Ad por­tas del ple­bis­ci­to

La Tercera - - OPINIÓN - Ma­nuel Ago­sin Aca­dé­mi­co FEN U. de Chi­le

El ple­bis­ci­to, tan es­pe­ra­do por al­gu­nos y tan te­mi­do por otros, es­tá a po­cas se­ma­nas. Si leo bien la dis­po­si­ción de mis con­ciu­da­da­nos, ga­na­rá una nue­va Cons­ti­tu­ción, di­se­ña­da por una Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te y re­fren­da­da en un segundo ple­bis­ci­to ciu­da­dano. Es una gran opor­tu­ni­dad pa­ra que la ciu­da­da­nía, y no so­lo los po­lí­ti­cos, se pro­nun­cian acer­ca del mar­co fun­da­men­tal de nues­tra vi­da en co­mún.

Tam­bién ha­cien­do un es­fuer­zo por vis­lum­brar por dón­de van las pre­fe­ren­cias de nues­tros com­pa­trio­tas, creo que ni aque­llos que te­men a una nue­va Cons­ti­tu­ción ni aque­llos que la an­he­lan de­ben te­ner te­mo­res. La nue­va Cons­ti­tu­ción no abo­li­rá ni el de­re­cho de pro­pie­dad (co­mo lo en­tien­den los paí­ses más exi­to­sos del mun­do en ma­te­ria eco­nó­mi­ca) ni el es­ta­do de de­re­cho. No creo que la in­de­pen­den­cia del Banco Cen­tral es­té en du­da. Tam­po­co la exis­ten­cia de al­gún or­ga­nis­mo que de­ba ve­lar por la cons­ti­tu­cio­na­li­dad de las le­yes, aun­que no se le lla­me Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal. En al­gu­nos paí­ses (por ejem­plo, Es­ta­dos Uni­dos) ese pa­pel lo tie­ne la Cor­te Su­pre­ma. El Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal tie­ne pro­ble­mas y eso es am­plia­men­te re­co­no­ci­do. Pe­ro no po­dre­mos de­jar de te­ner un or­ga­nis­mo que cum­pla con el pa­pel de re­vi­sar la cons­ti­tu­cio­na­li­dad de las le­yes que pa­san nues­tros par­la­men­ta­rios. Si no fue­se así, una ma­yo­ría cir­cuns­tan­cial po­drá cam­biar­nos el país.

En el otro po­lo de la dis­cu­sión, no ca­be du­da de que la nue­va Cons­ti­tu­ción en­tro­ni­za­rá al­gu­nos de­re­chos so­cia­les (edu­ca­ción, sa­lud, vi­vien­da, pen­sio­nes). Es­to oja­lá no sig­ni­fi­que que los apo­de­ra­dos pue­dan de­man­dar al Es­ta­do cuan­do al­guno de sus hi­jos tu­vo un mal pro­fe­sor de ma­te­má­ti­cas. Yo, al me­nos, creo que es­tos de­re­chos son “as­pi­ra­cio­na­les”, y que de­ben que­dar con­sa­gra­dos en la Cons­ti­tu­ción por­que nin­gu­na so­cie­dad que se crea de­mo­crá­ti­ca pue­de de­jar de ofre­cer a sus miem­bros igual­dad de ac­ce­so a es­tos bie­nes. Otra co­sa es exi­gir, hoy y aho­ra, que es­tos de­re­chos se ha­gan efec­ti­vos. Es­pe­ro que nues­tra nue­va Cons­ti­tu­ción nos com­pro­me­ta co­mo so­cie­dad a avan­zar en la di­rec­ción de en­tre­gar­le es­tos de­re­chos a to­dos los ciu­da­da­nos de nues­tro país, pe­ro que a la vez re­co­noz­ca que ellos de­man­dan re­cur­sos que to­da­vía no te­ne­mos.

Mu­chos paí­ses la­ti­noa­me­ri­ca­nos con­sa­gran los de­re­chos so­cia­les en sus cons­ti­tu­cio­nes, pe­ro son in­ca­pa­ces de pro­veer­los. En úl­ti­mo tér­mino, los de­re­chos so­cia­les son ob­je­ti­vos de política eco­nó­mi­ca y so­cial am­plia­men­te com­par­ti­dos: hay que di­se­ñar bien las po­lí­ti­cas pa­ra al­can­zar­los, alle­gar­les los re­cur­sos que re­quie­ren sin per­ju­di­car otros ob­je­ti­vos tam­bién va­lio­sos. Y, so­bre to­do, ela­bo­rar los con­sen­sos en­tre las di­ver­sas fuer­zas po­lí­ti­cas en pug­na que per­mi­tan te­ner po­lí­ti­cas de Es­ta­do en el cam­po de es­tos de­re­chos. No bas­ta con que la Cons­ti­tu­ción los men­cio­ne pa­ra que se ha­gan reali­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.