Apren­de có­mo co­rrer 30 mi­nu­tos sin pa­rar en diez se­ma­nas

El pun­to de par­ti­da de una per­so­na se­den­ta­ria pue­de va­riar bas­tan­te, so­bre to­do por ge­né­ti­ca y su pa­sa­do de­por­ti­vo.

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - BIENESTAR -

Hoy va­mos a tra­tar un te­ma clá­si­co, el del plan de en­tre­na­mien­to pa­ra em­pe­zar a co­rrer. En es­ta ca­te­go­ría só­lo va­mos a in­cluir a la gen­te se­den­ta­ria, la que bá­si­ca­men­te no ha­ce nin­gu­na ac­ti­vi­dad fí­si­ca, pe­ro ha de­ci­di­do que ya es ho­ra de tra­tar a su cuer­po y su sa­lud co­mo se me­re­cen.

Así que no ten­dre­mos en cuen­ta a los que ya ju­ga­ban tres ve­ces por se­ma­na a fút­bol sa­la con los ami­gos, pe­ro aho­ra les ha da­do por em­pe­zar a co­rrer ca­rre­ras po­pu­la­res, por­que el ob­je­ti­vo prin­ci­pal es lle­gar a co­rrer 30 mi­nu­tos se­gui­dos.

El pun­to de par­ti­da de una per­so­na se­den­ta­ria pue­de va­riar bas­tan­te, so­bre to­do por ge­né­ti­ca y su pa­sa­do de­por­ti­vo.

El cuer­po tie­ne me­mo­ria, y aquél o aque­lla que es­tu­vo ha­cien­do al­gún de­por­te has­ta los 18, se lo de­jó y aho­ra con 30 quie­re em­pe­zar a co­rrer a pe­sar de ha­ber co­gi­do 15 ki­los, le se­rá mu­cho más fá­cil que el que nun­ca hi­zo na­da.

La ge­né­ti­ca jue­ga tam­bién un pa­pel muy im­por­tan­te. Ha­brá gen­te in­clu­so que sin ha­ber he­cho na­da en su vi­da es ca­paz de co­rrer 30 mi­nu­tos se­gui­dos en su pri­me­ra sa­li­da y a un rit­mo bueno, pe­ro es la ex­cep­ción.

DOS CON­SE­JOS FUN­DA­MEN­TA­LES AN­TES De EM­PE­ZAR

No te lo de­jes. El co­mien­zo es du­ro si no es­tás acos­tum­bra­do, pe­ro lo bueno es que la pro­gre­sión es bas­tan­te rá­pi­da y en ape­nas un mes no­ta­rás los re­sul­ta­dos. Los ma­les­ta­res son co­sa de la pri­me­ra se­ma­na, así que no pien­sas que va a ser siem­pre así.

No ha­gas el bru­to. A lo me­jor el plan se te ha­ce abu­rri­do por­que tú quie­res lle­gar a co­rrer esos 30 mi­nu­tos ya, o te da ver­güen­za que te pa­se to­do el mun­do y te pi­cas con ellos. No lo ha­gas. El cuer­po ne­ce­si­ta un pe­río­do de adap­ta­ción y la me­jor ma­ne­ra de pro­gre­sar es no le­sio­nán­do­se.

Va­mos allá con el plan, que es só­lo una guía, es mo­di­fi­ca­ble si ves que el pun­to de par­ti­da no es el tu­yo.

RE­CO­MEN­DA­CIO­NES FI­NA­LES

El rit­mo tie­ne que ser el que sea có­mo­do pa­ra ti. La me­jor re­co­men­da­ción es que, en los pri­me­ros días de cual­quier plan de en­tre­na­mien­to pa­ra em­pe­zar a co­rrer, va­yas lo más len­to po­si­ble y a par­tir de ahí va­yas re­gu­lan­do. No aca­bes el en­tre­na­mien­to ex­haus­to por­que, ade­más de que sig­ni- fi­ca­rá que lo es­tás dan­do to­do y que tu cuer­po no es­tá lis­to pa­ra ello, te pue­des aca­bar le­sio­nan­do.

Es­ti­ra des­pués de co­rrer du­ran­te 5 ó 10 mi­nu­tos. Si no sa­bes ni lo que son, lee pu­bli­ca­cio­nes an­te­rio­res, don­de he­mos ex­pli­ca­do y da­do a co­no­cer los me­jo­res es­ti­ra­mien­tos y ca­len­ta­mien­tos.

Si tie­nes al­gún pro­ble­ma de sa­lud, lo me­jor es ha­cer­se un che­queo mé­di­co pa­ra ver si real­men­te pue­des co­rrer. O una prue­ba de es­fuer­zo. No to­do el mun­do pue­de co­rrer. En ese ca­so an­dar pue­de ser una bue­na so­lu­ción.

No te le­sio­nes. Sí, ya lo he di­cho an­tes, pe­ro es lo más im­por­tan­te por­que en­ton­ces pen­sa­rás que ha­cer de­por­te es ma­lo. To­ma las me­di­das ade­cua­das: haz los es­ti­ra­mien­tos, en­tre­na len­to, de­ja que tu cuer­po se ade­cue y eli­ge bien el cal­za­do.

Eli­ge unas za­pa­ti­llas ade­cua­das pa­ra ti. Un cal­za­do ade­cua­do nos ayu­da­rá a pro­gre­sar y, so­bre to­do, evi­tar le­sio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.