Ba­che­let se rin­de

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN - Andrés Be­ní­tez Uni­ver­si­dad Adol­fo Ibáñez

La pre­sión pu­do más y to­có fon­do. Ago­bia­da por las en­cues­tas, las crí­ti­cas, el fue­go ami­go y los pro­ble­mas, la se­ma­na pa­sa­da la Pre­si­den­ta ti­ró la toa­lla de la ideo­lo­gía, de la re­tro­ex­ca­va­do­ra, de la idea de par­tir de ce­ro, que han mar­ca­do su ad­mi­nis­tra­ción. Es de al­gu­na for­ma el tér­mino de su gobierno, al me­nos co­mo lo ha­bía­mos co­no­ci­do has­ta aho­ra.

El pun­to de quie­bre es la pro­pues­ta que anun­ció es­ta se­ma­na pa­ra el sis­te­ma de pen­sio­nes. Si­guien­do el ca­mino in­ver­so de to­das sus re­for­mas an­te­rio­res, aho­ra plan­tea cam­bios, pe­ro que ase­gu­ran la con­ti­nui­dad del sis­te­ma, in­clu­yen­do las AFP. Y, lo que es más sig­ni­fi­ca­ti­vo, ha­bla de pro­vo­car un “pac­to na­cio­nal” pa­ra con­cor­dar la nue­va po­lí­ti­ca. Es de­cir, re­di­túa la idea de los gran­des acuer­dos, que fue­ron el se­llo de la Con­cer­ta­ción, tan de­nos­ta­da por ella mis­ma.

Se tra­ta de un cam­bio obli­ga­do, y pro­ba­ble­men­te es­tá trai­cio­nan­do sus con­vic­cio­nes más ín­ti­mas, pe­ro sa­be que la co­sa no da pa­ra más. Que le que­dan mu­chos me­ses en el po­der con un país que ha­ce agua por to­das par­tes y un gobierno que se aho­ga en el re­cha­zo ciu­da­dano. No po­día se­guir así. Por eso, de al­gu­na ma­ne­ra, to­ma las pa­la­bras de Ri­car­do La­gos, en el sen­ti­do de que la gra­ve cri­sis po­lí­ti­ca obli­ga a lla­mar a un gran en­cuen­tro na­cio­nal. Y to­ma tam­bién las crí­ti­cas de Burgos, quien di­jo que la Nue­va Ma­yo­ría ter­mi­na con es­te gobierno, cul­pan­do de aque­llo a la ex­ce­si­va in­fluen­cia de los co­mu­nis­tas.

Ba­che­let nun­ca re­co­no­ce­rá es­to. A La­gos y Burgos los tie­ne en la lis­ta ne­gra, qué du­da ca­be. Pe­ro la po­lí­ti­ca es así y su pro­pues­ta so­bre el sis­te­ma de pen­sio­nes tie­ne to­dos los ele­men­tos que pi­die­ron sus “enemi­gos”. To­ma la idea de La­gos en el sen­ti­do de bus­car un acuer­do so­bre el te­ma. Acep­ta la crítica de Burgos y se ale­ja del PC y otros sec­to­res ra­di­ca­les que pi­den a gri­tos el fin de las AFP. En su­ma, es un quie­bre ra­di­cal a su for­ma tra­di­cio­nal de ac­tuar.

Es­ta nue­va for­ma de ac­tuar de la Pre­si­den­ta la obli­ga a re­con­fi­gu­rar sus alian­zas. El pri­me­ro en apo­yar­la es el mis­mo La­gos, quien di­ce que se tra­ta de una pro­pues­ta po­si­ti­va y sus­tan­cial.

Ba­che­let sa­be cuál es el cos­to. Sa­be que el acuer­do que pro­po­ne no con­ta­rá con el apo­yo de los gru­pos más ra­di­ca­les, sus re­ga­lo­nes has­ta aho­ra. Y les da la es­pal­da por una ra­zón sim­ple. Quie­re sal­var lo que que­da de su gobierno. Pro­bar que no es irres­pon­sa­ble ni po­pu­lis­ta co­mo di­jo tam­bién es­ta se­ma­na. Y sa­be que si no cam­bia, eso es lo que que­da­rá.

Si­guien­do el ca­mino in­ver­so de to­das sus re­for­mas an­te­rio­res, aho­ra plan­tea cam­bios, pe­ro que ase­gu­ran la con­ti­nui­dad del sis­te­ma, in­clu­yen­do las AFP.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.