La Tribuna con­me­mo­ra el Día del Di­ri­gen­te Ve­ci­nal con es­tos cua­tro re­pre­sen­tan­tes de la pro­vin­cia

La ma­yo­ría lle­va una tra­yec­to­ria de al­re­de­dor de una dé­ca­da tra­ba­jan­do por sus res­pec­ti­vas comunas, a pe­sar de sa­ber que es una ac­ti­vi­dad in­gra­ta, pe­ro que rea­li­zan con or­gu­llo.

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - CRÓNICA - Mar­cos Sar­mien­to pren­sa@la­tri­bu­na.cl

En nues­tro país exis­ten va­rias la­bo­res que, pe­se a desa­rro­llar­se a dia­rio y en pos de la co­mu­ni­dad, pa­san en for­ma to­tal­men­te anó­ni­ma y sin el re­co­no­ci­mien­to ne­ce­sa­rio que se me­re­cen. Afor­tu­na­da­men­te, en el año 1968, el go­bierno de­ci­dió co­men­zar a ha­cer jus­ti­cia al me­nos en un área, es­ta­ble­cien­do que ca­da 7 de agos­to se con­me­mo­re el Día del Di­ri­gen­te Ve­ci­nal y Co­mu­ni­ta­rio.

Al res­pec­to, Dia­rio La Tribuna se su­ma con el má­xi­mo agra­do a es­ta con­me­mo­ra­ción, re­co­pi­lan­do cua­tro re­la­tos de des­ta­ca­dos di­ri­gen­tes ve­ci­na­les de la pro­vin­cia, con el ob­je­ti­vo de re­sal­tar la no­ble y es­for­za­da ta­rea.

NO SO­MOS MO­NE­DI­TA DE ORO

Lo que más pue­de re­pre­sen­tar la la­bor de los di­ri­gen­tes ve­ci­na­les es su ca­pa­ci­dad de afron­tar los tra­gos amar­gos, pues no siem­pre son com­pren­di­dos por to­dos su ve­ci­nos y más de al­gu­na vez son con­si­de­ra­dos co­mo “una pie­dra en el za­pa­to” por las au­to­ri­da­des de turno.

Es­to bien lo sa­be la pre­si­den­ta de la Jun­ta de Ve­ci­nos Nº3 de La Gran­ja en Mul­chén, Ana Ro­bles, quien co­men­tó esos días cuan­do el tra­ba­jo di­ri­gen­cial se vuel­ve “cues­ta arri­ba”. “Es bas­tan­te in­gra­ta a ve­ces la ta­rea que de­sa­rro­lla el di­ri­gen­te. A ve­ces no es va­lo­ra­do. Pe­ro hay que ha­cer­lo. Cuan­do a uno le gus­ta, de­be cum­plir con ese lla­ma­do. La­men­ta­ble­men­te no so­mos mo­ne­di­ta de oro, y a ve­ces no cae­mos muy bien”, pun­tua­li­zó.

CO­MEN­CÉ CUAN­DO NO HA­BÍA NA­DA

Al­gu­nos di­ri­gen­tes se for­man co­mo per­so­nas al mis­mo tiem­po que sus ba­rrios, co­mo le ocu­rrió al pre­si­den­te de la Jun­ta de Ve­ci­nos de Vi­lla Gé­ne­sis de Los Án­ge­les, Luis Arro­yo, quien con una la­bor de ocho años, ase­gu­ra que par­te de su vi­da se en­tre­cru­za con el pro­gre­so del sec­tor. “No­so­tros asu­mi­mos cuan­do el sec­tor no te­nía na­da, no te­nía ni un tí­tu­lo de do­mi­nio, ni si­quie­ra un plano re­gu­lar, me­nos jar­di­nes in­fan­ti­les, al­can­ta­ri­lla­do y agua po­ta­ble. Por ello, pa­ra no­so­tros es gra­ti­fi­can­te no só­lo co­mo lí­de­res ve­ci­na­les, sino tam­bién co­mo per­so­nas”, es­gri­mió.

Es­ta la­bor 100% gra­tui­ta ha­ce que in­clu­so al­gu­nos di­ri­gen­tes ve­ci­na­les no es­ca­ti­men es­fuer­zos en gas­tar di­ne­ro de su pro­pio bol­si­llo, en pos de desa­rro­llar ac­ti­vi­da­des pa­ra la co­mu­ni­dad, co­mo co­men­tó el lí­der ve­ci­nal, que se en­con­tra­ba or­ga­ni­zan­do la con­me­mo­ra­ción del Día del Ni­ño. “En es­te ca­so tu­vi­mos que po­ner pla­ta no­so­tros los di­ri­gen­tes, tan­to pa­ra la ac­ti­vi­dad co­mo tam­bién pa­ra los ador­nos pa­ra la ce­le­bra­ción de los ni­ños. Uno no sa­ca na­da con eno­jar­se, pues en­tien­de que la si­tua­ción es pre­ca­ria, fue­ra que hay que re­co­no­cer que asis­te muy po­ca gen­te a las reunio­nes”, co­men­tó.

LO LLE­VO EN MI SAN­GRE

En al­gu­nos ca­sos, el te­ma di­ri­gen­cial no só­lo es un lla­ma­do de la co­mu­ni­dad, sino una reali­dad he­re­da­da, in­clu­so, en los ge­nes, co­mo ase­gu­ra la se­cre­ta­ria de la Jun­ta de Ve­ci­nos del Sec­tor In­dus­trial de Na­ci­mien­to, Ma­ría An­gé­li­ca Bel­trán, quien na­rró a Dia­rio La Tribuna que su vo­ca­ción vie­ne, prin­ci­pal­men­te, de sus an­te­pa­sa­dos. “Es­to lo lle­vo en mi san­gre, pues mis abue­los fue­ron los fun­da­do­res del re­cin­to in­dus­trial en Lau­ta­ro, y El Pro­gre­so por mi abue­la, por lo cual es al­go que no pue­do re­cha­zar, es par­te de mí”, ex­pli­có.

Tras ello, la lí­der ve­ci­nal co­men­tó que es­ta vo­ca­ción la con­du­ci­rá a con­ti­nuar has­ta el fi­nal de sus días, pues, sos­tie­ne, se ba­sa en una pa­sión por su ba­rrio. “Es­toy enamorada de mi pue­blo, es­toy en­can­ta­da con mi sec­tor. Yo me mo­ri­ré con las bo­tas pues­tas”, re­sal­tó.

A pe­sar de es­te ca­ri­ño por su tra­ba­jo, la lí­der ve­ci­nal no re­pa­ró en ha­cer vi­si­bles los pro­ble­mas que vi­ve su co­mu­ni­dad, apro­ve­chan­do la ins­tan­cia pa­ra cri­ti­car a las em­pre­sas pri­va­das y au­to­ri­da­des de Na­ci­mien­to. “La Plan­ta San­ta Fe apo­ya con ca­si na­da, só­lo mi­ga­jas. No­so­tros ha­ce mu­cho tiem­po le he­mos pe­di­do un sub­si­dio de luz, pe­ro ellos di­cen que no pue­den. Por su par­te las au­to­ri­da­des de acá, son muy pres­ta ro­pas de es­tas com­pa­ñías y no ha­cen na­da”, acu­só.

LA GRAN OBRA VE­CI­NAL

Con una tra­yec­to­ria de 26 años co­mo di­ri­gen­te ve­ci­nal, el pre­si­den­te de la Jun­ta de Ve­ci­nos de Gal­va­rino en Los Án­ge­les, Ra­món Ri­quel­me, re­co­no­ce que su la­bor no siem­pre re­sul­ta del to­do gra­ta, ya que, co­men­ta, hay al­gu­nos po­bla­do­res que no com­pren­den del to­do su ta­rea. Sin em­bar­go, ase­gu­ra que el apo­yo sos­te­ni­do de sus ve­ci­nos por to­dos es­tos años es es­tí­mu­lo más que su­fi­cien­te pa­ra se­guir li­de­ran­do su po­bla­ción.

Otro fac­tor que, ase­gu­ra, le per- mi­te sen­tir la con­vic­ción de que ha he­cho las co­sas bien, es la ma­te­ria­li­za­ción de dis­tin­tos ob­je­ti­vos pa­ra su co­mu­ni­dad, co­mo el que con­si­de­ra co­mo su ma­yor lo­gro en to­dos sus años de ges­tión, con­sis­ten­te en lo­grar que se ins­ta­la­ra un Cen­tro Co­mu­ni­ta­rio de Sa­lud Fa­mi­liar en su ba­rrio.

Es­ta la­bor de di­ri­gen­te no só­lo es res­pal­da­da por sus pro­pios ve­ci­nos, sino tam­bién por sus pa­res de otros sec­to­res, quie­nes no du­da­ron un mi­nu­to en de­sig­nar­lo pa­ra ser re­co­no­ci­do la pró­xi­ma se­ma­na en la ce­re­mo­nia ofi­cial que desa­rro­lla­rá el mu­ni­ci­pio an­ge­lino pa­ra con­me­mo­rar el Día del Di­ri­gen­te Ve­ci­nal.

Con­sul­ta­do so­bre có­mo to­ma es­te re­co­no­ci­mien­to, Ra­món Ri­quel­me sos­tu­vo que “ya que uno tra­ba­ja a ho­no­res, uno es prác­ti­ca­men­te co­mo un ar­tis­ta, ya que pa­ra es­tos el pre­mio es sim­ple­men­te el aplau­so; en ese sen­ti­do, pa­ra no­so­tros co­mo di­ri­gen­tes, el re­co­no­ci­mien­to es al­go pa­re­ci­do por­que nos lle­na de or­gu­llo y nos im­pul­sa a se­guir tra­ba­jan­do”, sen­ten­ció.

“EsE bas­tan­te in­gra­ta a ve­ces la ta­rea que desa­rro­lla­de el di­ri­gen­te. Pe­ro hay que ha­cer­lo.ha Cuan­do a uno le gus­ta, de­be cum­plir con ese lla­ma­do. La­men­ta­ble­men­te no so­mos mo­ne­di­ta de oro”.

An Ana Ro­bles, pre­si­den­ta de la Jun­ta de Ve­ci­nos Nº 3 de La Gran­ja,a, en Mul­chén.hén.

SE­CRE­TA­RIA DE LA JUN­TA de Ve­ci­nos del Sec­tor In­dus­trial de Na­ci­mien­to, Ma­ría An­gé­li­ca Bel­trán. PRE­SI­DEN­TA DE LA JUN­TA de Ve­ci­nos Nº 3 de La Gran­ja en Mul­chén, Ana Ro­bles. EL DI­RI­GEN­TE Ra­món Ri­quel­me se­rá re­co­no­ci­do la pró­xi­ma se­ma­na en la ce­re­mo­nia que rea­li­za­rá el mu­ni­ci­pio. PRE­SI­DEN­TE DE LA JUN­TA de Ve­ci­nos de Vi­lla Gé­ne­sis de Los Án­ge­les, Luis Arro­yo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.