La fa­mi­lia pre­si­den­cial en el año más com­ple­jo de Pi­ñe­ra

La fa­mi­lia pre­si­den­cial en el año más com­ple­jo de Pi­ñe­ra

La Tercera - - PORTADA - Por Ma­ría Jo­sé O’Shea C.

Págs. 16-17

Fren­te al es­ta­lli­do so­cial, los Pi­ñe­ra Mo­rel se re­fu­gia­ron en sí mis­mos. Hi­jos y nie­tos se en­car­ga­ron de acom­pa­ñar al Man­da­ta­rio en las se­ma­nas más de­li­ca­das de la cri­sis, mien­tras que sus ami­gos más cer­ca­nos vol­vie­ron a asu­mir el rol de im­por­tan­tes con­se­je­ros po­lí­ti­cos.

Cuan­do Cris­tó­bal, el me­nor de los hi­jos del Pre­si­den­te, le re­en­vió a su ma­má el au­dio en que ella mis­ma ha­bla­ba, des­co­lo­ca­da, so­bre el es­ta­lli­do so­cial, Cecilia Mo­rel no lo po­día creer. Lo ha­bía man­da­do al chat de com­pa­ñe­ras de cur­so, pe­ro aho­ra los alie­ní­ge­nas de Pla­za Ita­lia eran te­ma de dis­cu­sión na­cio­nal. Mo­rel de­ci­dió reac­cio­nar y tui­tear las dis­cul­pas del ca­so. An­tes, al­can­zó a reír­se de sí mis­ma y de su “con­do­ro”. Lue­go res­pi­ró hon­do y sa­lió a en­fren­tar­lo.

Aho­ra, un año des­pués, en la fa­mi­lia Pi­ñe­ra co­rren los chis­tes so­bre la pri­me­ra da­ma y los ex­tra­te­rres­tres, y por sus chats cir­cu­lan al­gu­nas imá­ge­nes que ali­via­nan un po­co la car­ga de un año pe­sa­do. Ha­ce po­cos días co­men­ta­ban un me­me con la foto de Miguel Pi­ñe­ra, y la lec­tu­ra era que, al fi­nal, el “Negro” no era la ove­ja ne­gra de la fa­mi­lia.

Los Pi­ñe­ra -hi­jos, nie­tos, her­ma­nos- ob­via­men­te no lo pa­sa­ron bien en el año que si­guió al es­ta­lli­do so­cial. Ca­si sim­bó­li­ca­men­te, la cri­sis de­to­nó mien­tras el Pre­si­den­te se en­con­tra­ba en fa­mi­lia, ce­le­bran­do el cum­plea­ños 14 de su nie­to Juan, hi­jo de Mag­da­le­na, en la piz­ze­ría Ro­ma­ria de Vi­ta­cu­ra.

Allí es­ta­ban los Ros­sel Pi­ñe­ra, hi­jos de la pri­mo­gé­ni­ta del Man­da­ta­rio, ade­más de Pa­blo “Po­lo” Pi­ñe­ra, el her­mano-ín­ti­mo de Se­bas­tián. El Pre­si­den­te no iba a de­jar de ce­le­brar a “Jua­ni­to”, aun cuan­do la si­tua­ción en San­tia­go co­men­za­ba a des­bo­car­se. Du­dar­lo se­ría ig­no­rar có­mo ope­ran su ca­be­za y sus emo­cio­nes. Aun­que con la pers­pec­ti­va del tiem­po, él mis­mo re­co­no­ció en es­te dia­rio que fue un error ha­ber­lo he­cho.

Si hay al­go en lo que coin­ci­de su en­torno más pró­xi­mo, es que su fa­mi­lia ha si­do su má­xi­mo re­fu­gio. Du­ran­te to­do el año, el Pre­si­den­te in­ten­ta pa­sar a ver a al­guno de sus nie­tos a la vuel­ta de la ofi­ci­na. En­tra a la ca­sa de Mag­da­le­na, Cecilia o Cris­tó­bal, “des­or­de­na to­do y se va”. Lo mis­mo pa­sa­ba an­tes en el ho­gar de Se­bas­tián, cuan­do és­te vi­vía en Chi­le, pe­ro el ter­ce­ro de sus hi­jos se ins­ta­ló en Syd­ney con su fa­mi­lia y no tie­ne ga­nas de vol­ver. De to­das for­mas, ha­bla muy se­gui­do con su pa­pá. No so­lo por­que des­de allá es­tá al tan­to de las in­ver­sio­nes fa­mi­lia­res, sino por­que los cua­tro hi­jos de Se­bas­tián Pi­ñe­ra y Cecilia Mo­rel, des­de el 18 de oc­tu­bre, ar­ma­ron una es­pe­cie de “cor­ta­fue­gos emo­cio­nal” para sus pa­dres. So­bre to­do en los pri­me­ros me­ses, cuan­do se or­ga­ni­za­ban para vi­si­tar­los ca­si to­dos los días y así acom­pa­ñar al Pri­mer Man­da­ta­rio, quien en un co­mien­zo se vio des­en­ca­ja­do con lo que es­ta­ba pa­san­do.

Los cua­tro hi­jos es­ta­ban muy preo­cu­pa­dos por Pi­ñe­ra, por­que con­si­de­ra­ban “in­jus­to” que su pa­pá apa­re­cie­ra co­mo el gran cul­pa­ble de to­do: la cri­sis po­lí­ti­ca, eco­nó­mi­ca y has­ta las vio­la­cio­nes de los de­re­chos hu­ma­nos que se de­nun­cia­ban en esos días. De he­cho, cuen­tan que Cris­tó­bal, el me­nor, sus­pen­dió sus pla­nes de ins­ta­lar­se en Es­ta­dos Uni­dos para es­tar cer­ca de sus pa­dre en esos mo­men­tos.

Un pun­to es­pe­cial en esos días lo mar­có el mar­tes 12 de no­viem­bre, cuan­do Pi­ñe­ra se de­ba­tía en­tre sa­car a los mi­li­ta­res a la ca­lle por se­gun­da oca­sión o lla­mar a un “Acuer­do na­cio­nal por la paz y la nue­va Cons­ti­tu­ción”, co­mo fi­nal­men­te ocu­rrió. “Un pun­to de in­fle­xión”, di­ría des­pués Pi­ñe­ra. Esa no­che, en La Mo­ne­da, el Pre­si­den­te es­ta­ba muy ner­vio­so. De he­cho, en su en­torno pró­xi­mo sos­tie­nen que ha si­do una de las de­ci­sio­nes más di­fí­ci­les que le ha to­ca­do to­mar en su vi­da. Y esa ten­sión se tras­pa­sa­ba tam­bién a la fa­mi­lia pre­si­den­cial, la cual es­pe­ra­ba aten­ta la de­ter­mi­na

ción del Man­da­ta­rio. Lo mis­mo co­rría para sus her­ma­nos más cer­ca­nos, Po­lo y Pi­chi­ta.

Por esos días, a la fa­mi­lia se su­ma­ba el se­gun­do ani­llo de con­ten­ción del Pre­si­den­te: los ami­gos. Ignacio Cue­to, Ignacio Gue­rre­ro, Jo­sé Cox y Fa­bio Val­dés eran su pri­me­ra línea. Un po­co más atrás es­ta­ban Car­los Al­ber­to “Cho­clo” Dé­lano y Juan Bil­bao, a quien ha vi­si­ta­do en su cam­po en Tal­ca du­ran­te es­te pe­río­do. Sus amis­ta­des más cer­ca­nas tam­bién han si­do im­por­tan­tes con­se­je­ros po­lí­ti­cos, una suer­te de “ter­cer pi­so”, co­mo ese del que tan­to se ha­bló en su pri­mer go­bierno.

Quien nun­ca ha de­ja­do de ser su gran so­por­te es An­drés Chad­wick. De he­cho, en La Mo­ne­da no hay dos opi­nio­nes so­bre lo mu­cho que gol­peó al Pre­si­den­te la acu­sa­ción cons­ti­tu­cio­nal en su con­tra. Eso, ad­vier­ten, au­men­tó la sen­sa­ción más compleja que le to­có atra­ve­sar du­ran­te la cri­sis: la pér­di­da de con­trol, la creen­cia de que la ob­ten­ción de un re­sul­ta­do ya no es­ta­ba en sus ma­nos. El es­ta­lli­do so­cial im­pac­tó en la ca­pa­ci­dad re­so­lu­ti­va de Pi­ñe­ra. Si bien nun­ca de­jó de aten­der los de­más asun­tos del go­bierno, cues­tión que sor­pren­día a los mi­nis­tros sec­to­ria­les -sa­bía des­de cuá­les eran los puen­tes pen­dien­tes has­ta la can­ti­dad de ra­cio­nes de la Ju­naeb-, su de­ter­mi­na­ción ha­bi­tual se vio de­bi­li­ta­da; al­go es­ca­pa­ba de su ma­ne­jo y el de su equi­po de go­bierno, el cual no da­ba con el tono ade­cua­do para en­fren­tar lo que ocu­rría, so­bre to­do por­que al in­te­rior ha­bía dos vi­sio­nes so­bre có­mo abor­dar el es­ta­lli­do so­cial. Una más du­ra, en­fo­ca­da en la con­ten­ción de la vio­len­cia y el or­den pú­bli­co, y otra que aten­día más a las de­man­das so­cia­les de la ca­lle.

Has­ta que lle­gó la pan­de­mia. “San Co­vid”, le di­cen iró­ni­ca­men­te en La Mo­ne­da, por el efec­to que tu­vo en la per­so­na­li­dad de Pi­ñe­ra. Por­que a sa­bien­das de la com­ple­ji­dad que sig­ni­fi­ca­ría, al Pre­si­den­te “le vol­vió el al­ma al cuer­po”, aun­que él ja­más se ha­ya da­do cuen­ta de que se le ha­bía arran­ca­do. “Con el co­ro­na­vi­rus vol­vió a su cen­tro”, co­men­tan. Es­to se vio re­fle­ja­do en su es­ta­do aními­co. Con el ma­ne­jo de la pan­de­mia y sus efec­tos en la sa­lud y la eco­no­mía, Pi­ñe­ra vol­vió a ti­rar sus lí­neas en el bloc Co­lón, a arre­man­gar­se las man­gas y a sen­tir­se al­go más se­gu­ro. El es­ta­lli­do so­cial lo sen­tía di­fí­cil de ma­ne­jar, im­pre­de­ci­ble. Con la lle­ga­da de la pan­de­mia, al me­nos po­día ha­cer cálcu­los ba­sa­dos en da­tos, em­pe­zar a pi­sar en te­rri­to­rio se­mi­fir­me. Y vol­ver, de al­gu­na for­ma, a un re­la­ti­vo con­trol de su go­bierno.

Por es­tos días, la fa­mi­lia pre­si­den­cial mi­ra aten­ta el de­ve­nir del pro­ce­so cons­ti­tu­yen­te, ex­pec­tan­te de lo que ocu­rra en el ple­bis­ci­to del pró­xi­mo do­min­go. Sa­ben que na­da de lo que su­ce­da es pre­de­ci­ble, y que el tiem­po de go­bierno que que­da por de­lan­te no va a ser me­nos com­ple­jo que es­tos úl­ti­mos 12 me­ses.

(La Ter­ce­ra, 29 de di­ciem­bre de 2019). “(Lo de las piz­zas) es una anéc­do­ta. Ese día lle­gué a La Mo­ne­da muy tem­prano en la ma­ña­na y me fui co­mo a las 3-4 de la ma­ña­na y te­nía un com­pro­mi­so ad­qui­ri­do con un nie­to. Me de­mo­ré 45 mi­nu­tos. Si pu­die­ra vol­ver atrás, le ha­bría di­cho “nie­to, se lo pro­me­tí, sé que para ti era muy im­por­tan­te, y no ha­bría ido”. “Han si­do días du­ros y di­fí­ci­les, in­ten­sos, ten­sos, lle­nos de pro­ble­mas, y nos han obli­ga­do a to­mar de­ci­sio­nes muy di­fí­ci­les. Afor­tu­na­da­men­te, ten­go una for­ta­le­za fí­si­ca, in­te­lec­tual, emo­cio­nal que me per­mi­te no so­lo con­vi­vir con es­tas ten­sio­nes y pre­sio­nes, sino que man­te­ner la ca­pa­ci­dad de ac­tuar co­mo Pre­si­den­te. Pe­ro he vis­to a mi al­re­de­dor mu­cho do­lor y mu­cho su­fri­mien­to. Por ejem­plo, mi fa­mi­lia lo ha pa­sa­do muy mal...”. “En Chi­le es muy di­fí­cil ser hi­jo de Pre­si­den­te. Pe­ro uno de mis hi­jos, mu­cho an­tes del 18 de oc­tu­bre, ha­bía de­ci­di­do pa­sar un año en Aus­tra­lia con su fa­mi­lia por pro­yec­tos aca­dé­mi­cos y la­bo­ra­les. Y él es­tá en Aus­tra­lia. Mis otros tres hi­jos es­tán aquí, en Chi­le. Mi fa­mi­lia lo ha pa­sa­do muy mal, muy mal, por­que hay hi­jos, hay nie­tos… No le quie­ro pro­fun­di­zar, tam­bién hay ame­na­zas, ries­gos, pe­ro han si­do un pun­tal de apo­yo, de com­pren­sión”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.