La Tercera

La ase­so­ra de con­fian­za del ex­mi­nis­tro en la mi­ra de la fis­ca­lía

La ex­je­fa de ga­bi­ne­te, It­ziar Li­na­za­so­ro, fi­gu­ra co­mo impu­tada en la in­ves­ti­ga­ción que tie­ne a Ma­ña­lich de vuel­ta al cen­tro de la po­lé­mi­ca. Aún no ha de­cla­ra­do. Es ex­tre­ma­da­men­te fiel al mé­di­co y go­za de su con­fian­za, pe­ro no de­jó el Minsal tras su caí­da.

- Por Les­lie Aya­la y Se­bas­tián Mi­nay Jaime Mañalich · Charles Darwin · China · Darwin · Santiago de los Caballeros

Cuan­do su je­fe, Jai­me Ma­ña­lich, tu­vo que sa­lir de su car­go el 13 de ju­nio, la en­fer­me­ra de la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca It­ziar Li­na­za­so­ro Huer­ta (42) de­bió ce­sar co­mo su je­fa de ga­bi­ne­te, ce­rran­do de gol­pe un crí­ti­co ci­clo, el que con­tó con su ex­tre­ma con­fian­za.

Qué ha si­do de sus pa­sos la­bo­ra­les, qué fun­cio­nes ha desem­pe­ña­do to­do es­te tiem­po, son pre­gun­tas que has­ta el mo­men­to de pu­bli­car es­ta no­ta no han ha­lla­do res­pues­ta. El mis­mo re­gis­tro de Trans­pa­ren­cia di­ce que su con­tra­ta ex­pi­ró el 11 de agos­to.

Po­co más de tres me­ses des­pués de la caí­da de Ma­ña­lich, Li­na­za­so­ro fi­gu­ra aho­ra co­mo impu­tada en la in­ves­ti­ga­ción que lle­va a ca­bo el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co que bus­ca di­lu­ci­dar el ma­ne­jo de la pan­de­mia ba­jo la ad­mi­nis­tra­ción del ne­fró­lo­go. La con­fian­za mu­tua la tu­vo du­ran­te los me­ses más cru­dos del vi­rus den­tro del re­ser­va­do ani­llo con que el mi­nis­tro con­du­cía la cri­sis. Era ella quien lle­na­ba de da­tos las pre­sen­ta­cio­nes en Po­wer Point que acom­pa­ña­ban los ba­lan­ces ma­ti­na­les. Y mien­tras la de­fen­sa del mé­di­co ale­ga que ha ha­bi­do “fil­tra­cio­nes” de tes­ti­mo­nios, al­gu­nos de los que han cir­cu­la­do alu­den y des­cri­ben el rol que tu­vo la pro­fe­sio­nal en to­do es­to.

Has­ta aho­ra, Li­na­za­so­ro no cuen­ta con abo­ga­do, pe­ro cuan­do se le ci­te a de­cla­rar de­be­rá te­ner un de­fen­sor para en­fren­tar es­te pro­ce­so ju­di­cial. De mo­men­to, no fi­cha­ría a Ga­briel Za­lias­nik, que re­pre­sen­ta al mi­nis­tro. Pe­ro en la de­fen­sa de Ma­ña­lich creen que cuan­do la en­fer­me­ra ates­ti­güe, se­rá una po­ten­te con­tra­ofen­si­va que -es­pe­ran­des­vir­túe los flan­cos con­tra el ex­mi­nis­tro. En La Mo­ne­da, al­gu­nos cer­ca­nos al Pre­si­den­te mi­ran es­to con in­te­rés: leen que las de­cla­ra­cio­nes de la ex­je­fa de Epi­de­mio­lo­gía y hoy je­fa de Di­vi­sión de Pla­ni­fi­ca­ción de Sa­lud (Di­plas), Johan­na Ace­ve­do, des­cri­ben “bien” el pa­pel que ju­gó ella.

Pe­ro otras vo­ces sos­tie­nen lo con­tra­rio: que Ace­ve­do ha­bría “ha­bla­do por la he­ri­da”, por­que es­ta­ba ya cues­tio­na­da en su labor y que por eso la re­em­pla­za­ron por Ra­fael Araos. Es­ta ver­sión tie­ne un con­tra­pun­to: cer­ca­nos a la je­fa de Di­plas di­cen que su re­des­ti­na­ción fue un as­cen­so y no una de­gra­da­ción y que no tie­ne pro­ble­mas con su su­ce­sor en Epi­de­mio­lo­gía, por­que son cer­ca­nos y por­que ella lo lle­vó al Minsal. Los dos com­par­ten ofi­ci­na.

Por qué la in­ves­ti­ga la fis­ca­lía

Cuan­do el juez Dar­win Brat­ti, del Sép­ti­mo Juz­ga­do de Ga­ran­tía de San­tia­go, de­ci­dió vi­sar la pe­ti­ción que le ha­bía he­cho el fis­cal de Al­ta Com­ple­ji­dad Mar­ce­lo Ca­rras­co para alla­nar el Mi­nis­te­rio de Sa­lud e in­cau­tar sus ser­vi­do­res, in­ter­nos y ex­ter­nos, los co­rreos de Ma­ña­lich y de la ac­tual sub­se­cre­ta­ria Pau­la Da­za, ve­nía, ade­más, la pe­ti­ción de or­de­nar di­cha me­di­da in­tru­si­va en con­tra de Li­na­za­so­ro, un per­so­na­je des­co­no­ci­do. Para ello de­bió es­tu­diar los an­te­ce­den­tes con los que con­ta­ba el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co para di­ri­gir una pes­qui­sa de es­te ti­po en con­tra de ella.

Para que su ca­li­dad en es­ta in­ves­ti­ga­ción pa­sa­ra a la de impu­tada re­sul­ta­ron cla­ves las men­cio­nes que ha­ce Johan­na Ace­ve­do.

La pro­fe­sio­nal ins­ta­la a la je­fa de ga­bi­ne­te de Ma­ña­lich co­mo una mu­jer de con­fian­za del se­cre­ta­rio de Estado y que par­ti­ci­pa­ba en las es­tra­te­gias sa­ni­ta­rias y co­mu­ni­ca­cio­na­les que el Minsal en­tre­ga­ba en sus re­por­tes so­bre la pan­de­mia. Si ha­bía al­guien que po­día te­ner co­no­ci­mien­to de es­ta even­tual bre­cha -que de­nun­cia Ace­ve­do- en­tre las ci­fras de fa­lle­ci­dos y con­ta­gios ex­pues­tas en el re­por­te ofi­cial era ella.

“Des­de el 2 de mar­zo le­van­ta­mos una pla­ta­for­ma para rea­li­zar la no­ti­fi­ca­ción de los ca­sos sos­pe­cho­sos de Co­vid-19. La fuente de in­for­ma­ción de ca­sos no­ti­fi­ca­dos y sos­pe­cho­sos es Epi­vi­gi­la. Las au­to­ri­da­des, en ge­ne­ral, no tie­nen cla­ve de es­ta pla­ta­for­ma, pe­ro Ma­ña­lich nos pe­día re­mi­tir­le de ma­ne­ra pe­rió­di­ca las ba­ses de da­tos por co­rreo a él y a su je­fa de ga­bi­ne­te. Hay dos ni­ve­les, la da­ta in­ter­na y la da­ta pú­bi­ca; Ma­ña­lich te­nía una je­fa de ga­bi­ne­te, It­ziar Li­na­za­so­ro, para ela­bo­rar la re­por­te­ría pú­bli­ca dia­ria”, sos­tu­vo Ace­ve­do an­te el fis­cal Ca­rras­co.

Asi­mis­mo, la mu­jer apun­tó a que ha­bía dos com­po­nen­tes o tres, una era la da­ta pú­bli­ca que sa­lía de Epi­de­mio­lo­gía, que a su jui­cio “te­nía cier­ta ri­que­za de in­for­ma­ción” y que eran los re­por­tes cons­tan­tes. “Otra son los anun­cios dia­rios de nuevos ca­sos, etc. El mi­nis­tro de­fi­nió que la res­pon­sa­ble de la re­por­te­ría pú­bli­ca des­de cuan­do co­men­zó es­to fue­ra su je­fa de ga­bi­ne­te. Des­de fe­bre­ro yo le re­por­ta­ba dia­ria­men­te a It­ziar los ca­sos nuevos, via­je­ros, de dón­de ve­nían, etc. Lue­go los ca­sos sos­pe­cho­sos, lo mis­mo, y des­pués los ca­sos cuan­do co­men­za­ron”.

La je­fa de Di­plas, en­ton­ces, apun­tó a su res­pon­sa­bi­li­dad en la crea­ción de un sis­te­ma dis­tin­to para or­ga­ni­zar la in­for­ma­ción so­bre la pan­de­mia. “El sis­te­ma te­nía cier­to des­fa­se se­gún el in­gre­so a pla­ni­llas y re­que­ría que los su­je­tos es­tu­vie­ran no­ti­fi­ca­dos. Ella de­ci­dió un sis­te­ma pa­ra­le­lo para lle­var la in­for­ma­ción pú­bli­ca, que era lla­mar por te­lé­fono a la Se­re­mi para que le in­for­ma­ra los ca­sos y yo en­via­ba en pa­ra­le­lo los re­por­tes nues­tros”.

Tras ex­hi­bir unas pla­ni­llas al fis­cal, Ace­ve­do di­ce “aquí hay un ex­trac­to que mues­tra lo que se en­vió de ma­ne­ra cons­tan­te a la je­fa de ga­bi­ne­te, sub­se­cre­ta­ria, etc. Nú­me­ro de via­je­ros, cuán­tos in­gre­sa­ron des­de Chi­na, si fue con­tac­ta­do, lo­ca­li­za­do, si hay se­gui­mien­to ac­ti­vo. Es­to fue has­ta el 30 de abril, cuan­do ya ha­bía trans­mi­sión co­mu­ni­ta­ria y de­bía­mos fo­ca­li­zar los es­fuer­zos. La ta­sa de via­je­ros con con­ta­gio era po­ca y te­nía­mos mu­chos con­ta­gios, así que se man­tu­vo la vi­gi­lan­cia de via­je­ros, con un re­gis­tro, pe­ro no se­gui­mien­tos des­de esa fe­cha (...)”.

So­bre los cri­te­rios con los que Li­na­za­so­ro de­fi­nía la in­for­ma­ción del re­por­te dia­rio y si es­tos eran con­sul­ta­dos al con­se­jo ase­sor, al je­fe de Epi­de­mio­lo­gía o a ella co­mo je­fa de Di­plas, Ace­ve­do sos­tu­vo que “des­co­noz­co sus cri­te­rios”. Agre­gó que “en tér­mi­nos ge­ne­ra­les eran nú­me­ros si­mi­la­res a los míos y pro­ba­ble­men­te in­clu­so más ac­tua­li­za­dos. Des­pués el vo­lu­men era de­ma­sia­do im­por­tan­te y yo creo que se die­ron cuen­ta de que te­nían que re­cu­rrir a la fuente ofi­cial de la da­ta y nos pi­dió a no­so­tros que in­for­má­ra­mos”.

Para el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co, en­ton­ces re­sul­ta vi­tal ac­ce­der a las co­mu­ni­ca­cio­nes que ella tu­vo con su je­fe, el ti­tu­lar de Sa­lud, pues para el fis­cal Ca­rras­co -en su pe­ti­ción para in­cau­tar los co­rreos-, “más allá de los cues­tio­na­mien­tos que pue­den pro­ve­nir des­de la pren­sa o des­de dis­tin­tas ONG, lo cier­to es que, en es­te ca­so, la fun­cio­na­ria en­car­ga­da del pro­ce­sa­mien­to de la in­for­ma­ción es la que ad­vier­te de ma­ne­ra cons­tan­te que Ma­ña­lich y su equi­po no to­man en con­si­de­ra­ción los an­te­ce­den­tes de pro­pia ela­bo­ra­ción y pre­fie­ren otros sin una aparente jus­ti­fi­ca­ción téc­ni­ca”.

 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile