¿Qué es­ta­mos ha­cien­do en ma­te­ria tu­rís­ti­ca?

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN -

La ofer­ta ho­te­le­ra de Los Án­ge­les es ca­da vez mejor e, imi­tan­do el con­cep­to de los ha­bi­tan­tes de San Pe­dro de Ata­ca­ma, que han in­te­gra­do a las co­mu­ni­da­des in­dí­ge­nas, a los em­pre­sa­rios y a los ve­ci­nos, la zo­na tie­ne una gran opor­tu­ni­dad de des­pe­gar y ser ícono en la re­gión y el sur de Chi­le.

Las es­ta­dís­ti­cas a ni­vel na­cio­nal son real­men­te po­si­ti­vas en ma­te­ria de tu­ris­tas. El arri­bo de vi­si­tan­tes au­men­tó en un 28% en com­pa­ra­ción con es­te mis­mo pe­rio­do en el año 2015, lo que se tra­du­ce en la lle­ga­da de un to­tal de 2,8 mi­llo­nes de per­so­nas.

De la mis­ma ma­ne­ra, de acuer­do con lo in­di­ca­do por la Sub­se­cre­ta­ría de Tu­ris­mo, en lo que res­ta del año la ci­fra lle­ga­ría a un ré­cord de 5,6 mi­llo­nes de vi­si­tas de ex­tran­je­ros. Las co­sas se es­tán em­pe­zan­do a ha­cer bien.

Es­tos da­tos no ha­cen más que re­afir­mar que Chi­le es­tá en la vi­tri­na de los paí­ses del mun­do, quie­nes ten­ta­dos por los pai­sa­jes de es­te te­rri­to­rio, de­sér­ti­co en el nor­te, ver­de en el cen­tro sur, y sus her­mo­sos y fríos lu­ga­res del ex­tre­mo sur, ofre­cen una agen­da de ac­ti­vi­da­des bas­tan­te in­tere­san­te.

En la Re­gión de An­to­fa­gas­ta, es­pe­cí­fi­ca­men­te en la Pro­vin­cia del Loa, han to­ma­do la de­lan­te­ra en es­ta ma­te­ria. San Pe­dro de Ata­ca­ma se ha con­ver­ti­do en el prin­ci­pal des­tino del país, su­peran­do a las To­rres del Pai­ne e Is­la de Pas­cua. ¿Por qué? Por­que más allá de las po­lí­ti­cas pú­bli­cas ins­ta­la­das por los go­bier­nos pa­ra fo­men­tar es­te ru­bro, son los mis­mos co­mer­cian­tes y la co­mu­ni­dad quie­nes han en­ten­di­do que con tra­ba­jo, pre­pa­ra­ción, coor­di­na­ción, unión y ac­ti­vi­da­des, pue­den ge­ne­rar un pro­yec­to in­di­vi­dual de ne­go­cios que se in­ser­te en un plano co­lec­ti­vo.

A ni­vel de la Pro­vin­cia de Bio­bío, la can­ti­dad de lu­ga­res tu­rís­ti­cos sin ex­plo­tar o tra­ba­ja­dos de for­ma dé­bil son mu­chos.

Pe­se a los in­cen­ti­vos del sec­tor pú­bli­co, no exis­te una ca­pa­ci­dad de fo­men­tar la lle­ga­da de vi­si­tan­tes y eso es por­que los ofe­ren­tes no ge­ne­ran es­tra­te­gias atrac­ti­vas.

Por ejem­plo, Yum­bel tie­ne la ruta re­li­gio­sa de su san­tua­rio, y más allá del 20 de enero, no hay na­da más. En Mul­chén exis­te un ma­ra­vi­llo­so sal­to, que no es pro­mo­vi­do a los vi­si­tan­tes y es­tá prác­ti­ca­men­te en el ano­ni­ma­to. Lo mis­mo ocu­rre con la­gu­nas, cas­ca­das, ter­mas es­par­ci­das por es­te te­rri­to­rio y una in­fi­ni­dad de lu­ga­res que ha­rían de nues­tra zo­na una potencia.

La em­pre­sa pri­va­da en al­gu­nos ca­sos, jun­to con Ser­na­tur, han crea­do al­gu­nas ins­tan­cias, co­mo lo que se es­tá for­man­do por par­te de Col­bún en el Par­que An­gos­tu­ra. Ahí un tra­ba­jo coor­di­na­do es­tá in­te­gran­do una se­rie de ac­to­res ho­te­le­ros, gas­tro­nó­mi­cos y otros, que pue­de fun­cio­nar.

Los Sal­tos del La­ja ne­ce­si­tan una in­yec­ción de re­cur­sos y de una pro­mo­ción en con­jun­to.

La ofer­ta ho­te­le­ra de Los Án­ge­les es ca­da vez mejor e, imi­tan­do el con­cep­to de los ha­bi­tan­tes de San Pe­dro de Ata­ca­ma, que han in­te­gra­do a las co­mu­ni­da­des in­dí­ge­nas, a los em­pre­sa­rios y a los ve­ci­nos, la zo­na tie­ne una gran opor­tu­ni­dad de des­pe­gar y ser ícono en la re­gión y el sur de Chi­le.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.