La se­gun­da ola en Eu­ro­pa es sin en­cie­rro to­tal y con me­nos fa­lle­ci­dos

Eu­ro­pa sin cua­ren­te­nas y con me­nos muer­tes

La Tercera - - PORTADA - Por Fran­cis­ca For­ni

2-3

Pe­se al au­men­to sos­te­ni­do de ca­sos en las úl­ti­mas se­ma­nas, los paí­ses eu­ro­peos es­tán ha­cien­do lo po­si­ble por evi­tar vol­ver al en­cie­rro, a ex­cep­ción de Es­pa­ña, que apli­có “con­fi­na­mien­tos se­lec­ti­vos”.

Lo que es­ta­mos vi­vien­do en es­tos mo­men­tos es el co­mien­zo de la se­gun­da ola”, ad­mi­tió ha­ce dos se­ma­nas el can­ci­ller de Aus­tria, Se­bas­tian Kurz. Des­de en­ton­ces, mu­chos de los paí­ses eu­ro­peos han re­gis­tra­do un ve­loz au­men­to en el nú­me­ro de con­ta­gios dia­rios, es­pe­cial­men­te en Es­pa­ña, Reino Uni­do y Fran­cia, aun­que el nú­me­ro de fa­lle­ci­dos en es­tos mo­men­tos es­tá le­jos de igua­lar las ci­fras re­gis­tra­das en los pri­me­ros me­ses de la pan­de­mia

Con un al­za de ca­sos en la ma­yo­ría de los paí­ses y la tem­po­ra­da de gri­pe a un pa­so de co­men­zar, la Co­mi­sión Eu­ro­pea y el Cen­tro Eu­ro­peo pa­ra la Pre­ven­ción y el Con­trol de las En­fer­me­da­des (ECDC) han mos­tra­do preo­cu­pa­ción por el con­ti­nen­te. Se­gún ci­fras de la OMS, el nú­me­ro de muer­tes en Eu­ro­pa au­men­tó en un 27% en­tre el 14 y el 20 de septiembre, en re­la­ción a la se­ma­na an­te­rior, mien­tras que va­rias na­cio­nes es­tán ex­pe­ri­men­tan­do ré­cord de ca­sos dia­rios.

“En al­gu­nos Es­ta­dos la si­tua­ción es aho­ra in­clu­so peor que du­ran­te el peak en mar­zo”, di­jo ayer la co­mi­sa­ria de Sa­lud, Ste­lla Ky­ria­ki­des, du­ran­te la pre­sen­ta­ción de los úl­ti­mos da­tos del in­for­me de eva­lua­ción de ries­gos del ECDC.

“El muy es­pe­ra­do y ne­ce­sa­rio le­van­ta­mien­to de las res­tric­cio­nes du­ran­te el prin­ci­pio del ve­rano nos ha lle­va­do has­ta lo que he­mos es­ta­do ad­vir­tien­do de for­ma con­ti­nua­da”, re­cal­có la co­mi­sa­ria. Su­ma­do a la ma­yor ca­pa­ci­dad de los paí­ses de rea­li­zar tests, en agos­to co­men­zó a au­men­tar de ma­ne­ra gra­dual el por­cen­ta­je de po­si­ti­vos, acer­cán­do­se al 5%.

“Lo que ve­mos en mu­chos paí­ses es que a me­nu­do las trans­mi

sio­nes se de­ben a reunio­nes pri­va­das. Fes­ti­vi­da­des, gran­des en­cuen­tros fa­mi­lia­res, bo­das y el res­to de si­tua­cio­nes que se dan con ami­gos y fa­mi­lia”, di­jo An­drea Am­mon, di­rec­to­ra del ECDC.

La ma­yor par­te de los ca­sos de­tec­ta­dos en la Unión Eu­ro­pea, se­gún el in­for­me, se en­cuen­tran en la po­bla­ción de en­tre 15 y 49 años. Aun­que las per­so­nas de es­te gru­po eta­rio no sue­len te­ner com­pli­ca­cio­nes de­ri­va­das del vi­rus, “en las úl­ti­mas cua­tro se­ma­nas el 44% de los ca­sos se­ve­ros no­ti­fi­ca­dos se en­con­tra­ban en es­te gru­po”.

En la mis­ma lí­nea, la di­rec­to­ra del ECDC pi­dió a las au­to­ri­da­des res­pon­der en tres fren­tes: con­tro­lar la trans­mi­sión en­tre ni­ños y adul­tos me­no­res de 50 años, pro­te­ger a los in­di­vi­duos mé­di­ca­men­te vul­ne­ra­bles y a los tra­ba­ja­do­res de la sa­lud, es­pe­cial­men­te aque­llos que se de­di­can a la aten­ción pri­ma­ria. En cuan­to a las me­di­das que de­ben to­mar los paí

ses, la fun­cio­na­ria exi­gió que ten­gan “ca­pa­ci­dad su­fi­cien­te” pa­ra rea­li­zar prue­bas, que ha­gan un ras­treo de con­tac­tos “ri­gu­ro­so” y que im­ple­men­ten “cua­ren­te­nas pa­ra aque­llos que ha­yan es­ta­do en con­tac­to con un po­si­ti­vo”.

La fun­cio­na­ria se re­fi­rió tam­bién a la “fa­ti­ga Co­vid” que se ha ex­ten­di­do por el con­ti­nen­te. “De­be­mos evi­tar lle­gar al pun­to en el que los go­bier­nos sien­tan que no les que­da ya más elec­ción que im­po­ner con­fi­na­mien­tos ge­ne­ra­li­za­dos, pues se­rá per­ju­di­cial pa­ra nues­tra sa­lud men­tal, nues­tras eco­no­mías, la edu­ca­ción y bie­nes­tar de nues­tros hi­jos y pa­ra nues­tros tra­ba­jos y vidas co­ti­dia­nas”, di­jo Am­mon.

Es pre­ci­sa­men­te lo que han es­ta­do evi­tan­do las au­to­ri­da­des eu­ro­peas. Es­pa­ña es el úni­co país de la re­gión que vol­vió a apli­car “cua­ren­te­nas se­lec­ti­vas” en al­gu­nos ba­rrios de Ma­drid, que aun­que no se plan­tean co­mo un

con­fi­na­mien­to ge­ne­ral co­mo el apli­ca­do en mar­zo, sí ha re­que­ri­do la de­cla­ra­ción del es­ta­do de alar­ma. Las cerca de 850 mil per­so­nas de las zo­nas con con­fi­na­mien­tos pun­tua­les pue­den sa­lir de sus ca­sas por razones de pri­me­ra ne­ce­si­dad, co­mo ir a tra­ba­jar, ir al mé­di­co, o lle­var a los ni­ños al co­le­gio.

Los paí­ses ve­ci­nos, en con­jun­to o por se­pa­ra­do, es­tán ha­cien­do to­do lo po­si­ble por no te­ner que lle­gar a ese ex­tre­mo nue­va­men­te.

Más res­tric­cio­nes

El go­bierno de Por­tu­gal apro­bó ayer pro­rro­gar has­ta el 14 de oc­tu­bre el es­ta­do de con­tin­gen­cia na­cio­nal, que im­pli­ca una se­rie de res­tric­cio­nes des­ti­na­das a fre­nar el avan­ce del vi­rus. En Ita­lia, que tam­bién ha mos­tra­do un au­men­to sos­te­ni­do de ca­sos nue­vos (1.800 en las úl­ti­mas 24 ho­ras), va­rias au­to­ri­da­des lo­ca­les han op­ta­do por ha­cer obli­ga­to­rio el uso de la mas­ca­ri­lla al sa­lir de ca­sa.

Ste­fan Lof­ven, pri­mer mi­nis­tro sue­co, ad­vir­tió ayer que el au­men­to de ca­sos nue­vos en Sue­cia tam­bién es preo­cu­pan­te. El país es­can­di­na­vo, que se ha­bía ca­rac­te­ri­za­do al ini­cio de la pan­de­mia por su re­la­ja­da es­tra­te­gia pa­ra con­tro­lar el vi­rus, ve con preo­cu­pa­ción la si­tua­ción del Co­vid-19 en la re­gión. Así, el pri­mer mi­nis­tro hi­zo un lla­ma­do a los sue­cos a que se ad­hie­ran a las pau­tas de dis­tan­cia­mien­to so­cial y bue­na hi­gie­ne, agre­gan­do que el go­bierno es­tá lis­to pa­ra in­tro­du­cir nue­vas me­di­das si fue­ra ne­ce­sa­rio.

Reino Uni­do -que ayer re­gis­tró más de 6.600 nue­vos ca­sos, su peor ci­fra des­de el ini­cio de la pan­de­mia- tam­bién lan­zó una nue­va ofen­si­va con­tra el vi­rus. El pri­mer mi­nis­tro Bo­ris John­son pre­sen­tó el mar­tes un con­jun­to de nue­vas me­di­das pa­ra In­gla­te­rra, que in­clu­yen la res­tric­ción del ho­ra­rio de pubs y res­tau­ran­tes (cie­rre a las 22.00), la mo­di­fi­ca­ción de la “re­gla de los seis” que prohi­bía las reunio­nes de más de seis per­so­nas en in­te­rio­res o ex­te­rio­res­pa­ra re­du­cir los ma­tri­mo­nios a 15 y los fu­ne­ra­les a 30, mien­tras que el lí­mi­te de seis per­so­nas se ex­ten­dió pa­ra to­dos los de­por­tes de equi­po pa­ra adul­tos. Tam­bién se anu­ló la pre­sen­cia de es­pec­ta­do­res en even­tos de­por­ti­vos y se do­bló la mul­ta pa­ra aque­llas per­so­nas que in­cum­plan el uso de mas­ca­ri­lla, que se­rá obli­ga­to­ria pa­ra con­duc­to­res de ta­xis, em­plea­dos de ho­te­le­ría y per­so­nal de co­mer­cios.

Ade­más, el pre­mier bri­tá­ni­co hi­zo un lla­ma­do a uti­li­zar el te­le­tra­ba­jo siem­pre que sea po­si­ble, y ad­vir­tió que to­ma­ría de­ci­sio­nes más “drás­ti­cas” si no se lo­gra re­du­cir la ta­sa de re­pro­duc­ción del vi­rus. Las au­to­ri­da­des de Ir­lan­da del Nor­te, Ga­les y Es­co­cia, es­tán con­si­de­ran­do apli­car me­di­das si­mi­la­res.

Un día des­pués del anun­cio de John­son, Fran­cia -que su­peró por pri­me­ra vez los 16 mil ca­sos dia­rios­tam­bién in­for­mó de nue­vas res­tric­cio­nes. Los ba­res y res­tau­ran­tes de la ciu­dad por­tua­ria de Mar­se­lla ce­rra­rán, mien­tras que en Pa­rís, los ba­res po­drán abrir has­ta las 22.00 y se prohi­bi­rán las reunio­nes de más de 10 per­so­nas en es­pa­cios pú­bli­cos.

En Ale­ma­nia, el mi­nis­tro de Sa­ni­dad, Jens Spahn, lla­mó a la ciu­da­da­nía a ha­cer un ma­yor uso de la apli­ca­ción de se­gui­mien­to de ca­sos con la lle­ga­da del in­vierno. La app -que in­for­ma a sus usua­rios si han es­ta­do en con­tac­to con otro usua­rio que ha­ya da­do po­si­ti­voha te­ni­do cerca de 18 mi­llo­nes de des­car­gas, más que nin­gu­na otra en Eu­ro­pa.

“Va a ser más du­ro. En oc­tu­bre, en no­viem­bre, se ve­rá una mor­ta­li­dad más ele­va­da”, ad­vir­tió el di­rec­tor pa­ra Eu­ro­pa de la OMS, Hans Klu­ge.

Pa­re­ja de an­cia­nos se re­fle­ja en un cris­tal al pa­sear por Ma­drid.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.