Las prue­bas con­tra la ma­dre de Ám­bar

Denisse Lla­nos fue de­te­ni­da ayer por la PDI. Fis­cal afir­mó que “ella es­tá en ca­li­dad de impu­tada por el de­li­to de pa­rri­ci­dio”. In­con­gruen­cias en su de­cla­ra­ción lle­va­ron a es­ta­ble­cer su pre­sun­ta par­ti­ci­pa­ción en el cri­men.

La Tercera - - PORTADA - Juan Ma­nuel Oje­da

16

“Su es­ta­tus ju­di­cial se man­tie­ne co­mo tes­ti­go, a la es­pe­ra de que reali­ce­mos las di­li­gen­cias ne­ce­sa­rias pa­ra com­pro­bar si es así o si se cum­ple al­gu­na otra hi­pó­te­sis”. Es­tas pa­la­bras di­jo el je­fe de la Bri­ga­da de Ho­mi­ci­dios de Val­pa­raí­so, Erick Mar­tí­nez, el 11 de agos­to, pa­ra re­fe­rir­se a la si­tua­ción ju­di­cial que te­nía Denisse Lla­nos (38), la ma­dre de Ám­bar Cor­ne­jo (16), en la in­ves­ti­ga­ción que lle­va la PDI jun­to con la Fis­ca­lía de Vi­lla Ale­ma­na.

A 46 días de que la pa­re­ja de Lla­nos, Hu­go Bus­ta­man­te, fue­ra for­ma­li­za­do por los de­li­tos de vio­la­ción con fe­mi­ci­dio e in­hu­ma­ción ile­gal por el cri­men de Ám­bar, el ca­so dio un gi­ro im­por­tan­te, aun­que no ines­pe­ra­do. A pe­sar de que en un ini­cio la fis­ca­lía reite­ró que Lla­nos fi­gu­ra­ba en la cau­sa so­lo en ca­li­dad de tes­ti­go, en la PDI siem­pre exis­tie­ron sos­pe­chas. Así lo hi­cie­ron ver en los in­for­mes que en­tre­ga­ron al Mi­nis­te­rio Pú­bli­co. Los in­di­cios apun­ta­ban a la de­cla­ra­ción de Lla­nos, la cual con­te­nía de­ta­lles muy pre­ci­sos de có­mo ocu­rrió el fe­mi­ci­dio.

La mu­jer de­cla­ró el 6 de agos­to, ocho días des­pués de que Ám­bar Cor­ne­jo fue ase­si­na­da, y su tes­ti­mo­nio se con­vir­tió en la pie­za cla­ve de to­do el ca­so, ya que so­lo con su re­la­to se pu­do en­con­trar el cuer­po de Ám­bar y de­te­ner a Bus­ta­man­te, quien es­tá en pri­sión pre­ven­ti­va en la Cár­cel de Al­ta Se­gu­ri­dad de San­tia­go. Esa vez la mu­jer con­tó que el miér­co­les 29 de agos­to su hi­ja, que no vi­vía con ella, fue a la ca­sa de Bus­ta­man­te, ubi­ca­da en Vi­lla Ale­ma­na, a re­ti­rar la pen­sión de ali­men­tos que le en­vió su pa­dre. Lla­nos di­jo que lue­go Ám­bar se fue y que ella tam­bién se re­ti­ró del ho­gar con su hi­jo. Pos­te­rior a ese he­cho, Lla­nos con­tó que Ám­bar vol­vió a la ca­sa de Bus­ta­man­te a bus­car su ce­lu­lar que se le ha­bía que­da­do. En ese mo­men­to ha­bría ocu­rri­do el ho­mi­ci­dio y la vio­la­ción. Lla­nos di­jo que ese día ella se fue con su otro hi­jo a Li­ma­che y que se en­te­ró del cri­men el sá­ba­do 1 de agos­to, cuan­do vol­vió a la ca­sa de su pa­re­ja y Bus­ta­man­te le con­tó lo que hi­zo. Se­gún re­la­tó, la ame­na­zó y le di­jo que si con­fe­sa­ba, él ma­ta­ría a su hi­jo y a sus pa­dres.

Sin em­bar­go, las di­li­gen­cias que se hi­cie­ron lue­go de en­con­trar el cuer­po de Ám­bar per­mi­tie­ron es­ta­ble­cer que Lla­nos omi­tió he­chos re­le­van­tes en su de­cla­ra­ción y que tam­bién ha­bría men­ti­do. Fuen­tes co­no­ce­do­ras de la in­ves­ti­ga­ción ase­gu­ran que la fis­ca­lía y la PDI, tras em­pa­dro­nar tes­ti­gos y re­vi­sar cá­ma­ras de se­gu­ri­dad, die­ron con an­te­ce­den­tes que per­mi­tie­ron vin­cu­lar a Lla­nos con el lu­gar y cir­cuns­tan­cias del cri­men.

Lo cier­to, se­gún ha es­ta­ble­ci­do aho­ra la in­da­ga­to­ria, es que a Ám­bar nun­ca se le que­dó su ce­lu­lar don­de Bus­ta­man­te. Su ma­má la lla­mó el día an­te­rior pa­ra que fue­ra a bus­car su pen­sión. La ado­les­cen­te lle­gó a las 9.00 y Lla­nos la hi­zo in­gre­sar a la ca­sa, al­go que no ocu­rría nun­ca, ya que la jo­ven te­nía una ma­la re­la­ción con Bus­ta­man­te. Las prue­bas re­co­pi­la­das de­mues­tran que Ám­bar ja­más sa­lió de esa ca­sa. Lla­nos lo hi­zo cerca de las 9.40, lue­go de que llegara su hi­jo del co­le­gio.

Ese miér­co­les 29 de julio, Lla­nos y Bus­ta­man­te sos­tu­vie­ron con­ver­sa­cio­nes te­le­fó­ni­cas y por men­sa­je de tex­to du­ran­te el día y la no­che. Esos an­te­ce­den­tes, a jui­cio de los in­ves­ti­ga­do­res, se­rían in­di­cios de que ha­bría es­ta­do en co­no­ci­mien­to de lo ocu­rri­do.

Las evi­den­cias con las que cuen­tan la fis­cal Ma­ría Jo­sé Bo­wen y la PDI, a su vez, dan cuen­ta de otro he­cho aún más re­le­van­te. Al día si­guien­te, Lla­nos lle­gó a las 8.00 don­de Bus­ta­man­te y lle­va­ba con­si­go ma­te­ria­les que su pa­re­ja le ha­bría en­car­ga­do. Uno de esos pro­duc­tos eran unas ce­ras pa­ra pi­so que la mis­ma Lla­nos, se­gún se pu­do acre­di­tar en la in­da­ga­to­ria, ha­bría com­pra­do en Li­ma­che. Esas fue­ron las ce­ras que Bus­ta­man­te ocu­pó pa­ra ocul­tar el cuer­po de Ám­bar. El ma­te­rial fue cru­cial, de­bi­do a que per­mi­tió ca­mu­flar las ta­blas nue­vas con que se ta­pó el ca­dá­ver y tam­bién de­bi­do a que su fuer­te aro­ma a pa­ra­fi­na per­mi­tió neu­tra­li­zar cual­quier olor del cuer­po que es­ta­ba en­te­rra­do en el li­ving de la ca­sa.

Lla­nos se­rá for­ma­li­za­da a las 11.00 en el Juz­ga­do de Ga­ran­tía de Vi­lla Ale­ma­na. Bo­wen di­jo que “ella es­tá en ca­li­dad de impu­tada por el de­li­to de pa­rri­ci­dio de su hi­ja Ám­bar”.

El je­fe de la BH de Val­pa­raí­so, sub­pre­fec­to Mar­tí­nez, afir­mó que en es­tas se­ma­nas se pu­do re­co­pi­lar la “prue­ba y con­vic­ción ne­ce­sa­ria pa­ra po­der des­vir­tuar al­gu­nos he­chos (de su de­cla­ra­ción) y es­ta­ble­cer la par­ti­ci­pa­ción de la per­so­na”.

Denisse Lla­nos fue de­te­ni­da ayer por per­so­nal de la PDI.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.