La nue­va reali­dad del fút­bol: via­jan­do con la U en una bur­bu­ja

La Ter­ce­ra fue par­te del via­je de la U a An­to­fa­gas­ta, en me­dio de los pro­to­co­los an­ti Co­vid-19 que no siem­pre se cum­plie­ron. Un tras­la­do que des­de las li­mi­ta­cio­nes del fút­bol re­fle­ja la nue­va reali­dad del país.

La Tercera - - PORTADA - Por Ro­ber­to Gál­vez

Págs. 52-53

Son ca­si las nue­ve de la ma­ña­na del jue­ves 15 de oc­tu­bre y Her­nán Ca­put­to es el pri­me­ro en apa­re­cer por el pues­to de con­trol po­li­cial del ae­ro­puer­to de San­tia­go. De­trás de él, uno a uno co­mien­zan a apa­re­cer con sus res­pec­ti­vas mas­ca­ri­llas los ju­ga­do­res de Uni­ver­si­dad de Chi­le ci­ta­dos para via­jar rum­bo a An­to­fa­gas­ta para el due­lo de esa mis­ma tar­de an­te el equi­po lo­cal. El char­ter que tras­la­da­rá al plan­tel, en el que jun­to al res­to de la co­mi­ti­va azul tam­bién via­jó La Ter­ce­ra, es­tá pro­gra­ma­do para sa­lir ape­nas una ho­ra des­pués ha­cia el nor­te del país.

Hay tiem­po aún para la sa­li­da del vue­lo JA1124. Y por eso uno que otro fa­ná­ti­co del chun­cho apro­ve­cha para tras­pa­sar la bur­bu­ja sa­ni­ta­ria ima­gi­na­ria y pe­dir sel­fies en el tra­yec­to de los fut­bo­lis­tas des­de que pa­sa­ron por las huin­chas de ra­yos X has­ta la puer­ta 25, des­de don­de sal­drá la ae­ro­na­ve. Rodríguez, Mon­ti­llo y Beau­se­jour son los más so­li­ci­ta­dos para las ins­tan­tá­neas. No se­rá la úni­ca vez que las re­co­men­da­cio­nes del do­cu­men­to “mo­da­li­da­des de via­jes y des­pla­za­mien­tos de las de­le­ga­cio­nes” del “pro­to­co­lo para re­gre­so a la ac­ti­vi­dad de­por­ti­va en el fút­bol” ela­bo­ra­do por la ANFP se ve­rán ob­via­das.

Exac­ta­men­te a las 9.04 de la ma­ña­na Fer­nan­do de Paul in­vi­tó, qui­zás inocen­te­men­te, a Jean Beau­se­jour a un ca­fé del Star­bucks. De­trás de ellos si­guie­ron otros ju­ga­do­res co­mo Joaquín La­rri­vey, Ca­mi­lo Moya, Os­val­do Gon­zá­lez, Luis Ca­sa­no­va y Ni­co­lás Gue­rra. En cual­quier cir­cuns­tan­cia dis­tin­ta a la del Co­vid se­ría un ac­to in­tras­cen­den­te, pe­ro en el mis­mo pro­to­co­lo ema­na­do des­de Qui­lín, en su pá­gi­na 10, la re­co­men­da­ción es cla­ra con es­te ti­po de si­tua­cio­nes re­fe­ri­das a los in­te­gran­tes de la de­le­ga­ción: “Lue­go de pa­sar el con­trol de po­li­cía, no de­ben di­ri­gir­se a sec­tor de res­tau­ran­tes o ser­vi­cios o rea­li­zar com­pras en tien­das del ae­ro­puer­to, para re­du­cir el con­tac­to con per­so­nas u ob­je­tos, de­bien­do per­ma­ne­cer en un sec­tor co­mún, ideal­men­te ale­ja­dos de ter­ce­ros y se­guir uti­li­zan­do mas­ca­ri­lla y guan­tes, y en to­do mo­men­to res­pe­tar el dis­tan­cia­mien­to fí­si­co”.

Ca­fés en mano, los ju­ga­do­res lle­gan has­ta la puer­ta don­de se­rá el em­bar­que. Es la man­ga más ale­ja­da de esa zo­na del ae­ro­puer­to. De­trás de ellos so­lo hay vi­drios, aun­que tam­bién al­gu­nos cu­rio­sos que se acer­can a pe­dir sa­lu­dos por vi­deo. En esa mis­ma es­pe­ra tam­bién aguar­dan al­gu­nos de los di­ri­gen­tes que via­ja­rán por el día ha­cia An­to­fa­gas­ta, co­mo el pre­si­den­te Cris­tián Au­bert, los di­rec­to­res de­por­ti­vos Ro­dri­go Gold­berg y Sergio Var­gas o el di­rec­tor Ma­rio Con­ca. Hay tam­bién otros miem­bros de la co­mi­ti­va. To­dos los ahí pre­sen­tes, co­mo dic­ta la nor­ma de la ANFP, tie­nen su exa­men PCR al día, con re­sul­ta­do, ob­via­men­te, ne­ga­ti­vo y con no más de 72 ho­ras de an­ti­güe­dad. Es el gran re­qui­si­to para su­bir­se al avión.

Ya son ca­si las 9.30 y lle­ga el lla­ma­do para abor­dar. Los pri­me­ros en ha­cer­lo son ju­ga­do­res y cuer­po téc­ni­co, quie­nes, con asien­tos va­cíos de por me­dio, co­pan las pri­me­ras fi­las de la ae­ro­na­ve. Una vez to­dos ins­ta­la­dos, las aza­fa­tas ofre­cen al­cohol gel pues­to por pues­to. El via­je se desa­rro­lla sin con­tra­tiem­pos y con va­rias idas al ba­ño.

Diez mi­nu­tos an­tes del me­dio­día, el char­ter ya es­tá en el Ae­ro­puer­to An­drés Sa­be­lla de la ciu­dad de la Se­gun­da Re­gión. To­da la co­mi­ti­va de­be es­pe­rar a que los dos bu­ses que la tras­la­da­rán se es­ta­cio­nen a la sa­li­da del ae­ro­puer­to. Una vez avi­sa­dos de que es­to ya se pro­du­jo, los ju­ga­do­res cru­zan la puer­ta ha­cia los vehícu­los y en ese ins­tan­te, tal co­mo en San­tia­go, son abor­da­dos por una de­ce­na de fa­ná­ti­cos que los es­ta­ban es­pe­ran­do. No hay puer­tas ni tra­tos es­pe­cia­les para lo­grar un ais­la­mien­to efec­ti­vo. A Mon­ti­llo, por ejem­plo, le re­ga­lan una ré­pli­ca de La Por­ta­da de An­to­fa­gas­ta.

El pro­co­lo tam­bién ha­ce re­fe­ren­cia a es­tas si­tua­cio­nes: “Al des­cen­der del avión, los ju­ga­do­res, cuer­po téc­ni­co y mé­di­co de­ben di­ri­gir­se di­rec­ta­men­te al bus des­ti­na­do para la de­le­ga­ción, evi­tan­do la cer­ca­nía con otros pa­sa­je­ros, per­so­nal del ae­ro­puer­to y pú­bli­co en ge­ne­ral”. Y aun­que la or­ga­ni­za­ción de la U in­ten­tó evi­tar­lo, la pre­sen­cia de los hin­chas, en es­te ca­so, pu­do más. La bur­bu­ja ima­gi­na­ria, otra vez, se rom­pió en­tre avión y bus, don­de los clu­bes tie­nen po­co con­trol y ca­pa­ci­dad de ac­ción.

Ape­nas unos se­gun­dos des­pués de ello la es­col­ta po­li­cial or­de­na el mo­vi­mien­to de los bu­ses. En el pri­me­ro van fut­bo­lis­tas y el equi­po de tra­ba­jo de Ca­put­to. En el se­gun­do, di­ri­gen­tes, fun­cio­na­rios y pe­rio­dis­tas que son par­te del via­je. La pri­me­ra pa­ra­da es el ho­tel Ham­pton, don­de so­lo tie­nen per­mi­ti­do des­cen­der los del pri­mer bus. Ellos, que son re­ci­bi­dos por ca­si 30 fa­ná­ti­cos en el ho­tel, se que­dan ahí para al­mor­zar, re­ci­bir la úl­ti­ma char­la téc­ni­ca y es­pe­rar el des­pla­za­mien­to ha­cia el es­ta­dio. La es­ta­día allí con suer­te se­rá de dos ho­ras. El se­gun­do bus si­gue su ru­ta para que el res­to de la co­mi­ti­va tam­bién pue­da al­mor­zar en otro lu­gar.

An­tes de las 3 de la tar­de, los dos bu­ses ya es­tán en el es­ta­dio Cal­vo y Bascuñán. A to­dos, sin dis­tin­ción, lo que in­clu­ye a ju­ga­do­res, les to­man la tem­pe­ra­tu­ra an­tes de per­mi­tir­les el in­gre­so.

Son ca­si las 16.00 y el par­ti­do en­tre chun­chos y pu­mas es­tá a pun­to de co­men­zar. Los pro­to­co­los pro­pios de la can­cha se cum­plen a ca­ba­li­dad. Fue­ra de ella, un gru­po de fo­ro­fos lai­cos se las arre­gla para lle­gar has­ta el Ce­rro La Cruz y lan­zar fue­gos ar­ti­fi­cia­les. Ca­ra­bi­ne­ros los dis­per­sa rá­pi­da­men­te y de re­gre­so en el es­ta­dio no hay abra­zos ni cho­ques de pal­mas en los sa­lu­dos. En la can­cha, la U se ve muy mal. Los azu­les, a la pos­tre, per­de­rían por la cuen­ta mí­ni­ma y la desa­zón se­ría evi­den­te en los ros­tros de to­dos los que vis­ten de azul.

No hay mu­cho tiem­po, eso sí, para los la­men­tos. A las 7 de la tar­de en pun­to y con los ju­ga­do­res ha­bién­do­se du­cha­do rau­da­men­te en los ca­ma­ri­nes del es­ta­dio, los dos bu­ses otra vez es­tán lis­tos para ser es­col­ta­dos has­ta el ae­ro­puer­to. La co­mi­da se­rá a bor­do. El tra­yec­to du­ra un po­co más que a la ida, por el trá­fi­co de esa ho­ra.

En­tre la ba­ja­da del bus y el in­gre­so al ae­ro­puer­to, otra vez se ven sel­fies y fir­mas de ca­mi­se­tas. Y el pa­so por el con­trol po­li­cial no sa­be de pri­vi­le­gios para na­die: co­mo cual­quier otro pa­sa­je­ro, to­dos los ju­ga­do­res de­ben ha­cer la fi­la en que se ex­hi­be el pa­sa­por­te sa­ni­ta­rio y lue­go pa­sar por el con­trol de ra­yos X. La ter­mi­nal aé­rea an­to­fa­gas­ti­na no es muy gran­de y se jun­tan has­ta tres sa­li­das de vue­los. Hay, in­clu­so, muy po­co es­pa­cio para es­tar sen­ta­do a la es­pe­ra de la sa­li­da del avión de re­torno a San­tia­go, el que es­ta­ba pro­gra­ma­do ori­gi­nal­men­te para las 22 ho­ras. Hay al­gu­nos fut­bo­lis­tas, los mis­mos que po­co an­tes es­ta­ban ju­gan­do fren­te a An­to­fa­gas­ta, que es­pe­ran sen­ta­dos en el sue­lo. Otros, co­mo Os­val­do Gon­zá­lez y Gon­za­lo Es­pi­no­za, com­pran un té y un ju­go en una de los res­tau­ran

tes del lu­gar.

La es­pe­ra, su­pues­ta­men­te, se­rá lar­ga. Por eso Sergio Var­gas apro­ve­cha el tiem­po para ha­cer­le al­gu­nas ob­ser­va­cio­nes fut­bo­lís­ti­cas a Ni­co­lás Gue­rra. El res­to, los más jó­ve­nes, jue­ga en sus ce­lu­la­res.

Cer­ca de las 9 de la no­che se con­fir­ma que el avión de re­gre­so a San­tia­go sal­drá an­tes. Co­mo es char­ter, se pue­den dar al­gu­nas li­cen­cias. Otra vez los de­por­tis­tas y el cuer­po téc­ni­co son los pri­me­ros au­to­ri­za­dos a abor­dar y, tal co­mo en el vue­lo de ida, van se­pa­ra­dos por asien­tos va­cíos y co­pan­do las pri­me­ras fi­las. An­tes de par­tir, el pi­lo­to ha­ce so­nar el himno de la Uni­ver­si­dad de Chi­le por los al­to­par­lan­tes. Y un po­co des­pués, la je­fa de tri­pu­la­ción re­ga­las unas pa­la­bras al equi­po: “Muy or­gu­llo­sos y ale­gres de te­ner­los aquí. Les desea­mos el ma­yor de los éxi­tos en to­do lo que que­da de cam­peo­na­to. La U siem­pre se ha ca­rac­te­ri­za­do por te­ner mu­cho aguan­te”, son al­gu­nos de sus di­chos an­tes de, jun­to al res­to de la tri­pu­la­ción, otra vez re­par­tir al­cohol gel para to­dos.

El vue­lo de re­gre­so tam­bién se desa­rro­lla nor­mal­men­te. Va­rios se pa­sean en­tre el ba­ño y otros asien­tos. Gon­za­lo Es­pi­no­za, por ejem­plo, sos­tie­ne una lar­ga y dis­ten­di­da con­ver­sa­ción en la par­te tra­se­ra del avión con un gru­po de pe­rio­dis­tas.

A las 22.51 el char­ter ate­rri­za de re­gre­so en el ae­ro­puer­to de San­tia­go. Es tar­de, ya ca­si es el to­que de que­da y por lo mis­mo es­ta vez no hay fa­ná­ti­cos con los que sa­car­se fo­tos ni ca­mi­se­tas que au­to­gra­fiar, so­lo un ca­mino en so­li­ta­rio ha­cia el bus que lle­va­rá al plan­tel al CDA a bus­car sus vehícu­los y lue­go a la bur­bu­ja que sí su­po­ne el ho­gar de ca­da miem­bro de la de­le­ga­ción.D

► Beau­se­jour fir­ma una ca­mi­se­ta a un hin­cha en An­to­fa­gas­ta.

► Mon­ti­llo, pre­vio al des­pe­gue del vue­lo ha­cia An­to­fa­gas­ta.

P Al­gu­nos ju­ga­do­res de la U ha­cen fi­la en un ca­fé del ae­ro­puer­to de San­tia­go, an­tes de em­bar­car­se rum­bo a An­to­fa­gas­ta.

► Par­te del plan­tel de la U, tras caer en An­to­fa­gas­ta, es­pe­ra en San­tia­go al bus que los tras­la­da­rá al Cen­tro De­por­ti­vo Azul.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.