La edu­ca­ción, una cons­truc­ción des­de la ba­se

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN - Ale­jan­dro Me­ge Val­de­be­ni­to

La edu­ca­ción, fe­nó­meno so­cial que, co­mo ocu­rre en la na­tu­ra­le­za, es un pro­ce­so que se ini­cia al na­cer y es la ba­se de un con­ti­nuo desa­rro­llo pa­ra de­ve­nir en un ser hu­mano dis­tin­to pa­ra crear una so­cie­dad di­fe­ren­te.

Hom­bre y so­cie­dad, con una for­ma­ción hu­ma­na ba­sa­da en los prin­ci­pios y va­lo­res, pro­duc­to de lo mejor que la ci­vi­li­za­ción y la cul­tu­ra de to­dos los tiem­pos han lo­gra­do se­lec­cio­nar co­mo los más ade­cua­dos pa­ra que ca­da per­so­na ten­ga la opor­tu­ni­dad de desa­rro­llar al má­xi­mo sus ca­pa­ci­da­des sin que el ori­gen so­cial, el lu­gar don­de vi­ve, el co­lor de la piel, la si­tua­ción eco­nó­mi­ca, la re­li­gión que pro­fe­se o la ideo­lo­gía po­lí­ti­ca que de­fien­da, cons­ti­tu­yan un im­pe­di­men­to pa­ra al­can­zar un mejor fu­tu­ro.

La re­for­ma de la edu­ca­ción, cen­tra­da en la dis­cu­sión por la gra­tui­dad de la edu­ca­ción su­pe­rior -gra­tui­dad que tie­ne un pro­fun­do sen­ti­do de jus­ti­cia so­cial cuan­do se tra­ta de dar a to­dos igual­dad de con­di­cio­nes en lo eco­nó­mi­co pa­ra edu­car­se­tie­ne ago­bia­do al gobierno por la ur­gen­cia del tiem­po de que dis­po­ne pa­ra dar cum­pli­mien­to a las pro­me­sas con­traí­das, la li­mi­ta­ción de los re­cur­sos pa­ra ha­cer­lo, las vi­sio­nes e in­tere­ses que de­fien­den ins­ti­tu­cio­nes y ac­to­res po­lí­ti­cos que, con ra­zo­nes o sin ellas, dis­cu­ten sus me­jo­res de­re­chos a la gra­tui­dad.

Pa­re­ce ha­ber ol­vi­da­do que el fu­tu­ro de la edu­ca­ción su­pe­rior y las po­si­bi­li­da­des que los es­tu­dian­tes de los sec­to­res más vul­ne­ra­bles ten­gan éxi­to, aún con­tan­do con la gra­tui­dad pa­ra es­tu­diar, se em­pie­za a cons­truir des­de el ini­cio del pro­ce­so edu­ca­ti­vo for­mal, pro­ce­so de for­ma­ción que aún man­tie­ne inal­te­ra­ble la de­sigual­dad en­tre quie­nes re­ci­ben una edu­ca­ción de dis­tin­ta ca­li­dad que con­di­cio­na fuer­te­men­te las po­si­bi­li­da­des de éxi­to de unos y otros, y que no lo re­suel­ve la edu­ca­ción su­pe­rior.

Así, aun con gra­tui­dad uni­ver­sal -hoy re­du­ci­da y cuestionada por de­jar sin re­cur­sos eco­nó­mi­cos a sec­to­res que tam­bién los ne­ce­si­tan-, quie­nes lo­gren la ci­ma edu­ca­ti­va se­rán los mis­mos que siem­pre han te­ni­do esa po­si­bi­li­dad por ha­ber re­ci­bi­do una edu­ca­ción en los ni­ve­les par­vu­la­rios, bá­si­cos y se­cun­da­rios de mejor ca­li­dad.

Aun­que no han si­do po­cos qu i enes han plan­tea­do que la re­for­ma edu­ca­cio­nal de­bió ha­ber po­ten­cia­do con én­fa­sis la edu­ca­ción en los ni­ve­les ini­cia­les del sis­te­ma pa­ra ase­gu­rar que quie­nes ac­ce­dan a la edu­ca­ción su­pe­rior lo ha­gan con una ba­se só­li­da que ase­gu­re a to­dos la po­si­bi­li­dad de com­pe­tir en igual­dad de con­di­cio­nes, se op­tó por la edu­ca­ción su­pe­rior, al pa­re­cer, por el im­pac­to po­lí­ti­co in­me­dia­to que tie­ne. La edu­ca­ción bá­si­ca y me­dia, igual­men­te im­por­tan­te, no tie­ne la pre­sen­cia ni la fuer­za de pre­sión que tie­ne la edu­ca­ción su­pe­rior so­bre el mun­do po­lí­ti­co.

Sin ba­ses só­li­das y de ca­li­dad, to­do pro­yec­to ma­te­rial o hu­mano ter­mi­na por de­rrum­bar­se, y la edu­ca­ción no es, ni ha si­do, una ex­cep­ción.

La edu­ca­ción bá­si­ca y me­dia, igual­men­te im­por­tan­te, no tie­ne la pre­sen­cia ni la fuer­za de pre­sión que tie­ne la edu­ca­ción su­pe­rior so­bre el mun­do po­lí­ti­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.