La si­ner­gia en­tre fa­mi­lia y es­cue­la

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - OPINIÓN - Li­set­te Ba­zig­nan Gue­rre­ro Psi­có­lo­ga y aca­dé­mi­ca de la Fa­cul­tad de Psi­co­lo­gía Uni­ver­si­dad San Se­bas­tián

Du­ran­te mu­cho tiem­po he­mos dis­cu­ti­do so­bre el rol de la fa­mi­lia y la es­cue­la en la edu­ca­ción de ni­ños y ni­ñas. Por una par­te, el dis­cur­so ha­bi­tual de mu­chos pro­fe­so­res es que los pa­dres de­ben ha­cer­se car­go de edu­car en va­lo­res a sus hi­jos en la ca­sa, mien­tras que los pa­dres es­pe­ran que los ni­ños ad­quie­ran to­das las com­pe­ten­cias re­la­cio­na­das con el apren­di­za­je de con­te­ni­dos en la es­cue­la.

Tan­to la fa­mi­lia co­mo la es­cue­la son sis­te­mas di­ná­mi­cos que se mo­di­fi­can a lo lar­go del tiem­po, pro­duc­to de los cam­bios so­cia­les. Es­to ha he­cho, por ejem­plo, que la es­cue­la se con­vier­ta en un im­por- tan­te en­te so­cia­li­za­dor; los ni­ños pa­san gran par­te de su tiem­po en ella, por lo cual es­ta cum­ple un rol ac­ti­vo en la so­cia­li­za­ción y la en­tre­ga de va­lo­res fun­da­men­ta­les. Asi­mis­mo, la fa­mi­lia es un con­tex­to de edu­ca­ción fun­da­men­tal pa­ra la for­ma­ción de los hi­jos.

En ese sen­ti­do, es re­le­van­te que la es­cue­la vi­sua­li­ce que se de­be cons­truir una re­la­ción con la fa­mi­lia, la que de­be es­tar cla­ra des­de el pro­yec­to edu­ca­ti­vo que ca­da cen­tro plan­tea, ya que mu­chas ve­ces la re­la­ción con los pa­dres se res­trin­ge a su asis­ten­cia a reunio­nes y a los lla­ma­dos a apo­de­ra­dos cuan­do sus hi­jos co­me­ten al­gu­na fal­ta dis­ci­pli­na­ria.

Lo an­te­rior tie­ne dos efec­tos: por una par­te los pa­dres se que­jan de que su par­ti­ci­pa­ción no les pa­re­ce re­le­van­te, y por otra se pier­de un re­cur­so de apo­yo im­por­tan­te en la edu­ca­ción de los ni­ños.

In­vo­lu­crar a los pa­dres en la edu­ca­ción de los hi­jos es mu­chas ve­ces una ta­rea di­fí­cil, ya sea por­que los pa­dres tra­ba­jan, no tie­nen tiem­po o de­le­gan en la es­cue­la más de lo que de­bie­ran, no obs­tan­te, va­le la pe­na in­ten­tar­lo de­bi­do a los múl­ti­ples be­ne­fi­cios pa­ra el apren­di­za­je de los es­tu­dian­tes.

Des­de es­ta pers­pec­ti­va es im­por­tan­te que el es­ta­ble­ci- mien­to se cues­tio­ne el ni­vel de par­ti­ci­pa­ción que los pa­dres es­tán te­nien­do en el co­le­gio; por ejem­plo, se co­mu­ni­can só­lo en tér­mi­nos de las obli­ga­cio­nes bá­si­cas de ca­da uno. La es­cue­la in­for­ma ren­di­mien­to y com­por­ta­mien­to, y la fa­mi­lia co­mu­ni­ca só­lo ele­men­tos que pu­die­ran in­ter­fe­rir en el apren­di­za­je de su hi­jo o exis­te par­ti­ci­pa­ción de los pa­dres en la to­ma de de­ci­sio­nes del co­le­gio, lo que provoca que se sien­tan com­pro­me­ti­dos con los ob­je­ti­vos y el pro­yec­to del co­le­gio.

En de­fi­ni­ti­va, con­ver­tir a am­bos con­tex­tos en es­pa­cios de co­la­bo­ra­ción fa­ci­li­ta los pro­ce­sos de en­se­ñan­za y apren­di­za­je de los ni­ños, quie­nes ven que pa­dres y pro­fe­so­res es­tán preo­cu­pa­dos por su desa­rro­llo, lo que ge­ne­ra sen­ti­mien­tos de se­gu­ri­dad y au­men­ta la mo­ti­va­ción ha­cia el apren­di­za­je.

To­do es­to me­jo­ra sus re­sul­ta­dos aca­dé­mi­cos, po­ten­cian­do el cli­ma ar­mó­ni­co en el es­ta­ble­ci­mien­to, ya que au­men­ta la com­pren­sión y el com­pro­mi­so con las nor­mas de la es­cue­la y la iden­ti­fi­ca­ción con las me­tas de es­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.