Las in­ju­rias con pu­bli­ci­dad del vi­ce­pre­si­den­te re­gio­nal de RN

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - OPINIÓN - Fe­li­pe Har­boe Bas­cu­ñán Se­na­dor de la Re­pú­bli­ca

En vir­tud de las de­cla­ra­cio­nes ver­ti­das por el Sr. Ed­gard San­do­val en la edi­ción de hoy (ayer) del Dia­rio La Tribuna, me veo en la obli­ga­ción de ma­ni­fes­tar lo si­guien­te.

1.- Qui­sie­ra in­vi­tar al se­ñor San­do­val, cuan­do se re­fie­re a que no po­seo co­no­ci­mien­to de la reali­dad te­rri­to­rial de la pro­vin­cia, a ave­ri­guar lo que hi­ci­mos con la Ley de Equi­dad Ta­ri­fa­ria Re­si­den­cial (que pre­sen­té a me­dia­dos del 2013); lo que es­ta­mos ha­cien­do con los lo­ca­ta­rios de So­ve­la; lo que he­mos he­cho en ma­te­ria de vi­vien­da con Los Cas­ta­ños 1 y 2 de la co­mu­na de Tu­ca­pel y con los co­mi­tés de 600 fa­mi­lias de Vi­lla Ve­ne­cia y Vi­lla Na­ci­mien­to, así co­mo tam­bién con la PDI pa­ra Mul­chen, en­tre otros, lo que mues­tra cla­ra­men­te que el se­ñor San­do­val es po­co llano a in­for­mar­se so­bre el tra­ba­jo par­la­men­ta­rio y nos da a en­ten­der, la­men­ta­ble­men­te, que ca­re­ce de la pre­pa­ra­ción su­fi­cien­te pa­ra ejer­cer li­de­raz­gos po­lí­ti­cos con la de­bi­da pru­den­cia, res­pe­to y es­tu­dio.

2.- El se­ñor San­do­val ha­ce alu­sión a una “co­fra­día” que po­see­ría con mi se­ño­ra. Qui­sie­ra co­men­tar­le e ins­tar­lo a que vi­si­te la pá­gi­na web del Se­na­do de la Re­pú­bli­ca, y re­vi­se mi de­cla­ra­ción de pa­tri­mo­nio e in­tere­ses, y así dar­se cuen­ta de que es una so­cie­dad que no tie­ne mo­vi­mien­to ha­ce mu­chos años, to­da vez que ten­go de­di­ca­ción ex­clu­si­va al tra­ba­jo le­gis­la­ti­vo, sien­do tam­bién el pri­mer se­na­dor de es­te pe­rio­do a ni­vel na­cio­nal en efec­tuar di­chas de­cla­ra­cio­nes e in­gre­sar­las a la pla­ta­for­ma.

Apro­ve­cho de in­for­mar­le que mi es­po­sa, abo­ga­da de la Uni­ver­si­dad de Chi­le, no tra­ba­ja en el sec­tor pú­bli­co, sien­do una pro­fe­sio­nal muy des­ta­ca­da del sec­tor pri­va­do y de la cual me sien­to muy or­gu­llo­so.

3.-Por úl­ti­mo, de­bo acla­rar­le que no po­seo re­la­cio­nes con ins­ti­tu­cio­nes ma­de­re­ras ni pes­que­ras, lo que que­da de­mos­tra­do en mi opo­si­ción cons­tan­te y vo­to en con­tra al De­cre­to 701 y mis dos vo­ta­cio­nes en con­tra de la Ley de Pes­ca en el año 2012, de lo cual de se­gu­ro el se­ñor San­do­val tam­po­co tie­ne idea al­gu­na.

En tiem­po don­de la hon­ra de ciu­da­da­nos es de­nos­ta­da día a día por per­so­nas irres­pon­sa­bles y ma­lin­ten­cio­na­das co­mo el vi­ce­pre­si­den­te de Re­no­va­ción Na­cio­nal de la Pro­vin­cia de Bio­bío, creo ne­ce­sa­rio acla­rar es­tas si­tua­cio­nes.

Ten­go di­fe­ren­cias con al­gu­nos plan­tea­mien­tos del par­ti­do Re­no­va­ción Na­cio­nal, pe­ro los res­pe­to pro­fun­da­men­te y mis dis­cre­pan­cias son y se­rán siem­pre so­bre ideas y no so­bre las per­so­nas. La des­ca­li­fi­ca­ción y la men­ti­ra son la me­jor ex­pre­sión de la fal­ta de ar­gu­men­tos, de la in­ca­pa­ci­dad de de­ba­tir so­bre te­mas de fu­tu­ro.

Aun así, mi res­pe­to por RN y sus di­ri­gen­tes, mi­li­tan­tes y ex au­to­ri­da­des se man­tie­ne in­tac­to, to­da vez que he con­ver­sa­do con el pre­si­den­te na­cio­nal del par­ti­do, el dipu­tado Cris­tian Monc­ke­berg, quien me ha ma­ni­fes­ta­do su dis­con­for­mi­dad con tan des­tem­pla­das de­cla­ra­cio­nes.

Fi­nal­men­te, res­pec­to al se­ñor San­do­val, me re­ser­vo el de­re­cho de ejer­cer ac­cio­nes le­ga­les por las in­ju­rias con pu­bli­ci­dad emi­ti­das por es­te se­ñor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.