Pa­tria, la se­rie que re­vi­ve el con­flic­to con ETA en Es­pa­ña

La Tercera - - PORTADA - Gon­za­lo Val­di­via

32

Ba­sa­da en un best se­ller de 2016, la pro­duc­ción de­bu­ta es­te do­min­go pre­ce­di­da de elo­gios que la ubi­can en­tre lo me­jor de la TV de 2020. Una his­to­ria que abar­ca tan­to a víc­ti­mas de la or­ga­ni­za­ción te­rro­ris­ta vas­ca co­mo a las fa­mi­lias de los ver­du­gos.

Un “has­ta la no­che” en­tre es­po­sos, una llu­via to­rren­cial y, a los se­gun­dos, un par de dis­pa­ros a lo le­jos mien­tras la cá­ma­ra per­ma­ne­ce al in­te­rior del de­par­ta­men­to y la mu­jer ba­ja a la ca­lle en­tre lá­gri­mas. Con so­brie­dad y fuer­za, Pa­tria fi­ja des­de un ini­cio su bru­tal con­flic­to: la muer­te de un su­je­to a ma­nos de la ETA afue­ra de su ca­sa y las con­se­cuen­cias de ese he­cho tan­to pa­ra los pa­rien­tes del hom­bre ase­si­na­do co­mo pa­ra una fa­mi­lia cer­ca­na con miem­bros per­te­ne­cien­tes al gru­po se­pa­ra­tis­ta vas­co que de­jó 854 víc­ti­mas.

Ba­sa­da en la no­ve­la de Fer­nan­do Aram­bu­ru, la pro­duc­ción que HBO es­tre­na es­te do­min­go (a las 21.00 ho­ras, por el ca­nal y por HBO GO) pro­po­ne una lec­tu­ra de­sa­fian­te so­bre los años en que la ETA aten­ta­ba en Eus­ka­di, el País Vas­co, en Es­pa­ña. Al igual que el li­bro que fue fe­nó­meno en 2016, co­mien­za con Bit­to­ri (Ele­na Iru­re­ta) de­ci­dien­do vol­ver a su pue­blo lue­go que el gru­po anun­cia el ce­se de­fi­ni­ti­vo de su ac­ti­vi­dad ar­ma­da. El re­torno de la mu­jer, en un es­ta­do frá­gil de su vi­da, tie­ne co­mo fin de­ter­mi­nar quién mató a su es­po­so, Txa­to (Jo­sé Ra­món So­roiz), co­mo úl­ti­mo pa­so pa­ra ce­rrar el due­lo. Pe­ro su pre­sen­cia ge­ne­ra in­co­mo­di­dad en­tre quie­nes ha­bi­tan el lu­gar, es­pe­cial­men­te en la fa­mi­lia de Mi­ren (Ane Ga­ba­rain), su ami­ga an­tes de que la tra­ge­dia las gol­pea­ra.

Su­til an­tes que es­tri­den­te en el dra­ma, la his­to­ria va y vuel­ve en­tre épo­cas que abar­can cerca de 30 años con los mis­mos ac­to­res, un pun­to al­to de la pro­duc­ción, co­nec­tan­do he­chos y ahon­dan­do en los do­lo­res de los in­te­gran­tes de am­bas fa­mi­lias. El fo­co, en la mis­ma lí­nea de la no­ve­la ori­gi­nal, es ex­po­ner lo de­vas­ta­do­ra que pue­de ser la violen­cia en am­bos la­dos, aun­que con ma­ti­ces im­por­tan­tes.

La fic­ción ex­pli­ci­ta que el hi­jo de Mi­ren, Jo­xe Ma­ri (Jon Oli­va­res), un miem­bro de ETA, se en­cuen­tra en la cár­cel y se su­gie­re a tra­vés de diá­lo­gos que exis­ten tor­tu­ras en con­tra de pri­sio­ne­ros co­mo él. Pe­ro al me­nos en los dos pri­me­ros ca­pí­tu­los – fa­ci­li­ta­dos a la pren­sa–, en los que la aten­ción la do­mi­nan las dos mu­je­res pro­ta­go­nis­tas, no hay una bús­que­da por equi­pa­rar los ase­si­na­tos del gru­po se­pa­ra­tis­ta vas­co con los ve­já­me­nes que es­tos su­fri­rían pos­te­rior­men­te.

La po­lé­mi­ca que exis­tió ha­ce unas se­ma­nas su­ge­ría al­go dis­tin­to, con un cri­ti­ca­do afi­che pro­mo­cio­nal que di­vi­día la ima­gen en­tre una mu­jer con su es­po­so muer­to en bra­zos (la pro­ta­go­nis­ta) y un pre­so apa­ren­te­men­te sien­do tor­tu­ra­do. El mis­mo Fer­nan­do Aram­bu­ru cal­mó la con­tro­ver­sia en torno a un po­si­ble acer­ca­mien­to equi­dis­tan­te, se­ña­lan­do que ha­bía vis­to los ocho epi­so­dios y que el car­tel “me pa­re­ce un desa­cier­to”.

An­tes de esa po­lé­mi­ca, en el Fes­ti­val de San Se­bas­tián de 2019, su crea­dor, Ai­tor Gabilondo, ahon­da­ba en la com­ple­ji­dad de la se­rie y en su de­ter­mi­na­ción al adap­tar el li­bro. “A mí lo que me in­tere­só, y por eso fue ca­tár­ti­co pa­ra mí leer­lo, es que re­pre­sen­ta el gran do­lor, del te­rro­ris­mo, de la violen­cia. Y lue­go, ta­pa­dos du­ran­te un montón de años, pe­que­ños do­lo­res de per­so­nas al­re­de­dor de eso, la ma­dre de un eta­rra, la her­ma­na de un eta­rra. Po­der ha­blar de eso pa­ra mí era fun­da­men­tal y es lo que he in­ten­ta­do”, ex­pli­có en la pri­me­ra pre­sen­ta­ción en so­cie­dad de la se­rie.

“Pa­ra mí Pa­tria es más que ha­blar de ETA o de la violen­cia o de las tor­tu­ras y de to­do lo que ha­bla la no­ve­la, pa­ra mí es un via­je ha­cia el fu­tu­ro, ha­cia las si­guien­tes ge­ne­ra­cio­nes, es un via­je ha­cia un abra­zo, que es du­ro, es di­fí­cil. Ha­cer equi­li­brar jus­ti­cia y re­con­ci­lia­ción es muy com­pli­ca­do. La me­mo­ria es muy trai­cio­ne­ra, la per­so­nal y la co­lec­ti­va. Aun así, creo que mos­trar ese abra­zo es lo que jus­ti­fi­ca ha­cer es­ta se­rie”, de­ta­lló el crea­dor.

En los días pre­vios a su de­but en Eu­ro­pa y La­ti­noa­mé­ri­ca, la pro­duc­ción ha con­se­gui­do elo­gios que la si­túan en­tre los me­jo­res tí­tu­los es­pa­ño­les de 2020, pro­ba­ble­men­te por so­bre La lí­nea in­vi­si­ble –que abor­da el ori­gen de ETA co­mo or­ga­ni­za­ción te­rro­ris­ta–, la co­pro­duc­ción chi­leno-española Inés del al­ma mía o cual­quie­ra de los éxi­tos del streaming.

“Un re­sul­ta­do mag­ní­fi­co, una adap­ta­ción tan creí­ble co­mo apa­sio­nan­te de ese re­la­to den­so, te­rro­rí­fi­co”, in­di­có Car­los Boyero en el dia­rio El País, uno de los más elo­gio­sos an­te el estreno. “Mag­ní­fi­ca­men­te he­cha, vi­sua­li­za­da en su gri­su­ra, hu­me­dad y col­mi­llo, con una car­ne ac­to­ral tan pre­ci­sa y au­tén­ti­ca que nin­gu­na ima­gi­na­ción lec­to­ra la po­dría me­jo­rar”, opi­nó ABC. ●

► Bit­to­ri (Ele­na Iru­re­ta) vuel­ve a su pue­blo años des­pués del ase­si­na­to de su ma­ri­do, una de las víc­ti­mas de ETA.

Jo­xe Ma­ri (Jon Oli­va­res), hi­jo de una de las pro­ta­go­nis­tas, li­ga­do al gru­po se­pa­ra­tis­ta vas­co.

La se­rie via­ja per­ma­nen­te­men­te a un pa­sa­do en que Bit­to­ri y Mi­ren (Ane Ga­ba­rain) eran ami­gas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.