Se nos vie­ne oc­tu­bre

La Tercera - - OPINIÓN - Ro­ber­to Mén­dez Es­cue­la de Go­bierno UC

La violen­cia ex­tre­ma de que fui­mos tes­ti­gos en las se­ma­nas que si­guie­ron al 18 de oc­tu­bre, se­rán di­fí­ci­les de ol­vi­dar. Una ma­sa en­fu­re­ci­da que que­mó es­ta­cio­nes del Me­tro arra­só con se­má­fo­ros e in­fra­es­truc­tu­ra pú­bli­ca, sa­queó y des­tru­yó co­mer­cio, mo­nu­men­tos, in­clu­so mu­seos. Lo que allí ob­ser­va­mos, ató­ni­tos, fue el iné­di­to des­plie­gue de una ola in­ma­ne­ja­ble de fu­ror co­lec­ti­vo.

En me­dio del fra­gor de aque­llos días, ha­ce ya ca­si un año, el CEP lo­gró le­van­tar una en­cues­ta en te­rreno (¡mis fe­li­ci­ta­cio­nes por ello!). Una pre­gun­ta de ese es­tu­dio, que creo ha pa­sa­do inad­ver­ti­da, in­da­gó so­bre las reac­cio­nes de la po­bla­ción an­te esos even­tos (CEP, di­ciem­bre 2019, preg. 32). El re­sul­ta­do es sor­pren­den­te: un 55% afir­mó que de­re­cha­men­te “apo­yó” las ma­ni­fes­ta­cio­nes; pe­ro no so­lo eso, un 7% adi­cio­nal di­jo ha­ber­las re­cha­za­do en un ini­cio, pe­ro fi­nal­men­te ha­bía apo­ya­do. Su­man­do, se lle­ga a un abis­man­te 62% que apo­yó ese pro­ce­so de ma­ni­fes­ta­cio­nes, que in­clu­ye (no to­do, por cier­to) aque­lla ola de violen­cia enar­de­ci­da.

Aho­ra, des­pués de ca­si un año, en la En­cues­ta Bi­cen­te­na­rio UC 2020 rea­li­za­da en agos­to, con pan­de­mia de por me­dio, vol­vi­mos a in­da­gar por las pro­tes­tas. La pre­gun­ta fue al­go di­fe­ren­te: “¿Se jus­ti­fi­ca sa­lir a la ca­lle a pro­tes­tar por fal­ta de ayu­da?”. No es lo mis­mo que violen­cia, de acuer­do, pe­ro el re­sul­ta­do es pas­mo­sa­men­te pa­re­ci­do: un 58% jus­ti­fi­ca hoy sa­lir a pro­tes­tar.

Con el Co­vid-19 ram­pan­te, cua­ren­te­na, mi­les de en­fer­mos y muer­tos, sin va­cu­na en el ho­ri­zon­te, en me­dio de la cri­sis eco­nó­mi­ca que se ha ge­ne­ra­do, una ma­yo­ría sig­ni­fi­ca­ti­va si­gue op­tan­do por la pro­tes­ta co­mo una for­ma efec­ti­va y vá­li­da de ex­pre­sión de las de­man­das so­cia­les. Es­to, a pe­sar del re­cha­zo y el te­mor que las mis­mas en­cues­tas mues­tran ha­cia la violen­cia.

El re­sul­ta­do de es­tas con­sul­tas me pa­re­ce, el de di­ciem­bre y el de aho­ra, es de­sola­dor. Es la cons­ta­ta­ción del fra­ca­so de la política. Es co­mo si se hu­bie­ra es­ta­ble­ci­do la con­vic­ción de que el pro­ce­so de­mo­crá­ti­co, la de­li­be­ra­ción, in­clu­so la al­ter­nan­cia en el po­der, las ins­ti­tu­cio­nes de la de­mo­cra­cia re­pre­sen­ta­ti­va no sir­ven de na­da. Es co­mo si los ciu­da­da­nos hu­bie­sen lle­ga­do a la con­vic­ción de que la for­ma efi­caz de ob­te­ner re­sul­ta­dos es me­dian­te la pre­sión, la mo­vi­li­za­ción y la re­vuel­ta.

Si es cier­to lo que la gen­te nos ha res­pon­di­do, si es­tas en­cues­tas re­fle­jan el ver­da­de­ro sen­tir de las per­so­nas, en­ton­ces en­fren­ta­mos una si­tua­ción muy com­ple­ja. Por es­ta vez (so­lo por es­ta vez) me gus­ta­ría que las en­cues­tas es­tu­vie­ran equi­vo­ca­das. Pues, de no es­tar­lo, se­ría se­ñal de que la es­truc­tu­ra de­mo­crá­ti­ca que he­mos cons­trui­do es­tá tam­ba­lean­do. Y lo más gra­ve, es que en la me­di­da que sea la mis­ma cla­se política de siem­pre la que cap­tu­re y con­duz­ca el pro­ce­so cons­ti­tu­yen­te (lo que pa­re­ce es­tar ocu­rrien­do), tam­po­co se­rá es­te pro­ce­so, ni la nue­va Cons­ti­tu­ción, lo que contenga las ex­pec­ta­ti­vas y la fu­ria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.