Rim­baud y Ver­lai­ne, ¿los poe­tas sal­va­jes al Pan­teón?

La Tercera - - CULTURA & ESPECTÁCUL­OS - Por An­drés Gó­mez Bra­vo

Au­to­res em­ble­ma de la li­te­ra­tu­ra mal­di­ta, a ca­si 150 años del fin de su tormentosa re­la­ción po­drían vol­ver a re­unir­se en el mau­so­leo de los gran­des hom­bres de Fran­cia. Así lo pi­de un gru­po de in­te­lec­tua­les, con­tra la opo­si­ción de la fa­mi­lia y ad­mi­ra­do­res de Rim­baud.

Ha­cia el me­dio­día fue­ron a la Mai­son de Bras­seurs, a pa­sos de la Grand-Pla­ce de Bruselas. Art­hur Rim­baud le in­sis­tió a Paul Ver­lai­ne que ya no se que­da­ría con él. Ha­bían vi­vi­do jun­tos en Lon­dres y aho­ra el poe­ta de las Ilu­mi­na­cio­nes que­ría vol­ver a Pa­rís. De re­gre­so a la ha­bi­ta­ción del pe­que­ño ho­tel don­de dor­mían, Ver­lai­ne des­en­fun­dó un re­vól­ver que ha­bía con­se­gui­do esa mis­ma ma­ña­na. Ebrio y de­ses­pe­ra­do, dis­pa­ró dos ve­ces. Una de las ba­las hi­rió la mu­ñe­ca de Rim­baud.

Aque­llos dis­pa­ros pu­sie­ron fin a la tormentosa re­la­ción en­tre am­bos, el 10 de julio de 1873. Rim­baud si­guió ca­mino a Pa­rís y Ver­lai­ne fue con­de­na­do a dos años de pri­sión. Pe­ro hoy un pro­yec­to res­pal­da­do por la mi­nis­tra de Cul­tu­ra de Fran­cia, Ro­sely­ne Ba­che­lot, quie­re re­unir­los en el Pan­teón de Pa­rís.

La idea na­ció de un trío de ad­mi­ra­do­res de Rim­baud: el edi­tor Jean Luc Ba­rré, quien pu­bli­có una bio­gra­fía so­bre el poe­ta; el pe­rio­dis­ta Fré­dé­ric Mar­tel y el es­cri­tor Ni­co­las Idier, quie­nes pi­den al Pre­si­den­te Em­ma­nuel Ma­cron tras­la­dar las ce­ni­zas de los es­cri­to­res, y fi­gu­ras de la li­te­ra­tu­ra mal­di­ta, al mau­so­leo de los gran­des hom­bres de Fran­cia.

“Art­hur Rim­baud y Paul Ver­lai­ne son dos gran­des poe­tas de nues­tro idio­ma. En­ri­que­cie­ron nues­tra he­ren­cia con su ge­nio”, es­cri­bie­ron en su pe­ti­ción. “Tam­bién son dos sím­bo­los de di­ver­si­dad. Tu­vie­ron que so­por­tar la ho­mo­fo­bia im­pla­ca­ble de su tiem­po. Son los Os­car Wil­de fran­ce­ses”.

La idea con­si­guió rá­pi­do apo­yo en el me­dio cul­tu­ral fran­cés. Nue­ve ex mi­nis­tros de Cul­tu­ra, en­tre ellos Jack Lang, ad­hie­ren a la carta, así co­mo el fi­ló­so­fo Mi­chael On­fray, en­tre un cen­te­nar de firmantes.

A ellos se unió tam­bién la ac­tual mi­nis­tra Ro­sely­ne Ba­che­lot, quien no so­lo ve razones li­te­ra­rias en es­te re­co­no­ci­mien­to: “No di­ré que Rim­baud y Ver­lai­ne son los dos poe­tas más gran­des de la li­te­ra­tu­ra fran­ce­sa. Pe­ro na­die me ne­ga­rá que es­tán en­tre los cin­co pri­me­ros. La se­gun­da ra­zón es es­ta: la his­to­ria de amor en­tre Rim­baud y Ver­lai­ne es un fiel re­fle­jo de to­dos los com­pro­mi­sos de mi ca­rre­ra política, de­nun­cian­do to­do ti­po de dis­cri­mi­na­cio­nes”.

Inau­gu­ra­do en 1791, el edi­fi­cio de es­ti­lo neo­clá­si­co con­ser­va los res­tos de los hom­bres más no­ta­bles de Fran­cia. En­tre ellos se en­cuen­tran Vol­tai­re, Rous­seau, Emi­le Zo­la, Ma­rie Cu­rie, Vic­tor Hu­go y Ale­xan­dre Du­mas.

Sin em­bar­go, la pro­pues­ta en­con­tró re­cha­zó en un nu­me­ro­so gru­po de in­te­lec­tua­les, es­tu­dio­sos y des­cen­dien­tes de Rim­baud. Ellos pu­bli­ca­ron una carta en el dia­rio Le Mon­de que desaprue­ba la idea. En su opi­nión, se tra­ta de una ini­cia­ti­va de co­rrec­ción política que des­na­tu­ra­li­za el es­pí­ri­tu sal­va­je de los poe­tas.

“No en­ca­ja con su ca­rác­ter”

Na­ci­do en Char­le­vi­lle-Mé­ziè­res en 1854, Rim­baud te­nía 17 años cuan­do co­no­ció a Ver­lai­ne en Pa­rís. Diez años ma­yor, el au­tor de Poe­mas sa­tur­nia­nos es­ta­ba ca­sa­do, era un au­tor re­co­no­ci­do, y lo in­vi­tó a su ca­sa lue­go de leer sus poe­mas iné­di­tos. La per­so­na­li­dad in­quie­ta, re­bel­de y pro­vo­ca­do­ra de Rim­baud aca­bó por cau­ti­var­lo, y se vol­vie­ron aman­tes.

La bohe­mia, el al­cohol y la violen­cia de­li­nea­ron su re­la­ción. Tras vi­vir dos años en Lon­dres, su con­vi­ven­cia fue in­sor­por­ta­ble. Ver­lai­ne qui­so vol­ver con su es­po­sa, pe­ro no se re­sig­na­ba a ale­jar­se de Rim­baud. Has­ta el día en que sus de­mo­nios se sa­lie­ron de con­trol y le dis­pa­ró en Bruselas.

Ge­nio pre­coz, Rim­baud en­cen­dió la poe­sía de su tiem­po al pu­bli­car Una tem­po­ra­da en el in­fierno. De­jó iné­di­tas sus Ilu­mi­na­cio­nes y aban­do­nó la li­te­ra­tu­ra. De­di­ca­do al trá­fi­co de ar­mas en Afri­ca, en­fer­mó gra­ve­men­te; per­dió una pier­na y mu­rió en Mar­se­lla a los 37 años. Su res­tos des­can­san en el mau­so­leo fa­mi­liar en Char­le­vi­lle-Mé­ziè­res. Ver­lai­ne mu­rió en Pa­rís en 1896, a los 51 años, y su tum­ba se en­cuen­tra en el Ce­men­te­rio de Ba­tig­no­lles.

“Rim­baud no co­men­zó su vi­da con Ver­lai­ne y no la ter­mi­nó con él” , di­ce Jac­que­li­ne Teis­sier-Rim­baud, so­bri­na bis­nie­ta, quien se opo­ne a su in­gre­so al Pan­teón. Ella sub­ra­ya que fue una bre­ve re­la­ción de jun­ven­tud y cree que el poe­ta de­be per­ma­ne­cer en el mau­so­leo fa­mi­liar.

La pro­pues­ta “no en­ca­ja con el ca­rác­ter de Art­hur“, com­ple­men­ta el pre­si­den­te de los Ami­gos de Rim­baud, Alain Tour­neux. “Unir a Rim­baud y Ver­lai­ne de ma­ne­ra de­fi­ni­ti­va, ad vi­tam ae­ter­nam, no es po­si­ble, sin du­da es exa­ge­ra­do ”, afir­ma. “Rim­baud que­ría vi­vir in­ten­sa­men­te y te­nía va­rias vidas, des­de to­dos los pun­tos de vis­ta”.

En la carta pu­bli­ca­da en Le Mon­de, es­cri­to­res co­mo Mu­riel Bar­bery o Erri de Lu­ca ex­pre­san que el in­gre­so “for­za­do” se­ría un “error” y que es al­ta­men­te pro­ba­ble que un poe­ta que re­cha­zó la res­pe­ta­bi­li­dad so­cial “ha­bría de­tes­ta­do ese ho­nor”. Las “pro­vo­ca­cio­nes del ado­les­cen­te re­bel­de que fue Rim­baud”, siem­pre con­tra la mo­ral de su épo­ca, “se­rían in­com­pa­ti­bles con la ins­ti­tu­ción que es el Pan­teón”, afir­man. A su vez, Ver­lai­ne se bur­ló pú­bli­ca­men­te de la “pan­te­oni­za­ción”.

En el dia­rio Li­bé­ra­tion el aca­dé­mi­co Den­nis Saint-Amad re­cuer­da que am­bos poe­tas re­cha­za­ron las ins­ti­tu­cio­nes li­te­ra­rias, y su­gie­re que si Rim­baud es­tu­vie­ra vi­vo, se­gu­ra­men­te lle­va­ría un cha­le­co ama­ri­llo. El com­pro­mi­so de Rim­baud, di­ce, es­tá con “la ju­ven­tud y los des­po­seí­dos: se­ría in­fa­me que fue­ra ob­je­to de una re­cu­pe­ra­ción ofi­cial”. ●

► En 1995 Leo­nar­do DiCa­prio y Da­vid Thew­lis in­ter­pre­ta­ron a Rim­baud y Ver­lai­ne en el fil­me Vidas al lí­mi­te.

► Tal vez el úni­co re­tra­to que exis­te de los poe­tas jun­tos, en 1873.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.