La Tercera

REPROCHES DE CONTRALORÍ­A AL AC­TUAR DE CARABINERO­S

Re­sul­ta­ría in­con­ve­nien­te que el en­te con­tra­lor en­tre a ca­li­fi­car ac­tua­cio­nes de mé­ri­to, y no lo pro­pia­men­te ad­mi­nis­tra­ti­vo, pues ello ge­ne­ra­ría una su­per­po­si­ción de ro­les afec­tan­do el fun­cio­na­mien­to de las ins­ti­tu­cio­nes del Estado.

- Office of the Comptroller General of Colombia · Carabineros de Chile

5

La Contralorí­a Ge­ne­ral de la Re­pú­bli­ca ha for­mu­la­do car­gos con­tra sie­te ge­ne­ra­les de Carabinero­s, en el mar­co de un su­ma­rio ad­mi­nis­tra­ti­vo ini­cia­do tras ha­ber re­ci­bi­do una se­rie de de­nun­cias en con­tra de la ins­ti­tu­ción por la for­ma en que se desem­pe­ñó en el con­trol del or­den pú­bli­co tras las pro­tes­tas desata­das a par­tir del 18 de oc­tu­bre del año pa­sa­do. Los con­te­ni­dos del su­ma­rio son por aho­ra se­cre­tos, pe­ro se­gún ha tras­cen­di­do el en­te con­tra­lor cues­tio­na que la ins­ti­tu­ción po­li­cial no ha­bría ga­ran­ti­za­do el cum­pli­mien­to de los pro­to­co­los de uso de la fuer­za, es­ta­ble­ci­dos en los pro­pios ma­nua­les in­ter­nos de Carabinero­s.

El co­no­ci­mien­to de es­tos su­ma­rios abrió una agu­da con­tro­ver­sia en­tre es­pe­cia­lis­tas, pues así co­mo hay quie­nes es­ti­man que la Contralorí­a cuen­ta con fa­cul­ta­des para ello, otros opi­nan que es­to des­bor­da el mar­co de sus atri­bu­cio­nes. La en­ti­dad ha de­fen­di­do el uso de es­tas pre­rro­ga­ti­vas, am­pa­rán­do­se en el ar­tícu­lo 98 de la Cons­ti­tu­ción, se­gún el cual el or­ga­nis­mo “ejer­ce­rá el con­trol de le­ga­li­dad de los ac­tos de la ad­mi­nis­tra­ción”, mien­tras que su pro­pia ley or­gá­ni­ca con­sa­gra que po­drá or­de­nar, cuan­do lo es­ti­me ne­ce­sa­rio, la ins­truc­ción de su­ma­rios ad­mi­nis­tra­ti­vos.

Quie­nes di­sien­ten de es­ta in­ter­pre­ta­ción, es­gri­men, en­tre otras ra­zo­nes, que en la pro­pia ley or­gá­ni­ca se es­ta­ble­ce que la Contralorí­a, con mo­ti­vo del con­trol de le­ga­li­dad o de las au­di­to­rías, no po­drá eva­luar los as­pec­tos de mé­ri­to o de con­ve­nien­cia de las de­ci­sio­nes po­lí­ti­cas o ad­mi­nis­tra­ti­vas. Tam­bién otras vo­ces ha­cen ver que los pro­to­co­los no se­rían una ley en los tér­mi­nos que ex­pre­sa la Cons­ti­tu­ción, sino nor­mas téc­ni­cas que re­gu­lan la for­ma en que lle­va­rán a ca­bo sus ta­reas.

La ac­tua­ción de la Contralorí­a ha lla­ma­do la aten­ción des­de lue­go, por­que to­do pa­re­ce in­di­car que es­tá en­tran­do a ca­li­fi­car una ac­tua­ción de mé­ri­to, y ello na­tu­ral­men­te re­pre­sen­ta una se­rie de di­fi­cul­ta­des. Pues más allá de que la re­dac­ción de las nor­mas de­je un mar­gen para la in­ter­pre­ta­ción, en­trar a eva­luar la per­ti­nen­cia de las ac­tua­cio­nes de los fun­cio­na­rios o de las ins­ti­tu­cio­nes del Estado -y ya no so­lo ve­lar por el cum­pli­mien­to de obli­ga­cio­nes ad­mi­nis­tra­ti­vas-su­po­ne que el en­te con­tra­lor es­ta­ría en dis­po­si­ción para po­der eva­luar con pro­pie­dad si el queha­cer pro­pio del desem­pe­ño se ajus­tó o no a la le­ga­li­dad.

El con­trol de las ac­tua­cio­nes de las ins­ti­tu­cio­nes del Estado es fun­da­men­tal, y por ello en nues­tro or­de­na­mien­to se han es­ta­ble­ci­do dis­tin­tos ni­ve­les para ca­li­fi­car di­chas ac­tua­cio­nes. La Contralorí­a desem­pe­ña un rol fun­da­men­tal en el con­trol del uso de los re­cur­sos pú­bli­cos, en ve­lar por la pro­bi­dad fun­cio­na­ria y la le­ga­li­dad de de­cre­tos su­pre­mos y re­so­lu­cio­nes de los jefes de ser­vi­cio, en­tre otras ta­reas in­dis­pen­sa­bles, pe­ro pa­re­ce ra­zo­na­ble que cuan­do se tra­te de he­chos que even­tual­men­te pue­dan cons­ti­tuir de­li­tos, o eva­luar el desem­pe­ño de una au­to­ri­dad, ello que­de re­ser­va­do al Mi­nis­te­rio Pú­bli­co, a los su­ma­rios in­ter­nos de las res­pec­ti­vas ins­ti­tu­cio­nes o a la pro­pia au­to­ri­dad de go­bierno, que en úl­ti­mo tér­mino tie­ne la res­pon­sa­bi­li­dad ad­mi­nis­tra­ti­va y po­lí­ti­ca. En ese or­den de co­sas, pa­re­ce ra­zo­na­ble que la Contralorí­a ve­le por to­do aque­llo re­la­cio­na­do con el cum­pli­mien­to ad­mi­nis­tra­ti­vo, re­ser­van­do la ca­li­fi­ca­ción del mé­ri­to a otras ins­tan­cias, pues de lo con­tra­rio hay una in­con­ve­nien­te su­per­po­si­ción de ro­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile