LA DIS­CRI­MI­NA­CIÓN A NUES­TRO VIE­JOS

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - OPINIÓN - Ma­ri­car­men To­rres Ávila Re­la­cio­na­do­ra pú­bli­ca Yum­bel

Se­ñor di­rec­tor: Es evi­den­te que el des­pre­cio en sen­ti­do pe­yo­ra­ti­vo que hoy exis­te en nues­tra so­cie­dad chi­le­na so­bre la ve­jez ca­si siem­pre es­tá ba­sa­do en la ig­no­ran­cia, pe­ro tam­bién se ori­gi­na en un te­ma cul­tu­ral que tan­to nos cues­ta re­co­no­cer y en una ac­ti­tud po­co ra­cio­nal si lo mi­ra­mos des­de nues­tra ra­za hu­ma­na.

Ha­bla­mos de que exis­te en­tre no­so­tros una di­ver­si­dad de dis­cri­mi­na­cio­nes, pe­ro la pa­la­bra “vie­jo” o “vie­ja” tam­bién de­be­ría­mos in­cor­po­rar­la, pues se tra­ta de me­nos­ca­bo, de in­di­fe­ren­cia, de fal­ta de res­pe­to, de bur­las y de una ex­clu­sión que mu­chas ve­ces evi­ta que nues­tros ma­yo­res ten­gan un en­ve­je­ci­mien­to digno.

Su­pues­ta­men­te nues­tras au­to­ri­da­des -mu­chas mal lla­ma­das ho­no­ra­bles- de­be­rían re­pre­sen­tar uno de los prin­ci­pa­les en­la­ces pa­ra adop­tar un cam­bio de ac­ti­tud es­pe­cial­men­te en nues­tro vo­ca­bu­la­rio, pe­ro son ellos mis­mos quie­nes pro­li­fe­ran epí­te­tos que en na­da apor­tan a una re­no­va­ción cul­tu­ral que tan­to nos ha­ce fal­ta. Ejem­plo re­cien­te, la gro­se­ra fra­se ma­ni­fes­ta­da por uno de ellos en la Cá­ma­ra de Dipu­tados sin dar­se cuen­ta si­quie­ra, que in­di­rec­ta­men­te tam­bién in­vo­lu­cra­ba a par­te de su fa­mi­lia.

Cuan­to re­cuer­do hoy día una ci­ta del gran Al­ber­to Cor­tez… “la ve­jez es la más du­ra de las dic­ta­du­ras, es la gra­ve ca­ren­cia de clau­su­ra de lo que fue la ju­ven­tud al­gu­na vez…”.

Re­cor­de­mos que en mu­chas cul­tu­ras an­te­pa­sa­das, co­mo tam­bién en al­gu­nas cul­tu­ras con­tem­po­rá­neas (en nues­tra Is­la de Pas­cua exis­te un Con­se­jo de An­cia­nos que ase­so­ra al go­bierno de la is­la y an­te las au­to­ri­da­des del país te­mas muy re­le­van­tes pa­ra su desa­rro­llo. En los paí­ses orien­ta­les, cu­ya cul­tu­ra es una de las más desa­rro­lla­das del mun­do, los an­cia­nos son fi­gu­ras res­pe­ta­das y ad­mi­ra­das), los an­cia­nos eran de­po­si­ta­rios del sa­ber, don­de mu­chos de ellos se cons­ti­tuían en ver­da­de­ros in­ter­me­dia­rios del pre­sen­te, por tan­to re­pre­sen­ta­ban la sa­bi­du­ría y un pri­vi­le­gio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.