An­drés Alla­mand: “El 26 de oc­tu­bre se em­pie­za a vi­vir la pre pre­si­den­cial”

“El día del ple­bis­ci­to va­mos a ver si el Aprue­bo o el Re­cha­zo fue lo que iden­ti­fi­có más fiel­men­te a la cen­tro­de­re­cha”

La Tercera - - PORTADA - Por Pau­la Ca­te­na y Gloria Faún­dez

Págs. 28-29

El can­ci­ller man­tie­ne su es­pí­ri­tu de­por­ti­vo, he­ren­cia de años prac­ti­can­do rugby: ase­gu­ra que es­tá por ver­se quié­nes en el ofi­cia­lis­mo es­tu­vie­ron en la ve­re­da co­rrec­ta fren­te al di­le­ma cons­ti­tu­cio­nal.

To­dos los días de­di­ca al me­nos una ho­ra a ex­pli­car a sus pa­res de dis­tin­tos paí­ses la si­tua­ción por la cual atra­ve­só Chi­le el pa­sa­do 18 de oc­tu­bre y el pro­ce­so cons­ti­tu­yen­te que se abrió con la de­ci­sión de rea­li­zar un ple­bis­ci­to el pró­xi­mo 25 de oc­tu­bre. El can­ci­ller An­drés Alla­mand, en la in­ter­na, asu­me su pos­tu­ra en fa­vor del Re­cha­zo y -de­por­tis­ta co­mo es- es­pe­ra el re­sul­ta­do del ple­bis­ci­to para eva­luar si es­tá o no en la ve­re­da co­rrec­ta.

¿Có­mo re­cuer­da el día del es­ta­lli­do so­cial?

Para mí, el ele­men­to fun­da­men­tal es la pro­fun­di­dad de la cri­sis, la irrup­ción inusi­ta­da de la vio­len­cia y, con pos­te­rio­ri­dad, las ex­pre­sio­nes de apo­yo ma­si­vas.

¿Qué co­men­ta­rio le me­re­ce la pos­tu­ra que em­pe­zó a to­mar la opo­si­ción fren­te a la cri­sis?

Hay que di­fe­ren­ciar las opo­si­cio­nes. A mí no me han sor­pren­di­do para na­da las de­cla­ra­cio­nes de Gui­ller­mo Tei­llier es­ta se­ma­na, ya que el mis­mo 18 de oc­tu­bre es­ta­ba re­cla­man­do la re­nun­cia del Pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca. Creo que, en ge­ne­ral, la opo­si­ción -que no ma­ne­jó el es­ta­lli­do- de al­gu­na ma­ne­ra se apro­ve­chó de él . Pe­ro, en to­do ca­so, lo cen­tral es que el es­ta­lli­do lo­gró en­cau­zar­se.

Us­ted fue muy crí­ti­co de la con­duc­ción del go­bierno en los pri­me­ros me­ses del es­ta­lli­do. Cues­tio­nó el ma­ne­jo del or­den pú­bli­co, el he­cho de que el go­bierno fue­ra des­bor­da­do por las ma­ni­fes­ta­cio­nes. ¿Có­mo eva­lúa us­ted, hoy, lo que le pa­só a La Mo­ne­da en esos me­ses?

Creo que no hay dos opi­nio­nes. Cuan­do se pro­du­ce un es­ta­lli­do, que en de­fi­ni­ti­va ge­ne­ra una ola de vio­len­cia co­mo la que vi­vi­mos y que ge­ne­ra una al­te­ra­ción del or­den pú­bli­co co­mo la que su­frie­ron mi­les de per­so­nas, hay una res­pon­sa­bi­li­dad en el go­bierno, que es aquel que tie­ne la obli­ga­ción cons­ti­tu­cio­nal de im­po­ner el or­den. Co­mo el pro­pio Pre­si­den­te Pi­ñe­ra ha se­ña­la­do, el go­bierno no se en­con­tra­ba pre­pa­ra­do, ni en par­ti­cu­lar Ca­ra­bi­ne­ros, para en­fren­tar un es­ta­lli­do de la na­tu­ra­le­za del que se en­fren­tó. Creo que es­tu­vo la in­ca­pa­ci­dad de po­ner el or­den pú­bli­co y fre­nar la vio­len­cia, y aho­ra, mi­ra­do con más pers­pec­ti­va, en el ha­ber, es­tá la ca­pa­ci­dad de ha­ber en­cau­za­do ins­ti­tu­cio­nal­men­te el pro­ce­so.

¿Su diag­nós­ti­co es que el en­ton­ces mi­nis­tro del In­te­rior tu­vo res­pon­sa­bi­li­dad en no lo­grar con­tro­lar el or­den pú­bli­co?

A es­ta al­tu­ra las con­je­tu­ras son múl­ti­ples. Vi­vi­mos, ha­ce un año, una si­tua­ción de vio­len­cia que ob­je­ti­va­men­te en al­gún mo­men­to ame­na­zó la es­ta­bi­li­dad de­mo­crá­ti­ca. Tu­vi­mos que re­cu­rrir du­ran­te al­gu­nos días a un es­ta­do de ex­cep­ción cons­ti­tu­cio­nal, por lo tan­to, fue, ob­je­ti­va­men­te, la si­tua­ción más gra­ve des­de el re­torno de la de­mo­cra­cia. Fue una si­tua­ción que lle­vó al país al bor­de del abis­mo. Y por eso hoy el em­pe­ño, tan­to del go­bierno co­mo de to­dos los sec­to­res de­mo­crá­ti­cos, es que en la se­ma­na crí­ti­ca que te­ne­mos por de­lan­te el país man­ten­ga su nor­ma­li­dad.

Us­ted re­cal­ca que Ca­ra­bi­ne­ros tam­po­co es­ta­ba pre­pa­ra­do, ¿có­mo se po­día ase­gu­rar que una ins­ti­tu­ción no pre­pa­ra­da en­fren­ta­ra el pro­ble­ma? ¿O us­ted cree que hu­bo inope­ran­cia po­lí­ti­ca?

Las co­sas se mez­clan. En es­to las se­ña­les pú­bli­cas son par­ti­cu­lar­men­te sig­ni­fi­ca­ti­vas. Res­pal­do 100% la ac­ti­tud de fir­me­za que ha man­te­ni­do en es­te tiem­po el ac­tual mi­nis­tro del In­te­rior, Víc­tor Pé­rez, y ten­go la im­pre­sión de que mi­ran­do ha­cia atrás, qui­zás fal­tó una se­ñal más enér­gi­ca, en tér­mi­nos de que el go­bierno iba a vol­car to­da su ener­gía e iba a uti­li­zar el con­jun­to de sus re­cur­sos ins­ti­tu­cio­na­les pre­ci­sa­men­te para ser ca­paz de fre­nar la vio­len­cia.

Aun­que us­ted des­ta­ca que hoy hay una pos­tu­ra fir­me, vuel­ven a sur­gir epi­so­dios de vio­len­cia co­mo los que se han vis­to en Pla­za Ita­lia y que tam­bién dan cuen­ta de que Ca­ra­bi­ne­ros si­gue con pro­ble­mas, co­mo lo que pa­só en el ca­so del Puen­te Pío Nono…

No son com­pa­ra­bles los epi­so­dios de vio­len­cia que he­mos vi­vi­do en los úl­ti­mos días res­pec­to de los que vi­vi­mos ha­ce un año, don­de en al­gu­nos ca­sos se pro­du­jo una ma­si­vi­dad que hoy no exis­te. Pe­ro para mí, el te­ma fun­da­men­tal es el si­guien­te: sien­to que hoy te­ne­mos un go­bierno re­suel­to a ju­gar to­das sus car­tas po­lí­ti­cas e ins­ti­tu­cio­na­les para que la vio­len­cia no se adue­ñe de las ciu­da­des y de­bo re­co­no­cer que vis­lum­bro en mu­chos sec­to­res de la opo­si­ción la mis­ma am­bi­güe­dad de ha­ce un año res­pec­to de los fe­nó­me­nos de la vio­len­cia. Di­ga­mos las co­sas por su nom­bre, la acu­sa­ción cons­ti­tu­cio­nal con­tra el mi­nis­tro Pé­rez ca­re­ce to­tal­men­te de fun­da­men­tos ju­rí­di­cos, es sim­ple­men­te un pa­trón. Hay sec­to­res de la opo­si­ción que pre­ten­den in­hi­bir a los mi­nis­tros del In­te­rior para que no pue­dan cum­plir sus ta­reas en ma­te­rias de con­trol de or­den pú­bli­co. Fue lo que hi­cie­ron con el mi­nis­tro Chad­wick, a quien des­ti­tu­ye­ron, lo in­ten­ta­ron con el in­ten­den­te Fe­li­pe Gue­va­ra y aho­ra lo in­ten­tan con­tra el mi­nis­tro Víc­tor Pé­rez.

A di­fe­ren­cia de la opo­si­ción, la de­re­cha se ha di­vi­di­do en dos al­ter­na­ti­vas fren­te al ple­bis­ci­to: Re­cha­zo y Aprue­bo. ¿Uno po­dría de­du­cir que no hay una lec­tu­ra co­mún en la de­re­cha de lo que pa­só el 18 de oc­tu­bre y de lo que vino des­pués?

Es di­fí­cil sa­ber­lo. Lo que sí cons­ta­to es que hay una apro­xi­ma­ción es­tra­té­gi­ca dis­tin­ta en re­la­ción al me­ca­nis­mo ple­bis­ci­ta­rio. Unos creen que es me­jor avan­zar ha­cia una nue­va Cons­ti­tu­ción por una vía, otros a tra­vés del Con­gre­so, y cier­ta­men­te ha­brá un sec­tor que cree que no es ne­ce­sa­rio efec­tuar tal avan­ce. Pe­ro mi im­pre­sión es que, con pos­te­rio­ri­dad al 25 de oc­tu­bre, la cen­tro­de­re­cha y el mun­do in­de­pen­dien­te va a ten­der a de­jar atrás la di­fe­ren­cia y con­ver­ger. Aho­ra, va­mos a ver el día del ple­bis­ci­to cuál de es­tas po­si­cio­nes fue la que iden­ti­fi­có más fiel­men­te a la cen­tro­de­re­cha. Por qué lo di­go: por­que la cen­tro­de­re­cha his­tó­ri­ca­men­te ob­tie­ne una vo­ta­ción le­ve­men­te su­pe­rior al 35% de los vo­tos, en con­se­cuen­cia, ha­brá que ver cuál es el por­cen­ta­je que ob­tu­vo el Re­cha­zo, para sa­ber si en de­fi­ni­ti­va esa op­ción re­pre­sen­tó fiel­men­te o no a la ciu­da­da­nía que se iden­ti­fi­ca con Chi­le Va­mos.

¿Cuál cree que va a ser el re­sul­ta­do del ple­bis­ci­to?

Man­ten­go la sa­bia cos­tum­bre de no an­ti­ci­par los re­sul­ta­dos de las elec­cio­nes.

Se lo plan­tea­mos de otra for­ma. ¿Cuál cree que va a ser el im­pac­to en Chi­le Va­mos una vez que se co­noz­ca la di­fe­ren­cia del re­sul­ta­do en­tre una y otra op­ción?

Siem­pre he creí­do que para el país lo me­jor es que el ple­bis­ci­to sea equi­li­bra­do, eso para mí ga­ran­ti­za una con­ven­ción equi­li­bra­da y una Cons­ti­tu­ción equi­li­bra­da y es­pe­ro que así sea.

O sea, un 40% al me­nos del Re­cha­zo…

Pue­de ser 65% ver­sus 35%, por así de­cir­lo, y al día si­guien­te ese 35% pue­de ha­ber au­men­ta­do en cin­co pun­tos con per

so­nas de la cen­tro­de­re­cha que es­tu­vie­ron en el Aprue­bo y pue­de ge­ne­rar­se un 40% só­li­do, pe­ro a la in­ver­sa, ese 65%, co­mo ha ve­ni­do ocu­rrien­do, pue­de frag­men­tar­se en a lo me­nos tres fuer­zas dis­tin­tas. Por lo tan­to, ha­brá que es­tar muy aten­to a có­mo se re­con­fi­gu­ran las fuer­zas po­lí­ti­cas con pos­te­rio­ri­dad al 25 de oc­tu­bre.

¿Y có­mo cree que va a ser el im­pac­to para Chi­le Va­mos?

Creo que Chi­le Va­mos va a su­pe­rar la di­fe­ren­cia de es­tra­te­gia que he­mos so­bre­lle­va­do en es­tos me­ses, va a lo­grar uni­fi­car­se y creo que va a po­der apro­ve­char en el pro­ce­so in­me­dia­ta­men­te pos­te­rior, la ven­ta­ja apre­cia­ble que hoy tie­ne en ma­te­ria pre­si­den­cial, por­que el día 26 de oc­tu­bre no so­lo se em­pie­za a vi­vir el pos­ple­bis­ci­to, se em­pie­za a vi­vir la pre pre­si­den­cial y la cen­tro­de­re­cha tie­ne can­di­da­tos muy ins­ta­la­dos, a di­fe­ren­cia de lo que ocu­rre con la ex Con­cer­ta­ción, don­de no hay na­die que le­van­te ca­be­za, lo que ge­ne­ra un cua­dro com­ple­jo.

Us­ted di­ce que es­tar por el Aprue­bo o el Re­cha­zo es una di­fe­ren­cia me­ra­men­te es­tra­té­gi­ca…

No di­go que sea una di­fe­ren­cia me­nor, es una di­fe­ren­cia im­por­tan­te, no irre­le­van­te. Para la his­to­ria va a que­dar que la cen­tro­de­re­cha, en el ple­bis­ci­to más im­por­tan­te des­pués de 1988, no fue ca­paz de te­ner una po­si­ción úni­ca y eso va a per­sis­tir du­ran­te mu­cho tiem­po.

¿Y qué di­ce eso de la de­re­cha?

Di­ce va­rias co­sas, al­gu­nas de las cua­les pue­den ser pre­ci­sa­men­te una lec­tu­ra dis­tin­ta del es­ta­lli­do, una apre­cia­ción di­fe­ren­te res­pec­to de la sa­li­da ins­ti­tu­cio­nal y cons­ti­tu­cio­nal que el país ce­dió, una di­fe­ren­cia es­tra­té­gi­ca de có­mo en­fren­tar el pro­ce­so des­de un pun­to de vis­ta elec­to­ral, hay una di­fe­ren­cia. Yo no mi­ni­mi­zo las di­fe­ren­cias, exis­ten, creo que es im­por­tan­te, no es­toy di­cien­do que sea tri­vial. Lo que sí es­toy di­cien­do es que cuan­do se le con­tras­ta con las otras afi­ni­da­des, se ca­li­bra en su real di­men­sión.

Us­ted par­ti­ci­pó ac­ti­va­men­te en las tra­ta­ti­vas que die­ron vi­da al acuer­do cons­ti­tu­cio­nal. ¿Fue un mal acuer­do el del 15 de no­viem­bre?

Me ju­gué has­ta el fi­nal y fui el úl­ti­mo en in­sis­tir en que Chi­le Va­mos de­bía ha­ber­se man­te­ni­do fir­me en la te­sis de la con­ven­ción mix­ta. Ese día, las ne­go­cia­cio­nes par­tie­ron con dos po­si­cio­nes: la opo­si­ción, que a esa al­tu­ra se ha­bía aglu­ti­na­do, in­clu­yen­do al PC, en la idea de la AC que ha­bía si­do su re­cla­mo des­de siem­pre y que nun­ca ha­bía ob­te­ni­do vo­tos para ha­cer­lo reali­dad, y la de Chi­le Va­mos, que in­sis­tía en que la re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal de­bía rea­li­zar­se a tra­vés del Con­gre­so.

¿Fue un mal acuer­do, en­ton­ces?

Ya he di­cho que ha­bría pre­fe­ri­do una fór­mu­la di­fe­ren­te, pe­ro esa no­che acep­té el me­ca­nis­mo que fi­nal­men­te se es­ta­ble­ció y creo que ese me­ca­nis­mo, con to­das las com­ple­ji­da­des que tie­ne, va a per­mi­tir en­cau­zar cons­ti­tu­cio­nal­men­te la cri­sis po­lí­ti­ca que emer­gió a par­tir del es­ta­lli­do (…). Fue un acuer­do ob­te­ni­do ba­jo pre­sión de una vio­len­cia in­ti­mi­dan­te. Ese día las aguas no es­ta­ban cal­mas y, en con­se­cuen­cia, qui­zás esa pre­sión pue­de ha­ber in­flui­do en al­gu­nos en tér­mi­nos de al­can­zar fi­nal­men­te el re­sul­ta­do que se ob­tu­vo.

¿Cree que fue un acuer­do que fi­nal­men­te per­ju­di­có las ideas de la de­re­cha?

Pre­fie­ro mi­rar­lo en po­si­ti­vo, lo otro es sim­ple­men­te una con­je­tu­ra. Ha­bía una cri­sis po­lí­ti­ca de gi­gan­tes­ca en­ver­ga­du­ra. La de­mo­cra­cia, ob­je­ti­va­men­te, es­ta­ba ame­na­za­da. Ha­bía que al­can­zar una so­lu­ción po­lí­ti­ca y la al­can­za­da creo que fi­nal­men­te va a per­mi­tir que el país sal­ga ade­lan­te.

Us­ted que es can­ci­ller aho­ra, ¿có­mo apre­cia que ha cam­bia­do la ima­gen del go­bierno del Pre­si­den­te Pi­ñe­ra po­ses­ta­lli­do?

Lo que ha cam­bia­do y se ha re­sen­ti­do es la ima­gen ex­te­rior de Chi­le y quie­ro ser muy pre­ci­so en qué es lo que se ha ge­ne­ra­do. Vuel­vo a in­sis­tir, del ex­tran­je­ro no hay preo­cu­pa­ción por­que Chi­le avan­ce ha­cia una nue­va Cons­ti­tu­ción, lo que ge­ne­ra preo­cu­pa­ción es que re­tor­ne la vio­len­cia o que se em­pie­ce a al­te­rar uno de los gran­des ac­ti­vos que el país tie­ne, que es su cer­te­za ju­rí­di­ca y con­fia­bi­li­dad ins­ti­tu­cio­nal. Por ejem­plo, el 10% que per­mi­te el re­ti­ro de fon­dos de pen­sio­nes es una me­di­da que en el ex­tran­je­ro no es tan cues­tio­na­da por su pro­pó­si­to, ya que hay di­ver­sos paí­ses que tie­nen me­ca­nis­mos si­mi­la­res, sino lo que preo­cu­pa es que se ha­ga a tra­vés de un pro­ce­di­mien­to, es de­cir, una ini­cia­ti­va par­la­men­ta­ria, en cir­cuns­tan­cias de que las ma­te­rias pre­vi­sio­na­les son de atri­bu­ción ex­clu­si­va del Pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca. Lo que preo­cu­pa es que los cam­bios que se ha­gan en Chi­le se ha­gan fue­ra de las nor­mas ins­ti­tu­cio­na­les y no den­tro de ellas, y por eso el país tie­ne que ser par­ti­cu­lar­men­te cui­da­do­so, en tér­mi­nos de es­te ele­men­to.

Son va­rios los epi­so­dios que gol­pea­ron la ima­gen ex­te­rior del país y que us­ted es­tá tra­ba­jan­do en re­com­po­ner: acu­sa­cio­nes de vio­la­cio­nes a los DD.HH., la can­ce­la­ción de la Apec, Cop25 y he­chos de vio­len­cia. ¿Cuál de es­tos he­chos cree que im­pac­tó más?

Hay un im­pac­to que de­be ser re­ver­ti­do fun­da­men­tal­men­te ex­pli­can­do, por una par­te, que en Chi­le no hay nin­gu­na cir­cuns­tan­cia para la im­pu­ni­dad de las vio­la­cio­nes a los DD.HH., al con­tra­rio, to­das aque­llas vio­la­cio­nes que han si­do re­por­ta­das es­tán sien­do ob­je­to hoy día de ac­tua­ción di­rec­ta­men­te de la jus­ti­cia. y tam­bién la ma­ne­ra de ha­cer pre­va­le­cer es­to tie­ne que ver con las me­di­das que se es­tán adop­tan­do, por ejem­plo, para que los or­ga­nis­mos po­li­cia­les pue­dan ac­tuar de me­jor for­ma sin in­cu­rrir en con­tra de los de­re­chos de las per­so­nas.

Us­ted se­pa­ró los dos fe­nó­me­nos: el es­ta­lli­do so­cial y los epi­so­dios de vio­la­ción a los DD.HH. ¿Cuál ha da­ña­do más la ima­gen país?

Am­bos lo han afec­ta­do. Y la ma­ne­ra de re­cu­pe­rar­la es res­pon­der ade­cua­da­men­te fren­te a los dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.