Fon­dos de pen­sión e in­cen­ti­vos

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN - Mar­ce­lo Villena Fa­cul­tad de In­ge­nie­ría y Cien­cias Uni­ver­si­dad Adol­fo Ibáñez

Sor­pren­den­te­men­te en los anun­cios de la pre­si­den­ta, y en ge­ne­ral en el de­ba­te so­bre las po­ten­cia­les mo­di­fi­ca­cio­nes al sis­te­ma de AFP, el aná­li­sis de los in­cen­ti­vos se ha ig­no­ra­do por com­ple­to, aun­que bue­na par­te de las fa­llas ac­tua­les sue­len en­con­trar­se jus­ta­men­te en su di­se­ño. Por ejem­plo, ac­tual­men­te se pa­gan las co­mi­sio­nes a las AFP ba­sán­do­se en el cum­pli­mien­to de ta­reas ad­mi­nis­tra­ti­vas bá­si­cas y en la cer­ca­nía del ren­di­mien­to de la ins­ti­tu- ción con el pro­me­dio del sis­te­ma. El pa­go de una co­mi­sión a cual­quier fon­do de in­ver­sión de­be es­tar in­de­xa­do a su ren­ta­bi­li­dad re­la­ti­va a un ries­go o a una in­ver­sión de re­fe­ren­cia (trac­king error).

Es cu­rio­so, en­ton­ces, que nues­tras AFP no sean re­gu­la­das por es­ta re­gla. Hoy por hoy, in­ver­tir en bol­sa en el ex­tran­je­ro es muy ba­ra­to -me­nos de 10 dó­la­res- y sen­ci­llo de ha­cer vía in­ter­net. Ló­gi­ca­men­te, si da­do un mis­mo ni­vel de ries- go la AFP no pue­de ven­cer a es­tas al­ter­na­ti­vas, no es­tá agre­gan­do nin­gún va­lor, y no de­be­rá co­brar co­mi­sión por su ges­tión. Con res­pec­to al anun­cio de co­mi­sión ce­ro pa­ra las ren­ta­bi­li­da­des ne­ga­ti­vas, es­te ge­ne­ra­rá in­cen­ti­vos al sis­te­ma a to­mar me­no­res ries­gos a los es­pe­ra­dos en el lar­go pla­zo, lo que se tra­du­ci­rá en me­no­res ren­ta­bi­li­da­des y me­no­res pen­sio­nes. En ge­ne­ral, la re­gla no es ade­cua­da por que cas­ti­ga al sis­te­ma por al­go que es­ta fue­ra de su con­trol, y no lo cas­ti­ga cuan­do no pue­de ven­cer a al­ter­na­ti­vas de in­ver­sión com­pa­ra­bles, que si es una me­di­da de mal desem­pe­ño.

Por otra par­te, en un sis­te­ma don­de las pen­sio­nes es­tán de­ter­mi­na­das ex­clu­si­va­men­te por los aho­rros de los co­ti­zan­tes, se­rán ellos quie­nes ten­drán to­dos los in­cen­ti­vos pa­ra es­for­zar­se al má­xi­mo en su vi­da la­bo­ral. Mien­tras más so­li­da­rio el sis­te­ma, es­te in­cen­ti­vo dis­mi­nu­ye. To­dos es­pe­ra­mos que el res­to con­tri­bu­ya y no­so­tros ten­de­mos a apro­ve­char­nos de ello, nos con­ver­ti­mos en free ri­ders. De igual for­ma, si per- ci­bi­mos que el sis­te­ma no es una bue­na op­ción fi­nan­cie­ra, po­de­mos pres­cin­dir de él. Por ejem­plo, los tra­ba­ja­do­res por cuen­ta pro­pia pue­den co­ti­zar el mí­ni­mo po­si­ble y cons­truir sus pen­sio­nes a tra­vés de la com­pra de in­mue­bles u otros ac­ti­vos que les ren­ten a fu­tu­ro. En es­te con­tex­to, for­ta­le­cer el ac­tual pi­lar so­li­da­rio re­quie­re to­mar los res­guar­dos por po­ten­cia­les com­por­ta­mien­tos del ti­po free ri­der en­tre los co­ti­zan­tes. Una me­di­da a ex­plo­rar es que, en vez de fi­jar eda­des ma­yo­res de ju­bi­la­ción, la re­gla sea el nú­me­ro de años co­ti­zan­do de for­ma que las per­so­nas ten­gan in­cen­ti­vos pa­ra aho­rrar de ma­ne­ra efec­ti­va y rá­pi­da. En el lí­mi­te, au­men­tar de 65 a 70 los años la edad de ju­bi­la­ción pue­de, en la prác­ti­ca, no au­men­tar el nú­me­ro de años co­ti­zan­do. Sin em­bar­go, el re­que­rir 35 años de co­ti­za­ción si lo ha­rá y be­ne­fi­cia­rá a los tra­ba­ja­do­res que más co­ti­zan. Es­ta edad, ade­más, per­mi­te te­ner la­gu­nas ra­zo­na­bles de in­gre­sos, y aun así per­mi­tir una ju­bi­la­ción más rá­pi­da que la de 70 años.

Si de­ci­di­mos que las em­pre- sas de­ben apor­tar a nues­tros fon­dos de pen­sio­nes, los in­cen­ti­vos ge­ne­ra­dos tam­bién de­ben ser con­si­de­ra­dos. No ca­be du­da de que los in­cen­ti­vos más ló­gi­cos de las em­pre­sas an­te es­te nue­vo im­pues­to se­rán dis­mi­nuir es­ta car­ga vía el des­pi­do de tra­ba­ja­do­res en el cor­to pla­zo, y la baja de los sa­la­rios reales, en el me­diano pla­zo. Una ma­ne­ra más in­te­li­gen­te de de­fi­nir la par­ti­ci­pa­ción de las em­pre­sas en los fon­dos de pen­sio­nes de sus tra­ba­ja­do­res, es por ejem­plo, de­fi­nir el mon­to del apor­te co­mo un por­cen­ta­je de las uti­li­da­des de la em­pre­sa. De es­ta for­ma, los tra­ba­ja­do­res es­ta­rían más ali­nea­dos con los ob­je­ti­vos de los em­plea­do­res y la em­pre­sa evi­ta­ría en­trar en pro­ble­mas de des­em­pleo cuan­do la eco­no­mía en­fren­te un ci­clo eco­nó­mi­co ne­ga­ti­vo. Es­ta re­gla a di­fe­ren­cia de la su­ge­ri­da por la pre­si­den­ta pue­de en­trar en vi­gen­cia de ma­ne­ra in­me­dia­ta, pues ge­ne­ra in­cen­ti­vos co­rrec­tos a to­dos los ac­to­res.

Fi­nal­men­te, el pro­ble­ma prin­ci­pal es li­diar con el di­se­ño de los in­cen­ti­vos del gobierno. Los po­lí­ti­cos in­ten­tan ma­xi­mi- zar los vo­tos, preo­cu­pán­do­se en de­ma­sía de la pró­xi­ma elec­ción. Si bien es cier­to que una AFP es­ta­tal po­dría me­jo­rar la com­pe­ten­cia del sec­tor, el su­pues­to bá­si­co es que és­ta se com­por­te de ma­ne­ra efi­cien­te y pro­fe­sio­nal. Nue­va­men­te los in­cen­ti­vos de­ben ju­gar un rol. Las li­ci­ta­cio­nes de car­te­ras de­be­rían ex­ten­der­se a to­do el sis­te­ma, in­clu­yen­do los an­ti­guos co­ti­zan­tes, e in­clu­yen­do la nue­va AFP es­ta­tal, ge­ne­ran­do así una com­pe­ten­cia que re­dun­da­ría en me­jo­res re­sul­ta­dos pa­ra to­dos. De igual for­ma, qui­zás el ma­yor in­cen­ti­vo po­si­ti­vo pa­ra los go­bier­nos en es­te ám­bi­to sea el cum­pli­mien­to de la re­gla fis­cal, la cual ha sa­bi­do man­te­ner el Mi­nis­te­rio de Ha­cien­da a tra­vés del tiem­po, in­clu­so de ma­ne­ra es­toi­ca en es­te mis­mo ca­so.

Da­da la im­por­tan­cia del de­ba­te so­bre las AFP, que pue­de mar­car la di­fe­ren­cia en­tre una ve­jez mi­se­ra­ble y tran­qui­la, es ne­ce­sa­rio to­mar en se­rio el te­ma de los in­cen­ti­vos di­ná­mi­cos que en­fren­ta­rían los ac­to­res an­tes men­cio­na­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.