Por qué #Aprue­bo #Con­ven­ción Cons­ti­tu­cio­nal

La Tercera - - OPINIÓN - Ale­jan­dra Se­púl­ve­da Di­rec­to­ra eje­cu­ti­va Co­mu­ni­da­dMu­jer

Que­da un mes pa­ra el ple­bis­ci­to del 25 de oc­tu­bre, un hi­to his­tó­ri­co que de­fi­ni­rá el fu­tu­ro de nues­tro país por las pró­xi­mas dé­ca­das y pon­drá a prue­ba la ca­pa­ci­dad del sis­te­ma po­lí­ti­co de ge­ne­rar un pro­ce­so cons­ti­tu­yen­te con­vo­can­te, in­clu­si­vo, se­gu­ro y do­ta­do de le­gi­ti­mi­dad. Por eso, la pró­xi­ma "gran mar­cha", al de­cir del Pre­mio Na­cio­nal Agus­tín Sque­lla, se­rá ir a vo­tar ma­si­va­men­te por las op­cio­nes en jue­go. La mía, sin du­dar­lo, es el #Aprue­bo #Con­ven­ción Cons­ti­tu­cio­nal.

La pri­me­ra Cons­ti­tu­ción na­ci­da en de­mo­cra­cia es la vía pa­ra sa­lir de la cri­sis ins­ti­tu­cio­nal que ero­sio­nó la con­fian­za de la ciu­da­da­nía y una gran opor­tu­ni­dad de re­en­con­trar­nos, dia­lo­gar y avan­zar con acuer­dos trans­ver­sa­les -sin ve­tos-, so­bre lo nue­vo, lo que se re­for­ma­rá y man­ten­drá de nues­tro acer­vo cons­ti­tu­cio­nal, pa­ra es­ta­ble­cer un pac­to po­lí­ti­co y so­cial ba­sa­do en la dig­ni­dad de las per­so­nas y que pon­ga a Chi­le en la sen­da del desa­rro­llo sos­te­ni­ble. Ese es el ver­da­de­ro sig­ni­fi­ca­do de la ho­ja en blan­co, mien­tras el ple­bis­ci­to de sa­li­da ra­ti­fi­ca la vo­lun­tad ciu­da­da­na.

Do­tar de le­gi­ti­mi­dad al pro­ce­so y su re­sul­ta­do, de­pen­de no so­lo de có­mo se ha­ga el diá­lo­go, sino tam­bién con quié­nes. Por eso es cla­ve abrir el es­pa­cio de com­pe­ten­cia a los in­de­pen­dien­tes, da­do que el 95% de la ciu­da­da­nía no tie­ne afi­lia­ción política. Pe­ro la can­cha es­tá muy dis­pa­re­ja. No so­lo por el re­qui­si­to de pa­tro­ci­nio de fir­mas pre­sen­cia­les an­te no­ta­rio, im­prac­ti­ca­ble en pan­de­mia, sino por la prohi­bi­ción de pac­tos con los par­ti­dos, lo que po­ne otra ba­rre­ra al­ta pa­ra al­can­zar la con­ven­ción. So­lu­cio­nar­lo de­pen­de de una ley que de­be apro­bar­se en el Con­gre­so.

En ese con­tex­to, la op­ción de la Con­ven­ción Cons­ti­tu­cio­nal es la úni­ca que ga­ran­ti­za un ór­gano cons­ti­tu­yen­te 100% ele­gi­do, re­pre­sen­ta­ti­vo de la di­ver­si­dad del país y con pa­ri­dad de gé­ne­ro o igual pro­por­ción de mu­je­res y hom­bres. Una in­no­va­ción con la que es­ta­mos sen­tan­do un pre­ce­den­te mun­dial.

La pa­ri­dad no es an­to­ja­di­za. Es un prin­ci­pio que pro­fun­di­za la de­mo­cra­cia y per­mi­te avan­zar des­de una igual­dad for­mal en­tre hom­bres y mu­je­res -co­mo con­sa­gra la Cons­ti­tu­ción ac­tua­la una real y sus­tan­ti­va. ¿Có­mo? A tra­vés del re­co­no­ci­mien­to de los de­re­chos hu­ma­nos es­pe­cí­fi­cos de las mu­je­res. Por ejem­plo, a una vi­da li­bre de violen­cia, igual­dad sa­la­rial, pro­tec­ción so­cial sin dis­cri­mi­na­cio­nes por ra­zón de gé­ne­ro, el re­co­no­ci­mien­to del va­lor del tra­ba­jo de cui­da­do no re­mu­ne­ra­do y la co­rres­pon­sa­bi­li­dad so­cial. Así se evi­ta que en la prác­ti­ca se re­gu­le y le­gis­le de ma­ne­ra con­tra­ria a es­tos de­re­chos fun­da­men­ta­les.

La pa­ri­dad tam­bién tra­ta de la dis­tri­bu­ción del po­der en el Es­ta­do, los ór­ga­nos au­tó­no­mos, los car­gos de elec­ción po­pu­lar, pa­ra trans­for­mar esas es­truc­tu­ras je­rár­qui­cas que in­flu­yen en la vi­da de mi­llo­nes de per­so­nas y don­de las mu­je­res han es­ta­do his­tó­ri­ca­men­te su­bre­pre­sen­ta­das. Es­to no es me­nor. Bas­ta ver lo di­fí­cil que ha si­do in­tro­du­cir la pers­pec­ti­va de gé­ne­ro en las po­lí­ti­cas pú­bli­cas pa­ra mi­ti­gar el gol­pe des­pro­por­cio­na­do de la cri­sis en las mu­je­res. Otra ra­zón de pe­so pa­ra que no­so­tras par­ti­ci­pe­mos ma­si­va­men­te en la ci­ta de oc­tu­bre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.