­do es ab­so­lu­ta­men­te mar­gi­nal: un 2% y un 7% res­pec­ti­va­men­te”, di­ce Ne­grón.

En tan­to, la ca­ja de ali­men­tos lle­gó al 17%, y el In­gre­so Fa­mi­liar de Emer­gen­cia, al 8%.

“Tris­te­men­te, los re­sul­ta­dos no nos sor­pren­den. Sa­bía­mos que ya la si­tua­ción del sec­tor era muy pre­ca­ria, y la pan­de­mia des­nu­da esa pre­ca­rie­dad. Es un sec­tor in­for­mal, hay mu­chos ám­bi­tos en los que no ves una bo­le­ta y don­de no exis­te la fi­gu­ra cla­ra del em­plea­dor. Es­tos tra­ba­ja­do­res no es­tán en el mun­do de los de­pen­dien­tes, pe­ro tam­po­co en el de los in­de­pen­dien­tes. Es­tán en tie­rra de na­die”, ex­pli­ca Ne­grón.

Sin em­bar­go, opi­na, “no pue­de ser que los agen­tes cul­tu­ra­les no sean su­je­to de po­lí­ti­cas, el Estado tie­ne que ha­cer­se car­go de es­tos tra­ba­ja­do­res; el Mi­nis­te­rio de Desa­rro­llo So­cial o el del Tra­ba­jo. Fal­ta una le­gis­la­ción que re­co­noz­ca sus con­di­cio­nes pre­ca­rias pe­se a sus es­tu­dios, que se en­tien­da su na­tu­ra­le­za, y se aco­ja al tra­ba­ja­dor en es­ta sin­gu­la­ri­dad, co­mo cuan­do tú en­tien­des y aco­ges la na­tu­ra­le­za del tra­ba­jo de los tem­po­re­ros”.

Coin­ci­de Ni­co­lás del Va­lle, coor­di­na­dor aso­cia­do del Pro­gra­ma de Cul­tu­ra de la Unes­co para Chi­le: “Lo pri­me­ro que in­di­can las ci­fras del mo­ni­to­reo es có­mo el sec­tor de la cul­tu­ra, en tér­mi­nos la­bo­ra­les, es­tá in­vi­si­bi­li­za­do en las es­ta­dís­ti­cas na­cio­na­les. De aquí se des­pren­de que las ayu­das eco­nó­mi­cas del Go­bierno no es­tán lle­gan­do al mun­do de la cul­tu­ra”.

¿En­tra el agua con bal­de?

“El gran pro­ble­ma de to­do el pri­mer pa­que­te de me­di­das fue que te exi­gía ca­li­fi­ca­ción por el re­gis­tro so­cial de ho­ga­res, y esa he­rra­mien­ta no era efec­ti­va, por­que es un ins­tru­men­to para me­dir po­bre­za ex­tre­ma y no per­mi­te una cla­si­fi­ca­ción ex­pe­di­ta de la cla­se me­dia, por muy pre­ca­ri­za­da que es­té”, ase­gu­ra Da­nie­la Es­pi­no­za, pre­si­den­ta del Sin­di­ca­to Na­cio­nal In­te­rem­pre­sa de Pro­fe­sio­na­les y Téc­ni­cos del Ci­ne y Au­dio­vi­sual (Sin­te­ci).

“Yo mis­ma lo ex­pli­qué a fi­nes de abril en la co­mi­sión de Cul­tu­ra de la Cá­ma­ra de Dipu­tados, en una se­sión con el sub­se­cre­ta­rio de las Cul­tu­ras Juan Car­los Silva, cuan­do des­de el Go­bierno nos di­je­ron pos­tu­len a la fi­cha de pro­tec­ción so­cial por­que van a en­trar al re­gis­tro so­cial de ho­ga­res y van a re­ci­bir los bo­nos. No­so­tros acla­ra­mos que es muy di­fí­cil que la fi­cha nos ca­li­fi­que bien, por­que te­ne­mos ca­rac­te­rís­ti­cas par­ti­cu­la­res que ge­ne­ran bre­chas”, agre­ga la di­ri­gen­te.

En lo es­pe­cí­fi­co, te­ner for­ma­ción téc­ni­co pro­fe­sio­nal o uni­ver­si­ta­ria, te­ner hi­jos en co­le­gios par­ti­cu­la­res o par­ti­cu­la­res sub­ven­cio­na­dos, Isa­pre o es­tar en Fo­na­sa en los tra­mos C o D. To­do eso su­ma pun­tos en es­ta fi­cha, e im­pi­de ser sus­cep­ti­ble del be­ne­fi­cio. “La cla­se me­dia no en­tra. De he­cho, te pre­gun­tan có­mo es el te­cho de tu vi­vien­da, si tie­ne pi­so de tie­rra, y de dón­de vie­ne la to­ma de agua, si es­tá en el in­te­rior o en ex­te­rior, si hay que en­trar el agua con bal­de”, de­ta­lla Es­pi­no­za.

Gra­cias a la ges­tión de las co­mi­sio­nes de Ha­cien­da de am­bas cá­ma­ras, cuen­ta, es­to se rec­ti­fi­có con la in­clu­sión de “una de­cla­ra­ción ju­ra­da que pri­ma­ba so­bre tu ca­li­fi­ca­ción, don­de de­cías ‘efec­ti­va­men­te es­toy ce­san­te, no ten­go in­gre­sos’, y eso per­mi­tía que re­ci­bie­ras el be­ne­fi­cio. Pe­ro esa de­cla­ra­ción só­lo apa­re­cía en la pá­gi­na cuan­do tú ape­la­bas”, agre­ga Es­pi­no­za. Y co­mo la so­la eva­lua­ción de­mo­ra un mes ca­len­da­rio, “re­cién aho­ra hay gen­te a la que le es­tán pa­gan­do la pri­me­ra o la se­gun­da cuo­ta”.

Otro ejem­plo de in­apli­ca­bi­li­dad se ve en el Bono Cla­se Me­dia: las ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas sue­len hacer una so­la bo­le­ta por ac­tua­ción de un elen­co mu­si­cal o tea­tral, para no te­ner que li­ci­tar. Y co­mo só­lo un miem­bro del gru­po da la bo­le­ta, to­dos los de­más no pue­den de­mos­tra los in­gre­sos que per­ci­bie­ron.

Im­pac­to ne­ga­ti­vo

Para Ni­co­lás del Va­lle la eva­lua­ción es cla­ra: “El im­pac­to de la cri­sis sa­ni­ta­ria y de la cri­sis eco­nó­mi­ca cau­sa­da por el Co­vid en los tra­ba­ja­do­res de la cul­tu­ra en Chi­le es ca­tas­tró­fi­co, es­tos da­tos lo mues­tran. Es cla­ro que el desafío de aten­der las con­di­cio­nes la­bo­ra­les y de se­gu­ri­dad so­cial de los tra­ba­ja­do­res de la cul­tu­ra de­be ser una prio­ri­dad para los pla­nes de re­cu­pe­ra­ción, de reac­ti­va­ción y de for­ta­le­ci­mien­to del sec­tor de la cul­tu­ra”.

A su jui­cio, ello se de­be a que los ar­tis­tas y tra­ba­ja­do­res cul­tu­ra­les “no en­ca­jan con los pa­rá­me­tros ge­ne­ra­les de la eco­no­mía en su con­jun­to. En­ton­ces el lla­ma­do es a ela­bo­rar po­lí­ti­cas pú­bli­cas que atien­dan a su es­pe­ci­fi­ci­dad, pe­ro siem­pre en diá­lo­go in­ter­sec­to­rial con Ha­cien­da y Eco­no­mía. Si hay una ayu­da es­pe­cí­fi­ca pro­ve­nien­te del Mi­nis­te­rio de Desa­rro­llo So­cial y Fa­mi­lia, que en el di­se­ño de ese ins­tru­men­to par­ti­ci­pen los es­pe­cia­lis­tas en cul­tu­ra para re­le­var las ca­rac­te­rís­ti­cas par­ti­cu­la­res del sec­tor y que no que­den fue­ra”.

Con­sul­ta­dos por La Ter­ce­ra, des­de el Mi­nis­te­rio de las Cul­tu­ras res­pon­die­ron que es­tán tra­ba­jan­do en ese sen­ti­do: “Co­mo mi­nis­te­rio es­ta­mos ela­bo­ran­do un plan de ca­rac­te­ri­za­ción para el sec­tor, que per­mi­ti­rá con­tar con in­for­ma­ción con­fia­ble de la si­tua­ción del sec­tor y sus dis­tin­tos sub­sec­to­res. El ob­je­ti­vo de es­ta es­tra­te­gia es orien­tar la to­ma de de­ci­sio­nes, la adop­ción de me­di­das ba­sa­das en evi­den­cia, e in­ser­tar al sec­tor ar­tís­ti­co y cul­tu­ral en las es­ta­dís­ti­cas na­cio­na­les”.

Asi­mis­mo, en­tre­gan una cifra alen­ta­do­ra res­pec­to del In­gre­so Fa­mi­liar de Emer­gen­cia, a di­fe­ren­cia de lo de­tec­ta­do has­ta ju­lio. “La Uni­dad de In­ter­me­dia­ción Le­gal del Mi­nis­te­rio ha cru­za­do más de 9.000 RUT de ar­tis­tas y cul­to­res con el Mi­nis­te­rio de Desa­rro­llo So­cial, de los cua­les más de 7.000 ya tie­nen Re­gis­tro So­cial de Ho­ga­res. De es­ta cifra, el 73% ha ac­ce­di­do al pa­go del In­gre­so de Emer­gen­cia”.

 ??  ??
 ??  ??
 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile