PES­CA ILE­GAL

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - OPINIÓN - Jua­na Sil­va Ch. Pre­si­den­ta Fe­sip Eduardo Pa­rra Zam­brano Fa­cul­tad de Edu­ca­ción UNAB Wal­ter Re­bo­lle­do

Se­ñor di­rec­tor: A raíz de la fis­ca­li­za­ción efec­tua­da por el Ser­na­pes­ca al ter­mi­nal pes­que­ro me­tro­po­li­tano, en que se com­pro­bó que prác­ti­ca­men­te la to­ta­li­dad del pescado que ahí se ven­de es ile­gal, tra­ba­ja­do­res de di­cho lu­gar pro­tes­ta­ron por­que aho­ra no se les per­mi­ti­rá com­prar en el mer­ca­do ne­gro, co­mo es­ta­ban acos­tum­bra­dos, y de ha­cer­lo, las mul­tas son mi­llo­na­rias.

Lla­ma la aten­ción que los pro­pios co­mer­cian­tes re­co­no­cen que los pro­duc­tos que co­mer­cia­li­za­ban, in­clui­da la mer­lu­za co­mún que se en­cuen­tra en es­ta­do de co­lap­so, traí­da des­de las ca­le­tas de la Re­gión del Mau­le, no te­nían vi­sa­ción; es de­cir, pes­ca ile­gal.

Sor­pren­de tam­bién es­cu­char­los de­cir que se co­me­te una in­jus­ti­cia por­que se les im­pi­de ejer­cer su de­re­cho a tra­ba­jar. Es lo mis­mo que si los la­dro­nes que asal­tan ca­sas o des­va­li­jan lo­ca­les co­mer­cia­les re­cla­ma­ran por­que no se les per­mi­te ven­der sus pro­duc­tos en un lu­gar pú­bli­co. Es im­pres­cin­di­ble que el país to­me con­cien­cia de có­mo la pes­ca ile­gal es­tá de­pre­dan­do las es­pe­cies del mar y por eso los es­fuer­zos por com­ba­tir­la. do invierten tiem­pos muy al­tos en es­tar co­nec­ta­dos, lle­gan­do in­clu­so a pri­var­se de las ho­ras de des­can­so re­co­men­da­das pa­ra un ado­les­cen­te; des­cui­dar otras ac­ti­vi­da­des im­por­tan­tes, co­mo el con­tac­to con la fa­mi­lia, ami­gos, sus es­tu­dios, cen­tran­do el ocio só­lo en es­tar co­nec­ta­dos; fi­jar co­mo fo­co de aten­ción es­tar en la red, lle­gan­do a ob­ser­var irri­ta­bi­li­dad cuan­do no se pue­den co­nec­tar o cuan­do la co­ne­xión es len­ta o fa­lla.

Otras se­ña­les de alar­ma se ob­ser­van cuan­do exis­te con­cien­cia del pro­ble­ma y lo in­ten­tan re­gu­lar, pe­ro no lo con­si­guen, lle­gan­do in­clu­so a per­der la no­ción del tiem­po en que pa­san co­nec­ta­dos. Asi­mis­mo, al mentir so­bre el tiem­po real que es­tán co­nec­ta­dos, ya sea a la red o en los vi­deo­jue­gos, ais­la­mien­to so­cial, mos­trar irri­ta­bi­li­dad o ba­jar su ren­di­mien­to aca­dé­mi­co.

Co­mo pa­dres de­be­mos es­tar aten­tos, ya que po­drían es­tar con­fi­gu­ran­do el per­fil de una po­si­ble adic­ción a las re­des so­cia­les o a in­ter­net. Por úl­ti­mo, re­cor­dar que más que el nú­me­ro de ho­ras que nues­tros hi­jos pue­den pa­sar co­nec­ta­dos, lo de­ter­mi­nan­te es di­men­sio­nar el gra­do de in­ter­fe­ren­cia ne­ga­ti­va en la vi­da co­ti­dia­na que se pue­de es­tar con­fi­gu­ran­do y que es­té afec­tan­do to­das las di­men­sio­nes de su vi­da: per­so­nal, fa­mi­liar, es­co­lar y so­cial. La cla­ve es­tá en el acom­pa­ña­mien­to y en no per­mi­tir que se con­vier­tan en huér­fa­nos di­gi­ta­les.

Lle­ga la pri­ma­ve­ra, aflo­ra­rán las ga­rra­pa­tas. Per­ma­nen­te­men­te te­ne­mos en las ca­lles las de­po­si­cio­nes, las mor­de­du­ras a per­so­nas, el des­tro­zo de las bol­sas de ba­su­ra, et­cé­te­ra.

En cual­quier país ci­vi­li­za­do se re­co­ge a los pe­rros ca­lle­je­ros o va­gos, no só­lo por el tris­te es­pec­tácu­lo que da el des­fi­le de pe­rros por las ca­lles, sino ade­más por el pe­li­gro que cons­ti­tu­yen pa­ra la po­bla­ción.

Se pue­den es­te­ri­li­zar u ope­rar, pe­ro to­das las se­ma­nas vie­nen a ti­rar pe­rros al cen­tro de al­gu­nas po­bla­cio­nes pe­ri­fé­ri­cas y el sec­tor ru­ral. Las au­to­ri­da­des sa­ni­ta­rias tie­nen la pa­la­bra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.